Ejército responde a señalamientos de malos manejos en la institución

En una carta de dos páginas publicada en la mañana de este lunes en su cuenta de Twitter, el general Nicacio Martínez Espinel, comandante del Ejército, respondió a los señalamientos sobre los presuntos actos de corrupción que involucran a varios generales de la institución.

“Ante posibles casos de irregularidad, el Ejército promueve y facilita la investigación por parte de las autoridades competentes y el establecimiento de las consecuencias a las que hubiere lugar”, dijo el alto oficial en otro mensaje publicado en esa red social.

Según la misiva, aseguró que cuando estuvo al frente de la inspección general que no tuvo conocimiento de denuncias contra los generales a los que en su más reciente edición mencionó la revista Semana. Los uniformados a los que se refiere son el general Eduardo Quirós, del Comando de contrainteligencia, de quien se dijo que habría hecho un ofrecimiento de hasta 100 millones de pesos para quien entregara información sobre las filtraciones a la prensa.

El otro es el general Jorge Romero, al parecer, investigado por la Fiscalía y la Procuraduría sobre los supuestos malos manejos de dineros cuando estuvo al mando de la Cuarta Brigada, ubicada en Medellín.

Las denuncias y expedientes hacen referencia a que por lo menos mil millones de pesos habrían tenido un destino diferente y las explicaciones aún no son lo suficientemente satisfactorias.

Sobre el tema de la contrainteligencia señaló que “su función se circunscribe a labores de vigilancia para prevenir y neutralizar hechos en los que pudieran incurrir integrantes de la Fuerza, anteponiendo sus intereses personales, deshonrando el uniforme (…) por vínculos con grupos armados organizados”.

No obstante, cabe recordar que en el caso del coronel Elkin Argote, segundo al mando de la Dirección de Reclutamiento y quien hace diez días fue descubierto mientras estaba acompañando a alias ‘Gárgola’, uno de los jefes de ‘La Constru’, banda dedicada al narcotráfico, las labores estuvieron a cargo de la Dijin de la Policía y de la Fiscalía.

Sobre los polémicos formatos que debían diligenciar los mandos sobre “las afectaciones al enemigo”, Martínez Espinel también enfatizó que no corresponden a una directriz institucional, pero que, sin embargo, “para evitar las malas interpretaciones en este momento no existen ni tienen validez alguna en la evaluación de nuestra misión”.

El Colombiano

También podría gustarte