Santa Marta dijo NO más crímenes de líderes sociales

939

POR
LAURA
BUJATO CUAO

Los samarios se solidarizaron con los líderes sociales y también dijo NO más asesinatos de estos dirigentes.

De acuerdo con el último boletín emitido por Sistema de Información Sobre Agresiones Contra Personas Defensoras de Derechos Humanos en Colombia, Siaddhh, para el primer trimestre comprendido entre enero y marzo del presente año, el programa Somos Defensores, registró 245 agresiones individuales, representadas en asesinatos, atentados, amenazas, judicializaciones y robo de información sensible, estas acciones, que claramente vulneraron o pusieron en riesgo la vida y la integridad de las personas dedicadas a algún tipo de liderazgo social.

De acuerdo con el informe del programa Somos Defensores, estas situaciones se ven reflejadas en la obstaculicen de la defensa y la promoción de los derechos humanos en Colombia.

Asimismo, el boletín trimestral mostró que de estos 245 casos, 87 de ellos, es decir, el 35% se presentaron en el mes de enero; 115 casos equivalentes al 47% en el mes de febrero y 43 casos correspondientes al 18% en el mes de marzo. En comparación con el mismo periodo del año 2018 el Siaddhh registró un incremento del 66% de las agresiones, puesto que en el 2018 se presentaron 147 casos de agresiones individuales.

Al separar las agresiones por género se la información reveló que 69% de esas agresiones ocurrieron contra hombres y el 31% restante contra mujeres.

No  obstante para el segundo trimestre las cifras de líderes sociales amenazados han aumentado, Según la Defensoría del Pueblo, entre el primero de enero de 2016 y el 28 de febrero de 2019 han apago la vida de  462 líderes sociales en el país. Sin duda, un número alarmante y a la que habría que sumar por lo menos otras 20 muertes, que se han dado a conocer después de esa fecha; los cerca de 983 líderes amenazados o los atentados y ataques directos, resultando así cerca de 1.500 líderes sociales vulnerados o con riesgo de perder sus vidas.

Frente a esto, Alberto Brunoni, Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, manifestó, “la situación de defensores y defensoras de derechos humanos en Colombia es obviamente como todos sabemos muy preocupante de 7 líderes o líderes asesinados en pocos días de los primeros días del año es una preocupación, sobre todo porque en el país hay cerca de cuatro millones de personas vinculadas al liderazgo comunal, cerca de ocho millones de víctimas reconocidas como tal y una serie de organizaciones de personas que así no tengan formalización a través de una organización hacer defensa de los derechos humanos”.

MARCHA A FAVOR DE LA VIDA

Por todo lo anterior, la consigna para el pasado viernes fue declararse a favor de la vida y esto se hizo a través de la convocatoria liderada por el movimiento ‘Defendamos la Paz’ de una marcha a nivel nacional e internacional en el que 80 ciudades de Colombia y el mundo se unieron para clamar por la vida de estas personas defensoras de los derechos humanos.

En el caso de Santa Marta, la concentración comenzó en horas de la mañana en el Parque Bolívar y estuvo dirigido por miembros de organizaciones cívicas y representantes de asociaciones de derechos humanos, así como también

“Detengan el asesinato de líderes sociales”, “Defendemos la vida, caminamos por la paz. Ni uno más”, fueron algunas de las arengas entonadas por cientos de colombianos que también se tomaron las calles de ciudades del mundo como Bruselas, Berlín, Dubái, París, Londres y Madrid.

En la capital del Magdalena la actividad se desarrolló desde las 11:00 de la mañana tras la llegada de cerca de 500 personas desde diversos puntos de la ciudad y el departamento, quienes portaron pancartas alusivas a la paz, la protección de los líderes sociales y la vida.

Cientos de líderes samarios y magdalenenses se sumaron a este platón por la vida y los derechos humanos, entre ellos Yunia Cecilia Palacio Cuestas, directora ejecutiva de la UnidadAfro en Santa Marta y líder social desde hace muchos años en la ciudad, “estamos alzando la voz para que no nos maten mása nuestras gente, necesitamos un país justo, respetable y respetado, necesitamos vivir una vida en paz que nos dejen levantar la voz, que nos dejen vivir y que nos dejen defender nuestros derechos. No puede ser posible que todos los líderes que se atrevan a hacer algo por el pueblo sean asesinados, es una cosa que está a la vista de todo el pueblo y no podemos permanecer insensible frente a esto, no podemos ser insensible ante la muerte de tantos hombres, mujeres, indígenas, afros, profesionales, personas del común, están asesinándonos, porque estamos pensando y al pensar estamos levantando la voz”.

Aunque han sido víctimas de intimidaciones, la UnidadAfro a través de su directora ejecutiva manifestó que, pese a todo, no tienen miedo de levantar sus voces, lo seguirá haciendo porque es su manera de contribuir con el cambio en la sociedad.

