Elecciones de octubre costarán $773.385 millones: Registrador

El registrador Nacional, Juan Carlos Galindo Vacha, aseguró que las elecciones  administrativas locales que se realizarán el próximo 27 de octubre, tendrán un costo de $773.385. 000, debido al aumento del censo electoral.

De acuerdo a Galindo, la autoridad electoral ya cuenta con $581.521 millones y está pendientes de lograr que el  Ministerio de Hacienda la haga la asignación de $191.864.000 adicionales para poder hacer el despliegue de la logística  necesaria para la jornada electoral.

 “El censo electoral se cerrará el 27 de agosto de este año pero a este momento tenemos el censo es de 36.141.600 colombianos inscritos. Estimamos que para agosto podremos tener alrededor de 37. 500.000 ciudadanos habilitados para votar”, agregó el registrador.

Galindo añadió que en las elecciones de 2015 el censo electoral fue de 33.849.909 ciudadanos habilitados para votar en 10.554 puestos de votación. Para este año se estima que habrá 11.576 puestos, lo que se traduce, según el registrador, en un incremento de casi en 4 millones de sufragantes.

Sin embargo, el funcionario advirtió que hasta el momento hay registro de alrededor de 66.000 personas con las que no hay coincidencias entre los sitios en los que aparecen inscritos. “Esto no indica trashumancia de por sí, pero sí es una información base que le va a permitir a las autoridades identificar si allí hay  casos de trashumancia electoral”, añadió.

 “Hacemos un llamado a todos los colombianos para que entren a la página web de la Registraduría y verifiquen si sus familiares fallecidos ya se encuentran con cédulas canceladas, si no las tienen, que vayan a las notarías para incorporar los datos y poder dar de baja las cédulas correspondientes”, sostuvo elregistrador.

HUELLA Y FIRMA

En las próximas elecciones de octubre habrá cambios tanto para los votantes como para los testigos electorales. Según el CNE con esto pretenden evitar la suplantación,

La última vez que en Colombia fue necesario dejar la huella en el papel para votar fue en 2010, en ese momento el registrador era Carlos Ariel Sánchez, y en ese mismo año se estrenó la biometría en el país.

 “Como teníamos biometría era factible, porque lo que hicimos fue coger las huellas, escanearlas y cruzarlas contra la base de datos de huellas que tiene 1.000 millones de huellas, la de todos los ciudadanos desde 1952. Después las digitalizamos, pero las que quedaron mal puestas no las pudo leer nadie, no encuentran identificación”, explicó el exregistrador Sánchez.

Nueve años después el problema podría ser similar, el país implementó la biometría, pero esta no está al 100 por ciento. Pedirle al ciudadano que ponga su huella en el formulario será un paso más en el proceso electoral, pero no evitaría del todo la suplantación.

Esto porque los jurados de votación son escogidos aleatoriamente entre todos los ciudadanos, no son técnicos dactiloscopistas ni grafólogos, por tanto no podrían verificar que efectivamente esa huella corresponde a quien dice ser el votante. Existe una alta probabilidad de que la huella quede mal en el papel y por tanto no coincida con la base de datos.

Sin embargo, desde el CNE aseguran que esta será una medida de transparencia que no necesariamente busca verificar todas las huellas, sino “eventualmente” tener la posibilidad de hacerlo. “(Usarla) no como una herramienta en el proceso de escrutinio que permita anular el voto o no, sino para garantizar transparencia”, explicó el vicepresidente del CNE, Pedro Felipe Gutiérrez.

También se incrementará el costo del kit electoral, que ahora deberá incluir un huellero. Por tanto, se deberán volver a hacer los cálculos de los costos de acuerdo al presupuesto que ya se aprobó. Además, la Registraduría Nacional deberá incluir dos casillas más en el formulario, una para la huella y otra para la firma.

La Registraduría todavía no se ha pronunciado al respecto, sin embargo, en principio debería adoptar la medida aprobada por la Sala Plena del CNE. Las elecciones regionales que se acercan tendrán otros cambios. Por ejemplo, habrá veedurías ciudadanas que deberán acreditarse ante la autoridad electoral, también se estrenará la figura de los testigos electorales remanentes, es decir, suplentes que podrán relevar a los titulares. Además, las comisiones escrutadoras deberán usar -de manera obligatoria- herramientas tecnológicas para escanear y digitalizar las actas E-14 de claveros. También autorizó la toma de fotografías, videos y transmisiones en vivo, así como el uso del sistema biométrico en todo el proceso de escrutinio

También podría gustarte