Dos muertos por ola de calor

Dos muertos, un gran incendio en España y récord absoluto de calor en Francia con 45,9 °C. Gran parte de Europa padeció, por quinto día consecutivo, los estragos de una ola de calor excepcional por su intensidad y precocidad.

En España, en donde las temperaturas superaron los 40 °C, un joven de 17 años que se encontraba trabajando en el campo murió la madrugada del viernes tras sufrir un “golpe de calor”.

El joven estaba segando en una finca en la provincia de Córdoba, Andalucía (sur), cuando “sintió mareos”. Se metió en la piscina para refrescarse, pero al salir del agua comenzó a convulsionar. Fue ingresado en el hospital Reina Sofía, en la cercana ciudad de Córdoba. Allí “ha fallecido después de ser sometido a una operación de recuperación cardíaca”, precisó el gobierno andaluz.

Asimismo, la tarde del jueves, un anciano de 93 años se desplomó cuando caminaba por el centro de Valladolid (noroeste). Según indicó a AFP la policía local, falleció de “muerte natural por golpe de calor”.

España vive una ola de calor con temperaturas superiores a los 40 grados, que continuará en la mayor parte del país hasta el sábado, incluyendo zonas del norte -por lo general más frescas- como Navarra, La Rioja, País Vasco y Aragón. Sólo el noroeste (Galicia y Asturias) se mantenía a salvo.

Este viernes se encontraban en alerta por altas temperaturas 34 de las 50 provincias del país.

Francia, sumida desde el lunes en una ola de calor excepcional por su intensidad y por su precocidad, alcanzó por primera vez este viernes los 45,9 ºC, un récord absoluto de temperatura, registrados en el departamento de Gard, en el sur, uno de los cuatro en los que se decretó “alerta roja”, la máxima.

El récord, que bate el de 44,1 ºC de agosto de 2003, en el mismo departamento, se registró a las 16H20 (14H20 GMT) en Gallargues-le-Montueux, una comuna ubicada entre Montpellier y Nîmes, precisó el instituto meteorológico francés, Météo-France, que comparó ese calor con el de “un día de agosto en el Valle de la Muerte”, en California.

El gobierno extrema las precauciones para evitar una canícula similar a la de 2003, cuando murieron 15.000 personas.

MADRID AFP

También podría gustarte