Las señales de tránsito nadie las respeta

Hasta el frente del edificio de la Alcaldía Distrital es invadido por los carros, a pesar de estar ubicada una señal de prohibido parquear. Desde los funcionarios de la administración hasta los particulares se burlan de la señal de tránsito. /MIGUEL ORTEGA

A la informalidad, la invasión del espacio público, y el mal estado de la malla vial se le suma un problema grave que ha hecho colapsar la movilidad de los samarios: el estacionamiento de vehículos en las zonas prohibidas.

Hoy en el Centro Histórico las señales de tránsito son letra muerta. Nadie las respeta. Cualquier conductor hace lo que le viene en gana

ahondando en la crisis de movilidad en las estrechas calles de esta céntrica zona.

La denuncia que se ha vuelto recurrente a través de redes sociales, además de comercios y personas de la zona, parece no tener eco en las autoridades distritales, puesto que diariamente se registran estas escenas en las que toda clase de vehículos, desde tipo taxi, hasta camiones de descargue de mercancías irrumpen en el sector afectando la movilidad.

Muchos afirman que la falta de parqueaderos es la principal causa para este tipo de comportamientos, y otros manifiestan que simplemente es la poca presencia de la autoridad

Desde la Secretaría de Movilidad del distrito, la jefa de esta cartera, Claudia Patricia Burgos aseguró que este es uno de los problemas que se ha evidenciado en el diagnóstico que se está desarrollando por parte de esa dependencia, para tomar en los próximos días medidas necesarias que permitan mejorar el tránsito en la ciudad. “Hemos estado desarrollando con los diferentes actores viales de la ciudad, para conocer desde su situación cuales son los problemas que mas los aquejan y de esta forma tenerlos en cuenta a la hora de desarrollar acciones concretas sobre el particular”, indicó la funcionaria.

Agregó que a corto plazo la medida que se está desarrollando corre por el apoyo de los agentes de tránsito, mientras que se estructura el proyecto que ataque esta problemática que se vive día a día: “actualmente estamos en un plan de control de la informalidad mediante operativos que se gestionan entre nuestros agentes de tránsito y a través del convenio que firmamos con la Policía, estos desarrollan operativos para atacar el tema de la informalidad, la invasión del espacio público y de parqueos indebidos, en el corto plazo se están atacando a través de estos controles”.

Precisamente en aras de responder a esta y otras problemáticas que se presentan en las vías de la ciudad, desde hace cerca de un mes reiniciaron operaciones 25 uniformados adscritos a la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Santa Marta, los cuales hasta el momento han logrado imponer más de 300 órdenes de comparendos en toda la ciudad, por diversas infracciones entre violaciones de pico y placa, no cumplir con los documentos en regla entre otros.

Específicamente en la zona del Centro Histórico se han intensificado los operativos precisamente para hacer frente a este tipo de comportamientos en las vías. Desde la entrada en operación de este cuerpo de uniformados, que se suman a los 10 agentes de tránsito vinculados a través de la Secretaría de Movilidad los cuales le han declarado “la guerra” a aquellos infractores de las normas como la violación del decreto del no parrillero hombre, el pico y placa y el transporte informal.

LAS CALLES MÁS INVADIDAS:

Durante un recorrido realizado por equipo periodístico de HOY DIARIO DEL MAGDALENA se logró no solo evidenciar la situación denunciada constantemente por la ciudadanía, sino por el número de vehículos parqueados, así poder establecer cuáles son las calles más invadidas y en las que se viola la señal de prohibido parquear.

La calle 15  conocida también como la Calle de la Acequia, es una de las que más invadida permanece por los carros a pesar de contar con tres señales de prohibido parquear en su extensión entre la carrera Primera y la carrera Quinta. Esta vía de un solo sentido, con carros parqueados a un lado dificulta la movilidad en horas pico, por lo cual se vuelve intransitable.