Sin embargo, si bien desde hace muchos años han estado peleando por el respeto de y los derechos de los samarios y colombianos, aseguró que en ningún momento han recibido ningún tipo de protección por el Estado.

Jesús Castrillón, representante del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Carbón, Sintracarbón, expresó su sentir al manifestar qué: “nosotros nos vinculamos porque quizás los sindicatos han sido uno de los más golpeados por la muerte de líderes sociales durante muchos años”.

Lo anterior, lo confirma la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, quien advirtió en los últimos 46 años han sido asesinados más de 3.100 sindicalistas en Colombia; tras esta cifra la entidad catalogó al país como el más peligroso para ejercer el sindicalismo.

Por otro lado, entre las asistentes se destacó la presencia de Diana Viveros, antigua Secretaría de Cultura del Distrito y quien ha sido tocada de cerca por la desgracia de la pérdida de una vida en su núcleo familiar, “ El padre de mis esposo Ricardo Villa Salcedo, fue asesinado en el año de 1993 por grupos paramilitares; él fue un líder muy importante de izquierda que le aportó mucho a Santa Marta y el Magdalena, fue senador, dirigente político,  por eso nuestra familia siempre ha estado en las causas sociales y estamos aquí con las convergencias ciudadanas, los diferentes movimientos sociales y políticos que están en total rechazo  a las muertes que han ocurrido con nuestros líderes políticos”.

En este sentido, también agregó qué: “Hoy estamos reunidos aquí, unidos en el Parque Bolívar, somos cada una de la víctimas a las que se les ha apagado la su vida, que se les ha acabado con la memoria histórica de estas personas que le han aportado a la lucha y a la transformación social de nuestro país y que han defendido los derechos de nuestros colombianos tanto en el campo como en la ciudad”.

Por su parte, el promotor comunitario de la Gestión Ambiental del Riesgo y el Desastre y líder comunitario, Orlando José López, aseguró que su presencia en el plantón representa a los cientos de campesinos de Santa Marta y el Magdalena, “no estamos armados, solo nos armamos con papeles ye estoy aquí para pedir, no más muertes a los líderes.

El representante de la corriente ‘Defendamos la Paz’ en Santa Marta, Ricardo Villa, quien además pertenece al Movimiento Nacional de Victimas de Crímenesde Estado y es fiel defensor de los derechos humanos tras la muerte de su padre y líder social, entregó un emotivo mensaje no solo a los samarios, sino a todos los colombianos.

“No es posible que después de la firma del acuerdo de paz hayan matado a más de 830 personas y encima después se convoque una marcha como esta, por la muerte violenta de 12 líderes sociales, (…) una marcha que se convoca después de la muerte de María Hurtado, quien fue asesinada frente a su hijo, y noes posible que nosotros los colombianos en este día estemos pidiendo que cese la violencia y no celebrando la paz que debería existir para todos”, expuso Villa.

LÍDERES EN EL MAGDALENA

A los samarios hoy nos enlutan decena de muertes violentas a líderes y lideresas de la ciudad, entre las que se destaca el crimen a Maritza Quiroz a principios de este 2019, una mujer afrodescendiente, guerrera, víctima de desplazamiento por la guerra y suplente de la Mesa de Víctimas de Santa Marta, quien dejo huérfana a cuatro hijos tras ser acribillada en su residencia en el Barrio Bonda.

Luis Joaquín Trujillo, Presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda quebrada del Sol ubicada en el corregimiento de Guachaca Santa Marta, a quien desconocidos le dispararon en repetidas ocasiones, acabando así con su vida y su incansable lucha por el pueblo colombiano.

Yoryanis Isabel Bernal, era una mujer de 43 años, lideresa de la comunidad indígena Wiwa, perteneciente a la Organización Golkushe, que representaba a las mujeres de esta comunidad en temas de Derechos Humanos, fue asesinada por hombres en moto, de una bala en la frente.

Como los anteriores, cientos de personas continúan siendo asesinadas, no solo en Santa Marta si no en todo el país, por tal motivo la actividad desarrollada el viernes pasado movió a cerca de 500 samarios quienes con actos simbólicos en el que líderes y familia de líderes asesinados levantaron sus voces al son del eslogan “Santa Marta defiende la Paz”.

“Para nosotros la garantía de los defensores es importante para concretar la paz, no podemos hablar de paz, ni crear que la paz es posible, si quienes defienden la vida quienes defiende los derechos de la vida, del pueblo, de la gente, de la restitución de tierra y el territorio, son asesinados en sus casas, en frente de sus hijos, digamos que este es un grito y un llamado de atención para que la paz sea real y la paz es una realidad mientras se garanticen la vida de quienes defendemos los derechos humanos”, concluyó Annabell Zuñiga, abogada y defensora de los derechos humanos.

También podría gustarte