Contralor le pone la ´lupa´ a recursos que recibirá Electricaribe

Ya en el pasado, la empresa se apropió de millonarios recursos cuya destinación final no fue para mejorar la prestación del servicio, sino para engrosar el bolsillo de ´delincuentes de cuello blanco´.

Para evitar sorpresas como las que nos dejaron los españoles antiguos dueños de la empresa Electricaribe que se robaron los recursos que el Estado les entregó a través de los fondos Prone y Foes, el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, invitó a la Universidad Autónoma del Caribe y a los 8 departamentos de la región Caribe  a promover, con el apoyo de este organismo de control, la conformación de Veedurías Especializadas para hacer seguimiento a los recursos que entrarán a esta empresa y sus próximos operadores, con la aplicación de los artículos del Plan de Desarrollo que le dieron lo que se ha llamado un “salvamento financiero”.

El jefe del organismo de control consideró necesario hacer un seguimiento en línea y en tiempo real para que esos recursos lleguen efectivamente a cada uno de estos departamentos.

“Nuestra preocupación es que no vuelva a presentarse el mal manejo de los recursos del PRONE y del FOES, donde presuntamente dichos recursos en un 99% fueron a la empresa y en 1% terminaron en los usuarios”, señaló.

Insistió en que se necesita una gran presión social a fin de  verificar que los recursos vayan a los más de 54 mil kilómetros de redes que se necesitan y, que además, el servicio eléctrico llegue a quien realmente lo necesita.

En su oportunidad,  el entonces contralor general, Edgardo Maya, anunció la apertura del juicio de responsabilidad fiscal. En aquella ocasión el contralor general, Edgardo Maya, aseguró que el presunto detrimento patrimonial por 78.000 millones de pesos en Electricaribe, por un posible uso indebido de recursos destinados para los pobres, es solo el inicio de lo que se viene. Calcula que el desfalco podría ascender a 200.000 millones de pesos.

´Nosotros consideramos en nuestros cálculos que son más de 200.000 millones de pesos, porque se va a verificar desde los años desde 2010 a 2014. (…) Los 78.000 millones son el comienzo de 2015 y 2016. Ahora vamos a mirar 2010, 11, 12, 13 y 14. O sea, son cinco años. Entonces calculamos que se sube a unos 200.000 millones de pesos”, dijo.

Para Maya, Electricaribe incumplió con las normas legales y, por eso, procederán a la apertura del juicio de responsabilidad fiscal.

La presunta desviación que habría realizado la empresa Electricaribe de los recursos provenientes del subsidio otorgado por el Fondo de Energía Social (FOES), con el propósito de disminuir sus niveles de pérdidas, ascenderían a más de $200.000 millones, aseguró el contralor general de la Nación, Edgardo Maya Villazón, quien además anunció la apertura de juicio de responsabilidad fiscal a los encargados del uso de estos dineros.

El exfuncionario sostuvo en su momento que el primer hallazgo revelado indica que la empresa utilizó más de $78.500 millones que le giró el Gobierno para subsidiar a unos 600 mil usuarios, en un objeto totalmente distinto y presuntamente ilegal, y que esto solamente correspondería a los años 2015 y 2016, por lo que se espera los resultados de las auditorías que se realizan del 2010 al 2014.

“Este es un tema de falta de cumplimiento de las normas legales y esto origina un daño fiscal y vamos a proceder a la apertura de un juicio de responsabilidad fiscal”, indicó el contralor quien destacó que se trata de recursos públicos que debían usarse para aliviar el costo de la tarifa del servicio de energía de la población más pobre.

La Contraloría General de la República también descubrió que la empresa Electricaribe utilizó cerca de 78.500 millones de pesos, que giró el Gobierno Nacional para el subsidio de más de 600.000 usuarios, para disminuir las pérdidas que se habían generado en la compañía.

Según informó la Contraloría, el hallazgo se dio tras la auditoria del ente de control a la compañía, luego de analizar un promedio de 800.000 facturas mensuales expedidas entre 2015 y 2016, que en total representaron 19 millones de facturas revisadas, encontrando irregularidades en 16 millones.

 “Los 78.500 millones de pesos que empleó la empresa con el objeto de disminuir sus pérdidas provienen del subsidio otorgado por el Fondo de Energía Social (FOES), que deben ir destinados para aliviar al pago de la factura de energía de los usuarios de estratos 1 y 2”, resaltó la entidad.

La Contraloría señaló que este dinero se utilizó con un objeto totalmente distinto y presuntamente ilegal, debido a que esta cifra corresponde al 99 % de los beneficios del FOES que debieron recibir los usuarios que hacen parte de la población más pobre de los siete departamentos de la costa Atlántica.

 “La Contraloría calculó que mensualmente la empresa Electricaribe afectó entre el 64 % y el 80 % de la facturación de estas, porcentaje equivalente a cerca de 600 mil usuarios mensuales”, por eso la entidad trasladará este hallazgo a la Fiscalía y a la Procuraduría General de la Nación, para que investiguen.

El principal objetivo del FOES es subsidiar a los usuarios con menor capacidad económica para disminuir el valor del pago del servicio hasta su consumo de subsistencia. Entre 2015 y 2016, según cálculos de la contraloría, el valor del subsidio girado por el Ministerio de Minas y Energía fue de 46 pesos por cada kWh.

En el informe de la auditoria a Electricaribe, durante los años 2015 y 2016, el ente de control aseguró que la compañía “desconoció la esencia del subsidio, que es aminorar el valor de la obligación a cargo del usuario en su factura y a cambio los destinó a disminuir pérdidas.

También podría gustarte