Gobierno podría reanudar fumigaciones con glifosato

En manos del Consejo Nacional de Estupefacientes quedó la decisión de reanudar la aspersión aérea con glifosato basándose en la sentencia T-236 de 2017. Así lo determinó la Corte Constitucional al pronunciarse sobre la mencionada sentencia pero haciendo precisión sobre sus alcances, evidenciando que el principio de precaución para la fumigación aérea de narcocultivos no es absoluto como venía interpretándose.

De hecho la Corte trae a cuenta la motivación de la dicha sentencia según la cual  para el caso de la fumigación “no equivale a demostrar por una parte que existe certeza absoluta e incuestionable sobre la ausencia de daño. Tampoco equivale a establecer que la ausencia de daño es absoluta o que la actividad no plantea ningún riesgo en absoluto”

En esa dirección si el Consejo Nacional de Estupefacientes decide reanudar las fumigaciones aéreas con glifosato “deberá considerar y ponderar toda la evidencia científica y técnica disponible en lo que se refiere por un lado en la minimización de los riesgos para la salud y el medio ambiente y por otro a la solución del problema de las drogas ilícitas conforme a los instrumentos de política pública”.

Es decir que la responsabilidad recae directamente en el Gobierno y el Consejo Nacional de Estupefacientes, haciendo la ponderación correspondiente. Lo cual indica que eventualmente podría reanudarse la fumigación en determinados lugares, con alertas previas y las respectivas evaluaciones, acorde con lo que pueda decidirse en el mencionado Consejo.

Así mismo la Corte enfatiza que se debe tener en cuenta el punto No.4 dela cuerdo de La Habana, que en la parte pertinente dice así mismo que “en los casos en los que no haya acuerdo con las comunidades, el Gobierno procederá a la erradicación de los cultivos de uso ilícito, priorizando la erradicación manual donde sea posible, teniendo en cuenta el respeto por los derechos humanos, el medio ambiente, la salud y el buen vivir. El Gobierno, de no ser posible la sustitución, no renuncia a los instrumentos que crea más efectivos, incluyendo la aspersión, para garantizar la erradicación de los cultivos de uso ilícito”

También podría gustarte