La ‘rebelión’ inca da ‘jaque mate’ al ‘Rey’ Arturo

La noche era fría en Porto Alegre, pero el sol de los incas brilló sobre el despedazado campo de batalla el Arena do Gremio.  Un Perú iluminado por chamanes acabó con el reinado del bicampeón Arturo Vidal y su séquito en Copa América, e irá a lavar el honor en la final con Brasil.

La mejor versión de Perú, aquella aguerrida escuadra que volvió al Mundial después de tres décadas, estuvo en el gramado, tomándose en serio la gravedad del Clásico del Pacífico para llevarse un 3-0.

Presión, precisión en las combinaciones y desbandes de Cueva, Advíncula y Carrillo, desequilibraron al medio campo chileno, con un Arturo Vidal que empezaba a perder el trono y sus alfiles Pulgar y Arángüiz tampoco conseguían hacer mucho para defenderlo.

Al término de los 90 minutos, la grama de Porto Alegre, aquella tan criticada a lo largo de la Copa, fue el campo de gloria para los botines peruanos, aquellos que de niños ya rodaron un balón en arenales y en tierra muerta, con un amor por el fútbol que no es para cobardes.

EL REY HA MUERTO

¿Qué se necesita para volver a un Mundial después de 36 años? ¿Qué se necesita para volver a llegar a una final de Copa América después de 44 años? Un técnico como Ricardo Gareca que potencie las capacidades de sus jugadores y un equipo dispuesto a jugar colectivamente por el triunfo.

Fue así fue que Cueva recibió por la derecha, cruzó para André Carrillo y este luego habilitó a Edison Flores para abrir el marcador.

Fue así que otra vez Carrillo se despuntó por la derecha a la caza de una bola y se encontró con un portero Gabriel Arias que salió muy mal a cazarlo, dejando solo a Yoshimar Yotún, que recibió y disparó a arco desguarnecido.

Y fue así que Renato Tapia recibió en la entrada del área grande y buscó a Paolo Guerrero, que entró con soberanía y puso a gatear al golero.

Las tropas de camiseta roja ya no tenían armas para rebatir. El Rey intentaba reagrupar filas, pero la rebelión inca estaba en su apogeo. Chile cayó sin aliento pero peleando, aunque tal vez llegó ya herida de aquel duelo previo sin cuartel ante Colombia.

EL RENACER DE GALLESE

La hinchada farisea lo crucificó en fase de grupos, luego del 5-0 ante Brasil. Pedro Gallese descendió a los infiernos y, ante Uruguay, resucitó de entre los muertos. Este miércoles, frente a Chile, subió a los cielos.

Paró un certero disparo de Fuenzalida, otro de Jean Beausejour, otro de Eduardo Vargas y un misil tierra-tierra de Alexis Sánchez. Y en los descuentos, se dio el lujo de controlar con una sola mano un penal de ‘Turbomán’ Vargas, quien resolvió disparar sin el turbo activado.

GUERRERO DEFIENDE, GUERRERO ATACA

Paolo Guerrero no solo hizo goles sino que también los evitó. En un tiro de esquina, protegió uno de los palos de Gallese, evitando que el balón ingrese.

Participó del pressing, de la interrupción de juego de Chile y estuvo atento para habilitar sus compañeros. Ya lo decía el zaguero brasileño Thiago Silva, la primera línea de defensa en un equipo son los atacantes, que evitan que la bola del rival llegue limpia al fondo.

También podría gustarte