David Char denuncia que su proceso no avanza en la JEP

408

El primer político con nexos con grupos paramilitares aceptado ante la Jurisdicción Especial para la Paz, David Char Navas, tiene su proceso en el congelador. O por lo menos así lo denuncia, porque desde que firmó su sometimiento no ha podido emprender el camino para reparar a las víctimas y prender el ventilador, conforme se desprende del acta en la que desglosó su aporte a la verdad y que fue fundamental para que el tribunal de paz se convenciera de su postulación.

El 30 de abril pasado la JEP informó de la decisión que se dio luego de que la Sección de Apelación revocó lo dispuesto en primera instancia por la Sala de Definición, que había rechazado el sometimiento a esa jurisdicción el 7 de mayo de 2018. Previo a esta fecha, los magistrados de la Sección de Apelación le pidieron reajuste de los requisitos, lo cual se hizo a satisfacción de los togados.

La Sala de Definición también le pidió ampliar su propuesta “para que expresara de forma clara, concreta y programada el aporte a la verdad plena, la justicia, la reparación y no repetición, ya que su contribución a la verdad debía comprender otros hechos no esclarecidos en la justicia ordinaria”.

Por eso desglosó ocho puntos entre los que se destacan la identificación de otros miembros del Congreso de la República, de quienes no tenga noticia la justicia ordinaria, que apoyaron el proyecto político y armado paramilitar entre los años 2002 a 2010. Información clave y valiosa que, sin duda, desataría un terremoto político de grandes dimensiones, más aún a tres meses de los comicios regionales.

Sin embargo, no ha sido escuchado pese a que pertenece a un emporio económico y político de tradición en la Costa y conoce, como pocos, los secretos del empresariado costeño y su relación con los grupos de autodefensas que delinquían en la región.

De hecho, hay una matriz de colaboración con 25 nombres que ya está en poder de la Jurisdicción. El tema es tan confidencial que el abogado Mauricio Pava Lugo, quien defiende a Char Navas, entregó a esa instancia un juego de claves que permiten acceder a la matriz.

Según la carta de entrega de estas contraseñas, junto con los nombres está “la respectiva información para contribuir con la verdad en el marco del proceso de paz, que consiste en una guía para la construcción del relato que se hará personalmente en las audiencias (…) la matriz fue objeto del adecuado tratamiento forense, esto es preservación y autenticación”.

Y, como si se tratara de un filme de espías, se adjuntó un disco compacto con archivos en formato PDF para acceder a los documentos, pero la clave para ingresar al documento solo se entregará de manera verbal y personalmente.

A LA ESPERA DE LA LIBERTAD

“Con la JEP se ha planteado un proceso de diálogo jurídico serio, objetivo e innovador, pero han sido más las indefiniciones planteadas que los avances logrados (…) creímos en esta justicia como un aporte a la paz del país, pero la JEP no cumple con los que están cumpliendo”, dice Pava Lugo, quien insiste en la libertad de su cliente.

El pasado 10 de julio fue radicada ante la JEP la solicitud de un cambio en la medida de aseguramiento para que Char, actualmente detenido en la penitenciaría La Picota, tenga el beneficio de una medida no privativa de la libertad. Para ello, el abogado le plantea al tribunal una serie de opciones frente a esta decisión.

Por ejemplo, propone vigilancia electrónica, la prohibición de la salida del país o de un ámbito territorial (sugieren a Barranquilla), la obligación de presentarse cada cierto tiempo ante la autoridad que designe la JEP y la prohibición de salir del lugar de residencia entre las 6:00 p.m. y las 6:00 a.m.

“No puede suceder que quien comparece a reconocer verdad –dice su abogado– tenga menos garantías que quien comparece a ser juzgado por la JEP”. Una clara alusión a exguerrilleros y miembros de las Fuerzas Militares que, pese a tener condenas en su contra, han recibido beneficios de libertad por parte de la Jurisdicción.

Char Navas iniste en su libertad aduciendo que solo de esta forma puede cumplir de mejor manera con su programa de reparación a las víctimas. En el acta suscrita señaló que destinará recursos para la compra de terrenos para la siembra de ají dulce y maíz cuyas cosechas serán comercializadas a través de la cadena de Supermercados Olímpica, propiedad de su familia.

Los beneficiarios de esta iniciativa serán las víctimas del conflicto escogidas por la propia JEP, dice el acta y agrega que el proyecto engloba la comercialización de los productos, que incluye recursos por cuatro meses, y gastos administrativos para un periodo de tres años y un presupuesto de $390.769.529.

Char les ha insistido a sus más cercanos que para comprar terrenos, asesorar cosechas, comercializar y aportar a la verdad debe moverse en la zona y consultar fuentes en la región, y que desde la cárcel eso no lo puede hacer.

Sus allegados también señalaron que “David añora la justicia ordinaria. En la justicia ordinaria no tendría que sacar plata de su patrimonio para reparar víctimas, no estaría obligado a aportar verdad sobre los nexos con el paramilitarismo y no renunciaría a participar en política”.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte