Falleció periodista Carlos A. Monnery B.

Pesar y consternación en el periodismo de la Región Caribe.

El reconocido periodista y locutor falleció en la tarde de ayer sábado 13 de julio, tras padecer quebrantos de salud desde hace algunos años y que lo tenían recluido en una clínica de la ciudad en los últimos días. 

En la tarde de ayer sábado 13 de julio el deceso de Carlos Alberto Monnery Barros, reconocido por la conducción del programa cívico ‘La Cantaleta’, con el que “despertaba” todas las mañanas a los samarios.

Manifestaciones de pesar y dolor comenzaron a sentirse entre el gremio y la comunidad samaria en general, tras conocerse la noticia del fallecimiento del locutor y periodista, quien a sus 80 años no logró ganarle la batalla a una cardiopatía que se complicó en los últimos días, por lo que tuvo que ser recluido en la clínica La Milagrosa.

Según informaron sus familiares, este diagnóstico derivó en una neumonía y finalmente una isquemia terminó por agravar la situación médica de Monnery, a quien hoy sus familiares, amigos y seguidores de la radio en Santa Marta, lloran su partida.

Carlos Alberto Monnery Barros se casó con Fanny Caiaffa y fruto de ese matrimonio nacieron cuatro hijos, dos de los cuales (Carlos y Jaime Bernardo) heredaron su amor por los medios de comunicación; asimismo, era hermano del reconocido narrador deportivo Manolo Candanoza y tío del humorista ‘Lolo’ Monnery.

Muy joven, cuando apenas comenzaba su etapa de bachiller en el emblemático Liceo Celedón, Monnery Barros se enamoró del universo radial y logró entrar él, pero para perfeccionar su talento y profesionalizarse, se trasladó a Medellín a estudiar.

Dentro de su hoja de vida, Carlos trabajó en Bogotá, donde logró hacer parte del equipo de radio periodistas de una prestigiosa cadena radial en el país, siendo la voz líder, pero fue en su tierra natal donde durante más de 30 años, los amantes de la radio disfrutaron de su estilo único.

Un “Buenos días, niña Gilma” con un prolongado tono ‘gritao’, anunciaba el inicio de ‘La Cantaleta’, espacio que se consolidó en las ondas hertzianas de la audiencia popular samaria desde 1975; entre chiste y chanza, Monnery “le cantaba la tabla” a todo el que podía, tomaba del pelo a sus compañeros de cabina y el acontecer de la ciudad se convertía en su mejor chiste para contar.

Los radioescuchas sabían que entre las 10:00 y las 11:00 de la mañana, sintonizar Radio Magdalena, Radio Rodadero, Radio Galeón, entre otras emisoras desde donde transmitió, significaba el inicio de un espacio jocoso y sarcástico que era melodía a sus oídos.

Escuchar a Carlos A. Monnery B. –como se despedía de su programa- daba cuenta de su personalidad; fue muy querido por la comunidad y sus colegas, quienes manifestaron su tristeza por dejar el mundo terrenal.

 “Se fue toda una institución del periodismo radial de Santa Marta y el Caribe. Por casi medio siglo mantuvo en los primeros lugares su programa La Cantaleta, la que él jocosamente llamaba “La Cantalegüia” para evitar que jodieran con el asno. Era un periodismo crítico mezclado con humor, una caricatura en el periodismo radial, difícil de realizar”, expresó el periodista Luis Oñate Gámez.

A lo anterior, Oñate recordó: “Carlos fue el primer jefe que tuve cuando recién salido de la universidad, regresé a Santa Marta a hacer periodismo; él era el director de Todelar Santa Marta y el maestro Augusto Diazgranados Illidge el director del noticiero. Monery me contó que su programa estrella vio la luz estando en pleno furor la canción ‘La Cantaleta’, de la orquesta Los Rivales; por eso decidió colocarle ese mismo nombre al espacio radial. Paz en la tumba de ese gran maestro y excelente amigo”.

Las exequias de Carlos Monnery se cumplen en el Parque Cementerio Jardines de Paz, con hora y fecha de sepelio por confirmar.

La empresa EDITORA DE MEDIOS S.A.S. y HOY DIARIO DEL MAGDALENA expresan sus manifestaciones de pesar y condolencias a los familiares de Carlos Alberto Monnery Barros (q.e.p.d.), quien en este momento se encuentra gozando de la Gloria de Dios.

También podría gustarte