Por deficiencias de Essmar se rebosan las alcantarillas

El Centro Histórico, Bastidas, el sector del Mercado, Pescaíto, entre otros barrios de la ciudad, están en emergencia sanitaria por el derramamiento de las alcantarillas.

En plena fiesta del Mar la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta, Essmar, no ha podido atender los ríos de aguas ‘negras’ que recorren las calles de Santa Marta y algunos sectores de El Rodadero. Mientras tanto sigue la crisis por el desabastecimiento de agua.

Como un problema de nunca acabar sigue el colapso del sistema de alcantarillado y, según los líderes comunales en la ciudad, es por la falta de un adecuado mantenimiento de los desaguaderos por parte de Essmar.

Por lo anterior, a los turistas les ha tocado saltar charcos de aguas ‘negras’ porque el Centro Histórico colapsó las alcantarillas y, la empresa Essmar ‘brilla’por su ausencia.

“Nosotros ya no aguantamos los malos olores y estamos muy preocupados, no han venido hacerle el mantenimiento a las alcantarillas”, dijo un habitante de Santa Marta.

De igual forma, Juan Vargas, líder comunal de Bastidas, indicó que “en el barrio tenemos siete alcantarillas que están desbordadas, por lo tanto, las calles están llenas de aguas putrefactas”.

Los samarios están cansados de vivir con este problema de salubridad pública, soportando durante horas y días olores desagradables, enfermedades en la piel y un sin números de problemas que aquejan a los que habitan en este lugar. La comunidad exige una solución pronta a esta problemática y le hace un llamado a la Essmar para que brinde una solución a largo plazo.

La comunidad manifestó que “son unos verdaderos ríos de aguas negras, volcanes en erupción, son cuatro alcantarillas rebozadas que lo único que perjudican es a los comerciantes del sector solo fue un pequeño sereno lo que cayó en la ciudad y ya está completamente rebosado las alcantarillas” indicó un ciudadano.

Las putrefactas aguas no solo perjudican a los comerciantes quienes deben cerras sus locales comerciales o los transeúntes de la zona, sino también causan impacto en la salud de quienes tienen que ‘convivir’ con los malos olores.

El río formado por este rebosamiento de aguas servidas que cruzó por la carrera Quinta entre otras importantes avenidas y calles, lastimosamente debido a la gran cantidad de litros de agua derramados tuvo como destino final la Bahía de Santa Marta, contaminando uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad y que por estos días es visitado por miles de visitantes que han elegido a Santa Marta como su destino de vacaciones.

Asimismo, la falta del preciado líquido en los barrios de la ciudad es un problema de nunca acabar y, cuando llega la Fiesta del Mar es peor, debido a que la llegada masiva de turistas causa un mayor consumo.

Lo anterior, se da porque Essmar no implementó un adecuado plan de contingencia afectando a propios y visitantes, por lo tanto, exigen a esta empresa que tomen las acciones pertinentes de manera urgente.

También podría gustarte