Los ‘temibles’ Alpes llegan al Tour

391

Los favoritos a ganar el Tour de Francia afrontan tres días terribles, a partir de hoy  en los Alpes, un tríptico de una dificultad extrema que llevará a los corredores al desafío de encontrar el buen equilibrio entre la gestión y la audacia para atacar el triunfo final.

Hoy: cuatro ascensiones, entre ellas el Col de Vars, el Izoard y el Galibier, con una altitud superior a los 2.000 metros. Viernes: cinco subidas entre Saint-Jean-de-Maurienne y Tignes, con el mítico Iseran, punto más alto el Tour con 2.770 metros.

Y el sábado: tres ascensiones, con una última interminable (33,4 km), que guiará a los últimos aspirantes a la victoria final a lo alto de Val Thorens y decidirá el nombre del vencedor de la prueba.

“Es una subida horrible, creo que la clasificación general que habrá antes de esta etapa no querrá decir gran cosa”, respecto a la que habrá después de esa jornada, aseguró el holandés Steven Kruijswijk, tercero en la actualidad.

El líder del Jumbo se refiere a la última dificultad de los Alpes, que los ciclistas afrontarán tras tres semanas de durísima carrera, con la posibilidad de perder todo lo logrado en caso de ‘pájara’.

‘TENER UNA RESERVA’

“Bajones de rendimiento, estoy seguro que habrá en esta etapa”, señaló Julien Jurdie, director deportivo del AG2R La Mondiale.

“El que sea capaz de gestionarse, sin ser necesariamente extraordinario, pero con un muy buen nivel, tendrá grandes opciones de tomar bastante tiempo sobre muchos adversarios”, añadió.

¿Qué estrategia se puede adoptar para lograrlo? “Se puede elegir una táctica de gestión del potencial sobre tres días, ir los tres días al límite es imposible para el nivel de recuperación”, señaló Frédéric Grappe, director de rendimiento del Groupama-FDJ, formación de Thibaut Pinot, cuarto clasificado y el más brillante del pelotón en la montaña.

“En la salida de Embrun el jueves, los mejores no estarán en la óptica de una etapa de montaña, tendrán en la cabeza que tienen tres por delante. Inconscientemente sus organismos tendrán una especie de reserva”, detalló.

TERRITORIO DE ESCALADORES

¿Se puede dar una tregua, al menos en una etapa, debido a la fatiga generalizada? “Puede haber una ronda de observación”, estimó Yvon Madiot, director deportivo del equipo Groupama.

“Pero no lo tengo claro, hay varios equipos que van a la caza (del maillot amarillo Julian Alaphilippe), como nosotros. No se puede esperar mucho”, añadió.

Al contrario de los Pirineos, donde solo se disputaron dos etapas de montaña consecutivas (tras una contrarreloj), los Alpes cuentan con tres, en un momento más avanzado de la prueba, por lo que son más peligrosos.

“Los verdaderos escaladores no son los capaces de subir muy rápido un gran puerto, son los que pueden encadenar numerosos puertos con la misma eficacia motriz”, señaló Grappe.

Los corredores saben lo que tienen por delante. Alaphilippe ha insistido en que “lo más duro está por llegar” y que, a pesar de su minuto y medio de ventaja con Geraint Thomas, su maillot amarillo “cuelga de un hilo”.

Thomas, por su parte, lo confirma. “Se gana una gran vuelta gestionando el esfuerzo”, dijo el galés de 33 años.

También podría gustarte