Se cumplen ocho años de la muerte del gran Joe Arroyo

Sus canciones siguen sonando y hacen bailar a los colombianos en las fiestas familiares.

A sus 14 años Álvaro José Arroyo González llegó a la capital del Atlántico, lugar que lo acogió como hijo adoptivo y lo ayudó a resurgir en la música. Es por eso que el Joe Arroyo quiso quedarse en Barranquilla denominándola como su patria chiquita.

Un 26 de julio de 2011 se apagó la voz de Joe Arroyo, en una clínica del norte de Barranquilla, tras sufrir un paro cardiorrespiratorio por problemas de salud que lo aquejaban constantemente.

Este viernes se cumplen ocho años de fallecido del cantautor cartagenero y en la ciudad de Barranquilla, su segundo hogar, diferentes estaderos de salsa rendirán tributo a Joe con sus canciones que fueron tendencia a nivel nacional y mundial.

Sus familiares y amigos realizan una misa para conmemorar el octavo aniversario de fallecido de Joe, y sus seguidores tienen previsto entonar sus canciones y poner flores  en la estatua representativa, ubicada en la calle 72 con carrera 46.

Todo este mes, las casas de cultura distritales han realizado conciertos en diferentes parques de Barranquilla y en el gran Malecón del río en tributo al cantande.

Eykol Arroyo, una de sus hijas, recordó a su padre como una gran persona.

“Era un melómano empedernido que estudiaba música de todas partes del mundo y fusionarlo con nuestros ritmos lo llevaron a ser uno de los cantautores más reconocidos. El legado musical está en el corazón de todas las personas”, dijo su hija.

Joe Arroyo murió a sus 55 años, fue ganador de varios congos de oro y súpercongos de oro del Carnaval de Barranquilla, además estuvo nominado a los premios Grammy Latinos y en 2011 entregaron el premio póstumo por su excelencia musical.

Fuente
Sistema Integrado de Información

También podría gustarte