El Estatuto Anticorrupción, una ley que estaba marcada para hundirse

[themoneytizer id=”22300-1″]

Ya en julio de 2018, y con un Congreso nuevo, el proyecto llegó al Senado, pero su temario se cruzó con la consulta anticorrupción, la cual se hundió pero parte de sus propuestas se salvaron en una mesa nacional que convocó el presidente Iván Duque.

La ‘perla’ con la cerró la primera legislatura del Congreso de la República no podría ser otra sino la ley anticorrupción, un verdadero ‘Frankenstein’ legislativo en que se terminó convirtiendo un proyecto de ley que radicó en julio de 2017 el entonces fiscal general Néstor Humberto Martínez, para fortalecer algunos castigos contra los delitos de corrupción, pero que con el paso de los meses la ley sirvió de ‘escampadero’ para tramitar varias de las normas que se buscaron aprobar en la consulta anticorrupción.

El primer inconveniente del proyecto fue que se discutió en dos legislaturas diferentes. Más aún: por dos congresos diferentes. Sus dos primeros debates se dieron en junio de 2018, cuando la comisión I de la Cámara y la plenaria aprobaron el articulado origina sin mayores discusiones.

Ya en julio de 2018, y con un Congreso nuevo, el proyecto llegó al Senado, pero su temario se cruzó con la consulta anticorrupción, la cual se hundió pero parte de sus propuestas se salvaron en una mesa nacional que convocó el presidente Iván Duque.

De ahí fue que el proyecto o estatuto anticorrupción de la Fiscalía, en abril de 2019, se empezara a vislumbrar como la salida para que el mismo recogiera parte de esa agenda pactada en la mesa técnica.

El primer gran escollo que se tuvo fue la renuncia de Martínez. Y luego que el proyecto suscitó más de 80 impedimentos de los senadores.

Los mismos fueron tramitados por el presidente de la corporación, Ernesto Macías, uno a uno, lo que llevó a que se discutieran en por lo menos seis sesiones plenarias, tres semanas.

Este jueves, en medio del debate de las responsabilidades de quién fue el culpable, el senador liberal Luis Fernando Velasco indicó un momento clave que tuvo este proyecto paraque perdiera su consecutividad, es decir que siguiera la misma línea de discusión con el cual arrancó en la Cámara.

Velasco dijo que el Congreso le debe decir la verdad al país sobre la ley para que se conozca que el tema de quitar la casa por cárcel se iba a caer.

 “Acá se hizo un gran debate del artículo de casa por cárcel, ese artículo nunca tuvo posibilidades de vida, eso no se votó en la Cámara. Digamos la verdad a la gente, ese artículo se metió en último momento en la Comisión Primera, va servir para insultar, para los memes, esa proposición no tenía ningún futuro, hay un principio de consecutividad, los temasque no se debaten en una cámara no se pueden meter en la otra”, indicó.

El enredo de los últimos tres días dejó en claro que la ley tenía muy difícil la posibilidad de que fuera aprobada en la conciliación, esto porque en su paso por la Cámara debía discutirse los impedimentos de los representantes, como también tres recusaciones que salieron a último momento.

Pero si hasta ahí ya era toda una novela el trámite de este proyecto, lo que pasó en su último momento, la conciliación, fue considerado como una verdadera pena. La aparición de un conciliador a quien nadie nombró pero que terminó pactando un texto cuando no tenía porqué hacerlo.

Se trató de Gabriel Vallejo, un representante del Centro Democrático, a quien según indicó él, fue la propia ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, quien le dijo que debía hacer la conciliación con el senador Germán Varón. La designación oficial en la Cámara le correspondió a Jairo Cristo, del Partido Cambio Radical, quien nunca se llegó a sentar con Varón.

Y en medio de esa discusión, la pelota de la responsabilidad de esa conciliación quedó en el cruce de cartas para saber quién, si el Senado o la Cámara habían designado con tiempo a los ponentes de la conciliación. Al final quedó en evidencia que fue una ley de la que se hablaba mucho de dientes para afuera, pero en la intención real no fue que tuviera muchos amigos./Colprensa

[themoneytizer id=”22300-28″]

 

También podría gustarte