Los saberes ancestrales hecho moda

Este es un proyecto que se fortalece con la política nacional de la Economía Naranja, que propone establecer un diálogo entre lo tradicional y lo contemporáneo.

Cuatro grupos artesanales indígenas e igual número marcas de moda del país dieron inicio a una alianza a través de la cual buscan enaltecer los saberes ancestrales de Colombia, en la creación de dos colecciones, desarrolladas bajo procesos de diseño participativo que promueven el intercambio de saberes, técnicas y experiencias.

Se trata de una iniciativa liderada por la Línea Étnica y el Programa Moda Viva de Artesanías de Colombia, con apoyo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Este proceso comenzó con un ‘workshop’ de tres días en donde diseñadores y artesanos intercambiaron sus historias productivas, dieron a conocer sus oficios y técnicas, y crearon en conjunto las piezas que llevarán la identidad de los dos grupos creativos.

Los grupos artesanales, conformados por cerca de 100 artesanos, son del pueblo Wayúu (La Guajira), Camentsá (Putumayo), Misak (Cauca) y Pastos (Nariño).

Las marcas de diseñadores son MAZ, de Manuela Álvarez; Religare, de Manuela Peña; Valerio, de Lizeth Pardo, y Wonder for People, todos con un gran interés y experiencia en trabajo con comunidades étnicas.

“Para Artesanías de Colombia es vital la articulación del sector artesanal con las industrias creativas, en este caso, con el sector de la moda. Este es un proyecto que se fortalece con la política nacional de la Economía Naranja, que propone establecer un diálogo entre lo tradicional y lo contemporáneo, una sumatoria de creatividades y talentos para enriquecer la labor y beneficiar tanto a los artesanos como a los diseñadores”, aseguró Ana María Fríes, gerente de Artesanías de Colombia.

Los resultados de esta alianza creativa y productiva se conocerán en dos momentos: en el Centro Comercial ‘El Retiro’ en Bogotá, del 20 al 25 de agosto, con una exhibición comercial en donde los cuatro grupos artesanales mostrarán su colección, cien por ciento artesanal, desarrollada de la mano con los diseñadores. También, en esta feria, otros seis grupos indígenas exhibirán textiles y accesorios elaborados con técnicas ancestrales.

Por otro lado, la segunda colección, que contará con procesos no solo artesanales sino también industriales, será expuesta en Expoartesanías 2019, junto con las demás colecciones desarrolladas por el Programa Moda Viva.

SUS PROTAGONISTAS

Los protagonistas son cuatro comunidades indígenas como Wajapü, grupo conformado por artesanos del pueblo indígena Wayuu, ubicado a dos horas del municipio de Maicao, La Guajira.

Se destacan por la elaboración de mantas y accesorios con la técnica pellón, que reflejan los símbolos y dibujos que también tejen en sus mochilas.

Desde hace dos años el grupo Wajapü ha consolidado su unidad productiva artesanal, mejorando la calidad de vida al establecer la artesanía como fuente de sustento para sus familias.

Doris Jajoy, oriunda de Sibundoy, Putumayo, hoy vive a las afueras de Pasto, en donde ha organizado el grupo ‘Arte Ancestral’, conformado en su mayoría por jóvenes indígenas que ella y su familia han acogido para formarlos no solo en el trabajo artesanal sino en otras áreas de tipo profesional. Motivados por enaltecer la cultura de su pueblo, los artesanos realizan tejidos en guanga y accesorios en chaquira, con referentes del territorio de donde provienen.

También está Hajsú, grupo del Resguardo indígena de Carlosama en Nariño, conformado por 25 tejedores de diferentes edades, quienes expresan su sentir por medio de la urdimbre y la trama. Sus productos que se destacan por el color, son prendas que evocan el pensamiento y la cultura andina.

Espiral Misak son un grupo de 20 mujeres que expresan su creatividad a través de la elaboración de bisutería y tejidos artesanales como ruanas, chumbes y mochilas, piezas tejidas que realzan la riqueza de su tradición artesanal y que ellas mismas lucen en el cotidiano.

A ellos se unieron marcas como Maz, fundada por Manuel Álvarez, quien tiene un sólido interés en fusionar los conocimientos técnicos de la sastrería con los saberes propios de artesanos, genera piezas que evocan sofisticación y valor cultural.

También Religare de Manuela Peña, creadora de la marca Religare establecida en Medellín, que tiene como filosofía la creación de piezas atemporales vinculado a los conceptos de belleza y elegancia, la conexión con la naturaleza y la sabiduría de nuestros antepasados.

Y Valerio, con un fuerte interés en el desarrollo de producto con grupos artesanales, Lizeth Pardo construyó esta marca para enaltecer los oficios tradicionales a través de piezas que narran la historia del país.

También participa Wonder for People, marca colombiana de alpargatas, calzado y bolsos, que desde el 2015 desarrolla piezas en alianza con talleres artesanales ubicados en diferentes zonas del país, cuidando la sustentabilidad del impacto social y económico que generan con los artesanos.

También podría gustarte