Estas son las cifras de la discapacidad laboral en el país

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hay cerca de 1.000 millones de personas en situación de discapacidad, eso quiere decir el 15 % de la población. De ese número, el 80 % es mano de obra en capacidad de trabajar. Y ante falsas creencias, suele restringirse su ingreso a un empleo por barreras actitudinales y físicas. Sin embargo, dice la OIT, es importante que se generen las políticas y espacios para darle más oferta laboral a estas personas.

“Al centrarse en las habilidades más que en los estereotipos, las empresas pueden aprovechar el talento frecuentemente inexplotado de las personas con discapacidad. Las distintas habilidades, puntos de vista y capacidades tienen efectos positivos diversos en las empresas”, dijo el organismo a través del informe Guía para empresas sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Colombia no es ajena a esta realidad. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) y el Ministerio de Salud, al cierre de 2018 eran 1,44 millones de personas en esa condición las que habitaban en el país. Dice el Ministerio que si bien no hay una cifra exacta, ese número sale del Registro de Localización y Caracterización de Personas con Discapacidad (Rlcpd).

Condiciones igualitarias

Para Sergio Soto, director de Fenalco Antioquia, el segmento tiene oportunidad de darle una vinculación laboral y formal a las personas que cuentan o con movilidad reducida, o con algún tipo de condición cognitiva. “Es una mano de obra calificada, que puede encontrar en ese segmento la oportunidad para aumentar los índices de formalidad laboral”, dijo el directivo.

Uno de los retos más importantes está en saber cómo brindar condiciones de trabajo dignas. En ese sentido, la OIT también ha llamado a que tanto gobiernos locales, como empresas generen espacios físicos adecuados y el evitar la discriminación positiva.

De acuerdo con el Dane y el MinSalud, tan sólo el 10 % de la población con discapacidad que trabaja (165.331 personas) tiene un contrato a término indefinido, 6 % cuenta con una vinculación laboral a término fijo, 13 % no especificó su condición contractual y un 71 % lo hace sin contrato (ver ¿Qué sigue?).

¿Qué beneficios hay?

De ahí parte la necesidad de que en Colombia, como media para incentivar la generación de empleo para este grupo de personas, exista la reducción de impuestos a empresas que les contraten. Por ejemplo, la Ley 361 de 1997 contempla una deducción en el impuesto de renta hasta del 200 % de aquellos salarios y obligaciones que se paguen, así como la disminución hasta de un 50 % en el número de aprendices a vincular.

También existe la posibilidad, a través del Decreto 392 de 2018, que aquellas personas jurídicas que busquen contratar con el Estado y garanticen la inclusión de personas en discapacidad dentro de su fuerza laboral podrán obtener 1 % de beneficio en el pliego de peticiones para quedarse con la adjudicación del contrato.

Recientemente, Jairo Clopatofsky, consejero presidencial para la discapacidad, aseguró que se estudia aplicar una excención tributaria para las empresas que contribuyan a generar 12.000 plazas de trabajo para esa población.

Para Iván Jaramillo, miembro del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, el país tiene una serie de iniciativas que pueden ayudar a mejorar las condiciones laborales de estas personas, pero aún falta legislar y generar conciencia sobre cómo esta población también puede ser un jugador importante en la generación de competitividad empresarial.

Si bien la inclusión no debe ser vista sólo en términos de beneficios económicos para las empresas, sino centrarse en la preocupación por entender que esa fuerza laboral es calificada, datos del Pacto de Productividad estiman que el beneficio económico para una compañía puede llegar a ser hasta de 8 millones de pesos por año, por cada trabajador en condición de discapacidad que tenga como pago un salario mínimo legal vigente.

 

El Colombiano

También podría gustarte