Buscan a violador de niña campesina en Ocaña

Una niña campesina, de 12 años, fue víctima de acceso carnal violento cuando regresaba a su casa en la vereda Las Liscas, zona rural de Ocaña.

La menor, que cursa sexto grado, caminaba por el sector Las Peñitas, parte baja, donde fue abordada por un sujeto. Al percatarse de la presencia del violador comenzó a correr, pero tropezó y cayó.

La situación fue aprovechada por el abusador para golpearla ya que puso resistencia y procedió a cometer el hecho delincuencial.

La estudiante como pudo llegó hasta la vivienda de su madre, quien de inmediato la trasladó a la sala de urgencias del hospital regional Emiro Quintero Cañizares en donde recibe la atención correspondiente.

Una vez conocido el hecho, profesores de la menor hicieron el acompañamiento y denunciaron el caso ante las autoridades que adelantan las investigaciones.

La Unidad Básica del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses realizará los exámenes correspondientes para que la Fiscalía avance en las pesquisas y dar con el paradero del responsable.

Por ahora, el caso se encuentra en manos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que adelanta un proceso administrativo de restablecimiento de derechos de la menor donde se establecen medidas de ubicación y protección. Además, del tratamiento sicológico para mitigar los efectos de esa acción delincuencial.

Las autoridades también indagan el porqué la menor de edad iba sola por esa zona apartada. Además, del servicio de transporte escolar que debe ser suministrado a esa población.

Según se conoció, por dicho lugar deambulan muchos drogadictos.

La Policía coordina con la Sijín la recolección de las pruebas y se espera el dictamen de Medicina Legal, además de la entrevista a la menor para avanzar con la investigación.

Según los pobladores, esta es la primera vez que ocurre un hecho de esa naturaleza con una niña campesina en Ocaña. El responsable podría enfrentar una pena de 25 años de prisión, sin ningún beneficio por tratarse de una menor de edad.

CÚCUTA (La Opinión).

También podría gustarte