‘No hay ná’, el sabor ‘neotropical’ de Alea

Su extraño acento da cuenta de la mezcla cultural que lleva en su ser: nacida en Riohacha, La Guajira, donde creció; vivió en Medellín y actualmente está radicada en Nueva York, Estados Unidos, desde donde quiere mostrarle al mundo la novedosa propuesta musical en la que predomina la identidad Caribe.

‘No hay ná’ es la mejor forma que encontró Alea para contar sus experiencias en torno al amor, a ritmo de una fusión entre lo urbano con los sonidos tradicionales de su natal Colombia, así como de México y otros países de la zona; el realce del género femenino y las tradiciones folclóricas latinas son los grandes protagonistas en esta apuesta.

Particularmente, este sencillo está dedicado al reto actual de encontrar amores genuinos, que no destruyan y permitan el crecimiento en pareja; la letra fue compuesta partiendo de qué es lo que la artista quiere para su vida en materia Cupido, tras intentos fallidos que dejaron vacíos.

De hecho, el video oficial de ‘No hay ná’, dirigido por Henry Burgos en Barranquilla y disponible en YouTube, muestra a una mujer que vive un verdadero suplicio por encontrar un amor real.

“Habla del amor propio básicamente, esas relaciones pasajeras que al final te dejan con nada y que en un momento, empiezas a buscar qué significa el amor para ti; de qué manera lo quieres y cómo lo vas a conseguir. Hoy en día no es tan fácil conocer gente; me pasó dos veces que estaba toda enamorada, pero entendí cómo era el amor, y dije ‘yo tampoco me voy a enamorar’… no funcionaba, porque al final uno lo que quiere es que lo quiera, querer y que sean sinceros”, contó Alea a HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

A la historia, la cantante añade en tono divertido, que un día se dio cuenta que sí es posible y hoy, se encuentra muy bien; admite que aprendí a decir no, a buscar el amor que quiere y está feliz en una relación.

Con una versatilidad melódica y lírica, Alea quiere ser una abanderada –no solo con ‘No hay ná’, sino con su trabajo musical- del respeto, el amor, el feminismo y el empoderamiento de las comunidades latinas residentes en Norteamérica, especialmente desde lo que vive y ve como inmigrante en ‘La Gran Manzana’, como punto donde converge el mundo.

Justamente, su visión musical está basada en un ensamble entre la cumbia, el vallenato y las rancheras con jazz y el landó afroperuano, dándole vida a una creación denominada “etnofuturista y neotropical” con la que está dispuesta a conquistar los corazones y oídos neoyorquinos, latinoamericanos y mundiales.

“Quiero dejarle a mis seguidores un mensaje de libertad, sobre tener las cosas un poco más claras. Siento que los límites se empiezan a poner borrosos en cuanto a lo que quieres para ti, gastar tu tiempo, las reglas…. Quiero escribir cosas que despierten las ganas de luchar por lo que te da sentido a donde pertenezcas”.

Este mestizaje musical, ‘No hay ná’ se produjo bajo la orientación del mexicano Sinuhé Padilla-Isunza y cuenta con la participación de otros reconocidos exponentes como el argentino Franco Pina y George Sáenz.

“Ha sido una lucha especialmente con el público colombiano, siento que les cuesta ver estas otras cosas y quererlo escuchar. Esa es la parte más complicada, pero dentro de todo eso, aquí en Estados Unidos nos recibe muy bien donde llegamos, pero es difícil promover el proyecto para explicarlo y acudo a lo más sencillo: es música sensible, con alma y corazón”, manifestó respecto a la acogida.

Alea se reparte entre Colombia, México y Estados Unidos, países que han recibido su producto y prepara gira musical en los próximos meses; por ahora, sigue trabajando en su sencillo ‘Inspírame madre’, que ya pronto lanzará, así como en su álbum que estrenará en 2020.

También podría gustarte