‘No guardo rencor en mí corazón y perdono a los que mataron a mi hijo’

Familiares y amigos pidieron a las autoridades de la capital del Magdalena continuar con las investigaciones para que los responsables reciban el peso de la justicia.

En medio del dolor y la tristeza se cumplieron ayer las honras fúnebres del empresario bananero, Haled Yamal Saghair Granados, en el cementerio Jardines de Paz de Santa Marta, donde se le dio el último adiós.

El acto religioso se llevó a cabo a las 4:00 de la tarde en la capilla Jesús de la Divina Misericordia del cementerio Jardines de Paz, y fue el párroco de la iglesia del cementerio el encargado de iniciar la eucaristía, momentos en que familiares y amigos se mostraron desconsolados y adoloridos

Con unas sentidas palabras, su madre María de Lourdes Granados dio el último adiós a su hijo y agradeció a Dios por la bendición de haber disfrutado de él 33 años. “Mi amor ve tranquilo papito, te amo hijo. Me lo quitaron pero se lo entrego a Dios que me lo prestó por 33 añitos y hoy se lo dejo al dueño de la vida”, expresó en medio de lágrimas y su dolor de madre.

Igualmente, la madre del joven agregó que no guarda rencor en su corazón y perdona a las personas que asesinaron a su hijo, “quiero un país y una ciudad en paz para mis nietos. Hoy solo pido a Dios que me ayude con este dolor, gracias hijo por todo lo que me diste. Ayúdame con esto y cuídame a tus hijos”, puntualizó.

Asimismo, los presentes resaltaron el trabajo de la Policía Judicial de la Metropolitana de Santa Marta y la ciudadanía que en tiempo record logró obtener importantes resultados para el esclarecimiento del hecho. “Esperamos en los próximos días conocer por parte de las autoridades los detalles sobre la captura de estas personas, la Policía ha hecho un buen trabajo investigativo que, al parecer estos delincuentes pagaran por lo cometido”, expresó un allegado a la familia.

Al cortejo fúnebre asistieron familiares, amigos, empresarios de la ciudad, la Gobernadora del Magdalena, Rosa Cotes y distintos representantes de losestamentos sociales quienes en medio del dolor pidieron eterno descanso para el empresario, a quien consideraron un hombre entregado en su labor y un padre ejemplar, víctima de un hecho criminal registrado en el sector del barrio Las Américas, sur de esta capital, que acabó con los sueños de un ejemplo de honestidad y responsabilidad.

En medio de dolor y desconsuelo, su esposa, allegados y familiares a las 5:15 de la tarde dieron por terminada la eucaristía y despidieron a la persona quedejó una huella en cada una de ellos que se encontraban presentes. Para finalizar, su madre que dirigió el encuentro, miró al cielo y pidió a su hijo, “Ayúdame a quitarme este dolor hijo, mi amor gracias por todo lo que diste aquí. Te amo Haled”, concluyó.

También podría gustarte