Se les cayó el ´negocio´, ya no habrá conciliación para la Ruta del Sol II

2.306

Desde China, la ministra de Transporte, Angela Maria Orozco, anunció que no hubo un acuerdo con los Bancos para el pago de la deuda que dejó el llamado a liquidación de la Ruta del Sol S.A.S. Según la jefe de cartera, los acreedores y Odebrecht no aceptaron el acuerdo a causa de los intereses, que ascienden a $250 mil millones.

La sociedad (Ruta del Sol S.A.S) está compuesta por 4 inversionistas, constructora Odebrecht con un 25%, Odebrecht Latinvest Colombia S.A.S con el 37%, CSS Constructores SA, propiedad de Carlos Solarte (acusado por irregularidades en el contrato Tunjuelo Canoas) con un 4,99%, y Episol, filial de Corficolombiana (Grupo Aval), empresa que tuvo como presidente a José Elías Melo Acosta, procesado por el pago de sobornos para la adjudicación de la Ruta del Sol Tramo 2, con el 33%.

Los Bancos con los que se suma la deuda de $1,2 billones más los intereses son Itaú, Bancolombia, Davivienda, y el filial Grupo Aval (Banco de Occidente, Banco Popular, Banco de Bogotá y Banco AV Villas).

La Ministra señaló que las negociaciones no se dieron porque no hubo acuerdo sobre cómo y cuándo se pagaría, sin embargo “era una conciliación judicial dentro del marco de un tribunal de arbitramento, si se hubiese llegado a un acuerdo pasaba a concepto previo por la Procuraduría y luego a control de legalidad”.

A falta de conciliación, las partes deberán esperar la decisión de un tribunal de arbitramento, que deberá pronunciarse sobre el tema la próxima semana.

LOS GREMIOS REVIRAN

Los diferentes sectores de la producción en Colombia, representados por el Consejo Gremial Nacional (CGN), al respaldar las gestiones del Gobierno para preservar la confianza y la seguridad jurídica en el financiamiento de obras de infraestructura, hicieron un llamado para que se paguen las obligaciones a los terceros de buena fe que hacen parte de las iniciativas.

A través de un comunicado, el CGN señaló que teniendo en cuenta que las iniciativas de concesión se ejecutan con capital privado, el legislador y la jurisprudencia han establecido de forma clara que, cuando el Estado reciba un activo, como lo es una obra en la cual no ha invertido recursos, debe responder por ese activo y pagar para que se atiendan las obligaciones con los terceros de buena fe como son los empleados, proveedores y financiadores.

“Particularmente, frente a las entidades financieras que, por la naturaleza jurídica de los contratos de asociación público privada (APP), de buena fe han financiado la construcción de infraestructura pública, de acuerdo con la normatividad sobre contratación pública tienen derecho al reconocimiento y pago de tales dineros en razón de las obras recibidas”, precisó el Consejo Gremial.

El pronunciamiento se hace en momentos en que un tribunal de arbitramento alista su veredicto final sobre quién debe responder por los pagos pendientes a proveedores, empleados y bancos relacionados con el proyecto Ruta del Sol 2, cuyo contrato fue liquidado como consecuencia del escándalo protagonizado por la multinacional brasileña Odebrecht, no solo en Colombia sino en varios países de América Latina.

También recalca que la vinculación del capital privado en grandes proyectos hace parte del interés general, premisa que lleva a la necesidad de garantizar la estabilidad jurídica permitiendo que los financiadores e inversionistas cuenten con reglas claras y estables para invertir en el desarrollo, el establecimiento de sólidos controles que aseguren que todos los actores públicos y privados trabajen bajo principios de integridad y transparencia y de tener un entendimiento profundo del rol de cada uno de los actores; a fin de fomentar la generación de empleo y el crecimiento económico.

La comunicación fue firmada por los gremios Acolfa, ACM, Acopi, Acoplásticos, Analdex, Anato, Andi, Andesco, Asobancaria, Asocaña, Asocolflores, Asofiduciarias, Asofondos, Camacol, Cámara Colombiana de la Infraestructura, Colfecar, Confecámaras, Cotelco, Fasecolda, Fedegan, Fedepalma, Fenalco, Fenavi y la SAC.

También podría gustarte