CNE pide recursos para las elecciones

482

 “Esto garantizará un proceso transparente, diáfano, claro y garantista”, le señaló el presidente del CNE, Heriberto Sanabria.

Destinar “las apropiaciones presupuestales necesarias” que permitan garantizar la transparencia en los comicios del próximo 27 de octubre le pidió al Gobierno el Consejo Nacional Electoral (CNE).

A través de un comunicado emitido por la sala plena de la corporación, los magistrados del CNE aseguraron que estos recursos serán para implementar elementos que permitan la identificación de los votantes, como el uso de la huella y la firma, como requisito para votar.

“La sala en pleno invita al Gobierno nacional para que, en el futuro inmediato, se hagan las apropiaciones presupuestales necesarias para establecer la identificación biométrica en las 120.000 mesas de votación en el país y poner a disposición de la democracia la tecnología de punta necesaria para blindar elproceso electoral y evitar suplantaciones de electores”, manifestaron los magistrados.

El día de la elección, explicaron, se debe permitir la transmisión en vivo y en directo, desde la mesa de votación, tanto del preconteo como del escrutinio, además “que se facilite el escaneo de los formularios E-11 y que se pueda permitir la grabación en video”.

El CNE también le solicitó a la Registraduría Nacional del Estado Civil acudir a todos los medios tecnológicos para que, tanto los testigos como la comunidad, puedan hacer uso de estas herramientas en el preconteo y el escrutinio final de las elecciones.

 “Esto garantizará un proceso transparente, diáfano, claro y garantista”, le señaló el presidente del CNE, Heriberto Sanabria.

El pronunciamiento se produjo luego de que el registrador nacional Juan Carlos Galindo le comunicara al CNE los problemas de implementar la huella y la firma de cada uno de los votantes en los formularios E-11.

Según expuso Galindo, uno de los inconvenientes será que el votante demore mucho más tiempo en la mesa de votación, lo que puede generar filas para votar; además, anotó, podría representar “para algunos votantes, por ejemplo adultos mayores, la dificultad de firmar o de colocar huella en el formulario de registro de votantes”.

Así mismo señaló que las huellas requerirán de una capacitación específica y especial para los jurados de votación, con el agravante de que “algunos ciudadanos tienen sus huellas digitales deterioradas”.

Galindo puntualizó que hay una inquietud con respecto al proceso pues no conoce “cómo podrá verificarse en el curso del escrutinio la coincidencia o discordancia de las huellas dactilares colocadas por los ciudadanos al momento de votar; además de quiénes y bajo qué parámetros podrán impugnar este proceso”.

Adicionalmente, Galindo aseguró que no hay posibilidad de contar con grafólogos y dactiloscopistas suficientes para realizar el proceso en todas las mesas de votación, ni en todos los puestos, lo que implica “mayores costos del proceso electoral, no solo respecto al número de mesas de votación –de 108.500 a 125.000-, como a un mayor número de hojas de registro de votantes que pasa de siete a 37 hojas por mesa, sin contar huelleros y material para que losvotantes puedan limpiar sus dedos”.

El registrador Galindo expresó en su comunicación que el único mecanismo idóneo para evitar la suplantación es la biometría, “recurso con el que la Registraduría cuenta”, precisando que “es importante señalar que en este proceso electoral en la entidad logramos el mayor número de puestos, con 14.500 estaciones”, pero que “no obstante, la entidad solicitó al Ministerio de Hacienda mayores recursos para contar con 100.000 estaciones”, a lo que “el Ministerio respondió que no contaba con los recursos fiscales para atender esta necesidad”.

Sanabria sostuvo que es la Registraduría la que ha señalado los amplios costos de la biometría, pero que “la medida de la huella y la firma resulta más económica frente a la instalación de las maquinas biométricas, que como ha sido manifestado por la Registraduría Nacional del Estado Civil, debido a sus costos no han podido ser implementadas en la totalidad de los puestos y mesas de votación”.

“Se debe avanzar hacia la tecnificación de los procesos electorales que lo hagan no solo más eficiente, sino transparente e impermeable ante las malas prácticas que suelen rodear las diferentes etapas del certamen democrático, por lo que corresponde al CNE adoptar las medidas y garantías necesarias”, advirtió Sanabria.

También podría gustarte