Otra de las vías afectadas es la calle 14 o Calle del Cuartel, en la que ni el frente del Palacio Distrital se salva de ser invadido por los carros, a pesar de estar ubicada una señal de prohibido parquear. Ni los vehículos que transportan al Alcalde, los diputados o invitados que acuden al recinto de la administración respetan la señal de tránsito.

Situación similar se presenta en la calle 17 o Calle Grande, es otra en la que a cualquier hora del día se ven largas filas de vehículos parqueados, y que dificultan la movilidad, incluso llegando a ser estas zonas de espacio público convertidas en espacios de parqueo a la que algunos cobran unos pesos por cuidar y avisar los vehículos en caso de que transite la grúa o las autoridades a hacer controles, que manifiestan comerciantes sucede en pocas ocasiones.

La calle de la que mas se reciben reportes de quejas, por invasión ocurre entre viernes, sábado y domingo por la noche por la alta afluencia de personas a este céntrico sector comercial es la calle 20, zona concurrida por taxis, los cuales según denuncias ciudadanas, y que es evidenciado por quienes transitan – o intentan hacerlo- esta zona, la movilidad en algunos momentos es prácticamente nula, por la gran cantidad de vehículos que no solo se parquean a un lado de la vía durante varias horas, sino el parqueo constante de taxis para el descargue de pasajeros o el abordaje de estos, que provoca largas filas de estos vehículos amarillos en la zona.

LOS PARQUEADEROS

Durante el mismo recorrido por las calles del Centro Histórico, se logró determinar que existen poco más de 15 lugares que funcionan como parqueaderos, muchos de estos con una capacidad que ronda entre los 20 -25 vehículos y alrededores de 20 motos, que teniendo en cuenta que la zona del Centro Histórico, es la zona de mayor presencia de oficinas de empresas privadas, y publicas y cuya población de empleados es alta, se queda corta ante la alta demanda de sitios para parquear.

UNA POSIBLE SOLUCIÓN:

Ante la crítica situación en materia de movilidad, que se evidencia y el impacto negativo que empieza a generar en comercios, turistas y ciudadanía en general, el pasado mes de febrero durante el inicio del primer periodo de sesiones del Concejo Distrital de Santa Marta, se anunció la presentación de un proyecto que de vida a zonas de estacionamiento reguladas en este sector, que permitirán según manifestaron en aquel momento resolver esta problemática.

Jaime Linero Ladino, presidente de la corporación aseguró que este proyecto aún no se ha presentado para su análisis y aprobación, debido a que se encuentra en etapa de estudios en materia de cómo se establecerán cada una de estas celdas, y de cuáles serían las tarifas a cancelar por el servicio.

Según el cabildante estas zonas de estacionamiento reguladas, “significa permitirle a las personas que tienen sus vehículos parquear en las vías públicas y se entre a reglamentar desde la Alcaldía. Para nadie es un secreto que nosotros parqueamos en vía pública y existen personas que hacen de manera informar la labor de cuidar los vehículos, a los cuales se les paga un valor variable” indicó Jaime Linero quien aseveró igualmente que en el Centro Histórico sin contar con un estudio que lo soportara se ubicaron señales de prohibido parquear “a diestra y siniestra”.

De otro lado aseguró que es necesario este proyecto no solo en el Centro Histórico, sino en otras zonas como balnearios en El Rodadero y Taganga, donde a diferencia del casco urbano en la que se encuentran la mayoría de oficinas públicas, por lo que se presenta una alta afluencia de personas, en estos sitios turísticos, se concentra la oferta para los visitantes, lo cual en épocas de vacaciones o puentes festivos, se ven abarrotadas de vehículos, agudizando la problemática de movilidad en estos sectores.

El concejal igualmente manifestó que, este proyecto no solo se trataría de crear estas zonas, sino igualmente hacerlo sin perjuicio de la económica, estableciendo tarifas que no puedan ser asumidas, lo que terminaría ahondando en la crítica situación.

También podría gustarte