´Volada´  de Santrich, un duro golpe a la credibilidad de Farc

Pese a que Zeuxis Pausias Hernández Solarte, nombre real de Jesús Santrich, hasta el momento no tiene órdenes de captura en su contra, su renuncia al esquema de seguridad ha servido para que sus detractores tomen esta actuación como una prueba de que sus argumentos para estar en contra de la paz, son válidos. 

El desconocimiento del paradero de Jesús Santrich durante el pasado fin de semana luego de que este tomara la decisión de abandonar su esquema de seguridad cuando se encontraba en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Tierra Grata, corregimiento San José de Oriente en Cesar, ha vuelto a poner sobre la mesa cuestionamientos y críticas sobre el acuerdo de paz con las FARC.

Pese a que Zeuxis Pausias Hernández Solarte, nombre real de Jesús Santrich, hasta el momento no tiene órdenes de captura en su contra, su renuncia al esquema de seguridad ha servido para que sus detractores tomen esta actuación como una prueba de que sus argumentos para estar en contra de la paz, son válidos.  Muchos de sus críticos han dicho que este desenlace era previsible y por esta razón han ahondado en descalificativos hacia la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y hacia el partido político de las Farc.

Para el analista en temas relacionados con paz, Ariel Ávila, pese a que falta esperar al 9 de julio, día en que Jesús Santrich  está citado ante la Corte Suprema de Justicia para responder por los señalamientos que existen en su contra por supuestamente haber cometido delitos relacionados con el narcotráfico luego de la firma del acuerdo de paz, el abandono de él al proceso sería un golpe a las fuerzas que sí están a favor de lo pactado en La Habana.

Así mismo, Ávila, señala que afectaría la imagen de la JEP y en especial la del Estado de Derecho, que fue lo que prevaleció en su caso, pese a tener al gobierno del presidente Iván Duque Márquez en su contra y la presión de muchos sectores para que lo extraditaran a los Estados Unidos, donde es solicitado por delitos de narcotráfico.

De hecho, en las declaraciones que hizo el presidente  Iván Duque sobre el hecho, señaló que siempre ha apoyado a las personas que “genuinamente han dejado la violencia y están haciendo la transición a la reincorporación”, pero agregó que será implacable ante la reincidencia.  “Si Santrich pretende eludir la justicia de Colombia y burlarse de ella, acá el Estado de Derecho para hacerse respetar”, puntualizó.

El expresidente del Senado, Ernesto Macías,  fue uno de los que salió a defender su oposición en contra de Jesús Santrich, una vez se conoció la noticia.  Dijo queel hecho no debía considerarse una sorpresa para el país porque todo se le había servido en bandeja y le reclamó a la JEP por haber impedido su extradición, al Consejo de Estado por haberle reconocido fuero como parlamentario, y a la Corte Suprema por no ordenar su captura.

El analista añade que Santrich hizo todo lo que los detractores del proceso de paz aseguraron que haría. “Es como si hubiese seguido el guion de quienes están en contra de lo pactado en La Habana porque pareciera que hubiese hecho lo mismo paso a paso.  Si no parece sería un gran golpe para quienes lo apoyaron”.

Sin embargo, agrega Ariel Ávila, que si Zeuxis Pausias Hernández decide finalmente abandonar el proceso de paz este hecho no tendría por qué hundir a los demás, debido a que este va mucho más allá de lo que pase con él. “Esto deja un sabor muy complicado sobre su supuesta inocencia. Ya nadie la va a defender”.

Es por esta razón, manifiesta el experto, que la posición que tome  el partido FARC frente a una eventual confirmación de que Santrich abandona el proceso  es fundamental para no dejar caer la implementación del acuerdo de paz con las FARC. Dijo que si quieren mantener su posición política deben romper con  quienes los tienen en una posición de incertidumbre porque no se sabe si continúan en el proceso o no.

El partido de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, tras varias horas de no conocer el paradero de su militante señaló que su decisión de abandonar el esquema de seguridad no había sido consultada con ellos. Le extendieron una invitación  para que reafirmara su presencia en los escenarios que le fueron asignados por la dirección del movimiento político y cumpliera los compromisos adquiridos en sus años en virtud del Acuerdo de Paz.

“Si algún militante decide ponerse al margen del proceso, o, luego de la entrada en vigencia del Acuerdo, asume conductas que lo pongan fuera de la ley, debe asumir las consecuencias, tal como está redactado en el texto que firmamos con el Estado”, sentenció el partido./Colprensa

También podría gustarte