El Rodadero: la playa de la informalidad, del pastel, peto y mondongo

Los controles que anunciaron las autoridades en materia de movilidad y contra la informalidad no dieron resultados. /MONTINER ALVIS

Caos, desorden y falta de autoridad, el  deplorable panorama del balneario.

 

Durante esta temporada turística, El Rodadero confirmó que es la playa de la informalidad, del pastel, peto y mondongo.

Un balneario que definitivamente perdió la batalla por física ausencia de autoridad para recobrar el control y el imperio de la ley ante los desafueros que cometen vendedores ambulantes yestacionarios; avivatos y delincuentes.

El Rodadero está convertido – desafortunadamente-  en tierra de nadie. Lo poco que se había logrado en su organización o por lo menos en frenar el avance de la informalidad se perdió.

Lo que vieron los visitantes en esta oportunidad es un completo desorden, casos de hurtos, invasión del espacio público, caos en la movilidad y el ya casi que “tradicional” turismo de olla y mondongo, esa triste imagen que deteriora la calidad del destino.

Por estos días de puente festivo más de 60 mil personas  llegaron al balneario, convertido de paso en el bañadero social más grande del país.

A pesar del “amplio operativo” que anunciaron las autoridades que se desarrollaría en el sector, en articulación entre varias dependencias de la Alcaldía como Gobierno, Salud, Movilidad y la Essmar, lo cierto es que durante este puente festivo  El Rodadero fue una “república independiente”, en la que los vendedores ambulantes, continuaban acosando a los turistas ofreciendo diversidad de productos; los vehículos se parqueaban en cualquier zona y la parahotelería a ambos lados de la vía continuaba haciendo de las suyas.

Las escenas de invasión en el espacio público, en esta ocasión se “salieron de control”, decenas de sillas ubicadas en el camellón del balneario no solo dificultaban el tránsito de peatones por esta zona, sino también demostraba que no había autoridad que controlara este acto descarado, de particulares de “adueñarse” de este espacio por encima del beneficio general. Era la ley del más fuerte, donde todo el mundo hace lo que le da la gana.

INFORMALIDAD DESBORDADA:

A principio de la temporada turística con bombos y platillos la administración distrital a través de la Secretaría de Gobierno anunció la toma de una medida que haría frente a la informalidad proveniente para esta época de varias partes del país, turistas y locales afirmaron que la instalación de las vallas no fue más sino una medida ineficiente, poco efectiva y que afea la imagen del ya de por sí, deteriorado camellón de El Rodadero.

“No es la primera vez que venimos acá, y frente a otras ocasiones se ve bastante desordenado, por el tema de las vallas, preguntamos para que eran y nos dicen que para evitar que los vendedores ambulantes pasaran, pero aquí en el rato que llevamos si fueron como ocho los que pasaron es poco, o sea, eso no sirvió, de resto todo estuvo como en otras ocasiones” manifestó una turista proveniente de Medellín.

Cual zona después de concierto de fiesta o feria en un pueblo, las vallas instaladas en todo el camellón del balneario, más allá de ofrecer una vistosa y gratuita publicidad a la marca que las “prestó” no cumplió con su objetivo de evitar que los informales de otras nacionalidades llegaran a El Rodadero a “acosar” a los turistas, ningún efectivo de seguridad u orden público se pudo apreciar en las diferentes accesos “autorizados” dejando no solo paso a los vendedores informales, sino también a cualquier vándalo que llegara a cometer sus fechorías hurtando los objetos de los visitantes.

“El tema de los venezolanos es preocupante, aquí se nos acercó una madre con su hija de unos cinco años, y mientras la señora nos pedía ayuda y contaba su historia de cómo llegó al país, la niña estaba intentando meter la mano en uno de nuestros maletines donde tenemos las cosas, inmediatamente vimos eso nos molestamos, y es preocupante que los niños, sean casi que adiestrados por sus padres para hacer este tipo de actos que no pueden suceder” mencionó una turista proveniente de Barranquilla.

