´Docentes de Santa Marta y el Magdalena estamos en peligro´

1.060

Según estadísticas de los movimientos sindicales del distrito en la actualidad existen tres casos –conocidos- de educadores que han sido amenazados por lo que hacen un llamado al Gobierno Nacional de forma urgente.

POR
GIANCARLOS
VILLARREAL LARIOS

El tema de las demoras en el pago de los compromisos salariales de los docentes; la mala prestación de los servicios de salud, la falta de infraestructura óptima en la que puedan impartir clases a los estudiantes, además de la falta de una mayor población de educadores, directivos administrativos y personal de apoyo como aseadores y vigilancia en la mayoría de las instituciones educativas, son algunos de los problemas que “cargan” a diario los más de 12 mil maestros del departamento, y a los que en los últimos meses se le ha sumado uno nuevo; las amenazas por su trabajo.

Y es que, según manifestaron los directivos del gremio de educadores del distrito y del departamento, solo en Santa Marta son cerca de tres los casos –conocidos- de maestros que se encuentran amenazados por diferentes situaciones, que por cuestiones de seguridad y no afectar los casos de investigación no fueron revelados por los directivos durante una rueda de prensa realizada para dar a conocer el verdadero panorama que afrontan a diario los educadores.

Mientras que las cifras de los casos en el departamento se mantienen en reserva, pero no se alejan del panorama de alerta y riesgo que padecen los maestros del distrito por lo que también se muestran preocupados a diario cada vez que van a dar clases en zonas donde el conflicto armado y la presencia de bandas delincuenciales es alta y que les exigen salir de las zonas.

Las alarmantes cifras, que si bien no llegan a algunos números de otras poblaciones como Antioquia o Santander, donde se han incluso registrado casos de asesinatos de los educadores, presentan una realidad que la ciudadanía tenía poco conocimiento, y que aseguran desde el Magisterio se debe atender de forma urgente antes que se den situaciones como las mencionadas en otras regiones del país.

“Actualmente tenemos varios compañeros rectores que han sido amenazados hace menos de dos meses, por personas que aún se está determinando (…) ya está el proceso que se hace internamente con la Unidad Nacional de Protección mirando las medidas que se pueden tomar referente a estos casos que nos preocupan” indicó Ludwing Caicedo Ramírez, presidente de la Asociación Sindical de los Directivos de la Educación –ASDE.

Los docentes aseguran que el temor es latente que incluso no pueden algunos transitar libremente, ya que también son intimidados a través de llamadas extorsivas. “Yo me atrevo a decir no solo la ciudad de Santa Marta sino el país, definitivamente no queremos volver a la Colombia de hace algunos años (…) nos sentimos tocados y atemorizados por la sensación de inseguridad, la educación siente temor, y por eso es el llamado a todos los órganos a garantizarle a la ciudad la seguridad, para que en cada uno de los rincones de este distrito podamos transitar de manera libre y segura” aseveró Georgina Arroyo, vicepresidenta de Edumag.

Manifiesta además que, nadie está exento de riesgo, por lo que se hace necesario un trabajo articulado con las autoridades para que tomen cartas en el asunto, antes que sucedan situaciones que lamentar. “Nosotros manejamos los derechos humanos en unos comités de seguimiento, porque a los maestros también nos tiene que garantizar las condiciones necesarias de seguridad y el respeto del derecho a la vida parta que nosotros podamos desarrollar nuestra profesión con todas las garantías” indicó.

REUBICACIÓN POR MIEDO:

Para algunos el traslado a otras regiones resulta ser la única salida, mientras que para otros, irse y huir ante las intimidaciones de estos vándalos, solo significa doblegarse ante ellos, por lo que el otro camino que aseguran debe ser es contar con la protección de las autoridades como la Unidad Nacional de Protección, y así desarrollar su labor diaria.

Desde Edumag aseguran que de forma continua se establecen unos Comités de Seguimiento en los que se conocen y se buscan medidas para trasladar a las autoridades competentes los casos y que estos establezcan de forma urgente las decisiones que permitan preservar la vida de los docentes.

“Por lo delicado del tema (…) solicitamos y exigimos es hacer ante la Unidad Nacional de Protección el estudio de nivel de riesgo porque en muchas ocasiones el docente se demora uno o dos años en recibir y que las autoridades conozcan el nivel de riesgo que presenta y luego ser reubicado en un lugar seguro donde pueda desarrollar su labor” dijo Georgina Arroyo, vicepresidenta de Edumag.

La situación argumentan ha llegado a casos extremos en los que algunos miembros del magisterio han tenido que salir de sus territorios de forma inmediata ante los casos reiterativos de intimidaciones de las cuales vienen siendo víctimas. “Hay docentes que son obligados a salir de sus territorios, ya que también están haciendo llamadas extorsivas, y nadie ante esta situación de llamadas intimidantes están tranquilos (…) tienen que garantizarnos a todos la seguridad para poder ejercer nuestra labor sin ningún tipo de temor” aseguró la líder sindical.

También podría gustarte