Investigaciones disciplinarias a tres generales por corrupción

El Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Florez, anunció la apertura de tres líneas de investigación disciplinaria contra generales y oficiales del Ejército Nacional implicados en presuntos actos de corrupción

La Procuraduría General de la Nación abrió tres líneas de investigación  disciplinaria contra generales y oficiales del Ejército Nacional, por presuntos actos decorrupción relacionados con la aparente exigencia u oferta de dineros para financiar viajes, expedir salvoconductos o identificar fuentes de información de los medios de comunicación.

Así mismo, la Procuraduría ejercerá el poder preferente sobre cualquier actuación que en relación con estos hechos pudiera estar adelantando la Inspección General del Ejército.

En los últimos días el ente de control recibió información en la que se comprometería a altos oficiales con la presunta exigencia de dinero a subalternos para la aparente financiación de viajes familiares, a particulares y empresarios para la expedición de salvoconductos, y supuestas ofrecimientos de premios millonarios o licencias extendidas a cambio de las identidades de las personas que estarían entregando audios y documentos con información a los medios de comunicación.

La apertura de investigación cobija a los generales Adelmo Fajardo, Segundo Comandante del Ejército; Eduardo Quirós, del Comando de Apoyo de Contrainteligencia; Jorge Horacio Romero, del Comando de Apoyo de Acción Integral, excomandante de la Cuarta Brigada.

Así mismo, se investiga si oficiales del grado de mayores y coroneles habrían participado en actos de corrupción para presionar ascensos y nombramientos.

El despacho del Procurador ordenó la práctica de varias pruebas, entre ellas la revisión del trámite que habría dado la Inspección del Ejército a las denuncias sobre la supuesta exigencia de dinero por parte de los oficiales, el traslado de pruebas de las investigaciones que por estos hechos adelanta la Fiscalía General de la Nación y la revisión en el Comando de Personal de las hojas de vida de algunos oficiales.

El ente de control busca verificar la ocurrencia de conductas presuntamente irregulares, determinar si son constitutivas de falta disciplinaria, y esclarecer los motivos determinantes de tiempo, modo y lugar en las que se pudieron cometer.

RESPONDE EL EJÉRCITO

Por su parte, el general Nicacio Martínez se refirió a los cuestionamientos a varios integrantes de la Fuerza Pública, denunciados en el especial “Las ovejas negras”, de la revista Semana. El alto oficial señaló que ya se pusieron en conocimiento de la Fiscalía todos estos hechos.

El comandante del Ejército, general Nicacio Martínez Espinel, a través de su cuenta de Twitter, respondió a las denuncias hechas por la revista Semana, el pasado domingo, sobre presuntos hechos de corrupción; persecución a militares que comparten información con periodistas, y las polémicas directrices que significarían el regreso de los “falsos positivos”. Según el general, los hechos denunciados ya fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía, para que inicie lasinvestigaciones pertinentes.

Dentro de su especial, Semana reveló los polémicos formularios que denunció el New York Times, en mayo de este año, y que significarían el regreso de la política de presentar civiles muertos como bajas en combate —“falsos positivos”—. En los documentos se ven las firmas de comandantes de divisiones, brigadas y fuerzas de tarea, comprometiéndose con una cifra exacta de “afectaciones” para el presente año y, en la mayoría de los casos, era el doble a las que se obtuvieron en 2018.

A este señalamiento, el general Martínez respondió que ha aclarado “de manera abierta y transparente en varias oportunidades, que no corresponde a una directriz institucional”. Además, aseguró que los documentos citados por la revista fueron retirados en el pasado mes de mayo “para evitar las malas interpretaciones de la población”, lo que indicaría que las metas de afectaciones “en este momento no existen ni tienen validez alguna en la evaluación de nuestra misión”, explicó el general.

Por otro lado, la revista Semana se refirió a las denuncias que supuestamente entregaron al general Martínez cuando estuvo al frente de la Inspección del Ejército, sobre posibles hechos de corrupción de oficiales que él luego nombró en la cúpula militar al llegar a la comandancia de la fuerza. Martínez dijo: “Durante el tiempo que estuve como Inspector General no conocí denuncia alguna  contra los señores generales mencionados en el artículo”.  Y añadió, que las competencias de ese cargo se limitan a adelantar investigaciones y dar recomendaciones en casos que haya ordenado el comandante del Ejército.

Según la misiva, aseguró que cuando estuvo al frente de la inspección general que no tuvo conocimiento de denuncias contra los generales a los que en su más reciente edición mencionó la revista Semana. Los uniformados a los que se refiere son el general Eduardo Quirós, del Comando de contrainteligencia, de quien se dijo que habría hecho un ofrecimiento de hasta 100 millones de pesos para quien entregara información sobre las filtraciones a la prensa.

El otro es el general Jorge Romero, al parecer, investigado por la Fiscalía y la Procuraduría sobre los supuestos malos manejos de dineros cuando estuvo al mando de la Cuarta Brigada, ubicada en Medellín.

Las denuncias y expedientes hacen referencia a que por lo menos mil millones de pesos habrían tenido un destino diferente y las explicaciones aún no son lo suficientemente satisfactorias.

Sobre el tema de la contrainteligencia señaló que “su función se circunscribe a labores de vigilancia para prevenir y neutralizar hechos en los que pudieran incurrir integrantes de la Fuerza, anteponiendo sus intereses personales, deshonrando el uniforme (…) por vínculos con grupos armados organizados”.

PESQUISAS LLEVAN UN AÑO: FISCALÍA

Al menos un año llevan las investigaciones contra oficiales del Ejército por presuntos hechos de corrupción. Así lo confirmó el fiscal encargado, Fabio Espitia, quien aseguró que “esa es una investigación en la cual llevamos bastantes meses, pues se viene adelantando desde el mes de junio del año pasado”.

Espitia agregó que ya se han recolectado pruebas en las unidades militares, donde estuvieron los oficiales y que la investigación tiene avances importantes y que estarían involucrados varios uniformados y servidores públicos.

Esto se da luego de las revelaciones que hizo la Revista Semana en su última edición sobre los apartes de investigaciones que adelantan la Procuraduría y la Fiscalía sobre hechos de corrupción que involucrarían a cuatro altos oficiales del Ejército.

También podría gustarte