Al respecto, el director de ProRodadero, Iván Calderón “tuvimos muchas quejas de robos por parte de turistas, pero como son robos de objetos de poco valor como mencionan algunos, los afectados no acuden a la inspección, porque además dejarán la ciudad en poco tiempo, y le proceso para atención de las autoridades es bastante engorroso (….) y como no se denuncia los vándalos continúan haciendo de las suyas. Tenemos una situación que no tuvimos el año pasado, y es el masivo desorden de la zona, las vallas no contaron con personal que las regulara, lo que no permitió la efectividad de la medida (….) ha sido insuficiente el equipo de trabajo de las inspecciones de Policía” manifestó preocupado el representante de la promotora turística de El Rodadero.

NO CUMPLEN LA NORMA

Varios de los salvavidas ubicados en el sector manifestaron que no se registró alguna situación de inmersión durante los tres días, pero si hay casos en los que en su mayoría, los turistas no cumplen con la normativa, y consumen bebidas embriagantes en el agua, sin importar los llamados de estos a evitar estos comportamientos, los cuales son respondidos con groserías.

Pero únicamente no es en el sector de playa donde se presentan estas situaciones, el camellón y algunos sectores de vía pública en horas de la noche son los escogidos por los turistas para “disfrutar” de la noche con alcohol.

El reporte de las autoridades indica que no se presentaron casos de riñas o desordenes como en el puente festivo pasado, lo cual entre el caos que se pudo apreciar este fin de semana, resulta una noticia positiva no solo en las estadísticas de las autoridades, sino también en la ciudadanía que estaba en la zona.

CAOS EN MOVILIDAD:

A pesar que se anunció que se dispondría de personal de tránsito en las calles de El Rodadero para hacer los respectivos controles contra el mal parqueo yregular la movilidad, el lunes festivo en horas de la tarde la situación era casi que caótica, carros parqueados a ambos lados de la vía, motos en cualquier esquina y trancones en algunas intersecciones por la masiva cantidad de vehículos, evidenció la falta de articulación y presencia de las autoridades para “intentar” evitar que la movilidad en este sector colapsara.

“Es casi que imposible poder andar por aquí, no hay casi parqueaderos, y eso es algo que se debe mirar, porque El Rodadero llama a los turistas y cuando vienen se encuentran con algo diferente, ojalá mejoren esto pronto” manifestó un turista bogotano.

Por otro lado, en el sector de Mi Ranchito, toda esta zona de playa de forma descarada fue utilizada como parqueadero de decenas de carros que sin importar la prohibición del ingreso de vehículos a esta zona, lo hicieron y durante varias horas bajo el sol y sin la presencia de las autoridades para hacer cumplir la normatividad, estos conductores se pasaron por la faja la Ley y se burlaron de la administración.

LAS OLLAS SE ‘MUDARON’ A BELLO HORIZONTE

Si bien en el sector de El Rodadero, nuevamente se vieron las ollas, neveras de icopor y otros elementos en los que turistas provenientes de zonas aledañas guardaban sus alimentos para evitar comprar en el sector, el fenómeno, ya se extendió a otras zonas como Bello Horizonte, donde las apetecidas playas están siendo poco a poco invadidas por vendedores ambulantes en su mayoría sin carnetizarse o hacer parte del censo de las autoridades, y en ocasiones cobrando por los servicios turísticos valores superiores a los establecidos por el distrito, esto según denuncias en redes sociales de varios visitantes.

“Es increíble que uno llegue a una playa de Santa Marta a disfrutar del mar y termine siendo cada cinco minutos acosado por los vendedores, y que además le cobren a uno por una carpa más de lo que se debe solo porque uno es cachaco, es urgente que la alcaldía tome control de eso” manifestó a través de redes sociales Luisa Arias.

RUGELES RECORRIÓ LA ZONA

El alcalde encargado, Andrés Rugeles Pineda recorrió la zona del balneario de El Rodadero para verificar el caos y desorden en este sector, según el comunicado enviado por la oficina de prensa de la alcaldía, “se realizó recorrido para hacer seguimiento a la temporada vacacional (…) estas visitas y recorridos se fortalecerán, para estar cada día más cercanos a la comunidad, con diálogo directo y acciones inmediatas, de forma institucional” menciona el documento.

También podría gustarte