HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Afectan mi reputación sin escucharme: Álvaro Uribe

El expresidente y senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, publicó este lunes en su cuenta de Twitter 13 razones por las que considera que se está afectando su reputación sin escucharlo.

En un mensaje, en el que señala “mi indagatoria. Afectada mi reputación sin escucharme. Corte Suprema. Que se practiquen las pruebas y se publiquen todas las interceptaciones. Magistrados premiados en la JEP”, resume lo que ha pasado desde hace un año, alrededor del caso que investiga la Corte por presunta manipulación de testigos.

El primer punto que aborda tiene que ver con el llamado a indagatoria por este caso y cuestiona que “hace un año me llamaron a Indagatoria en un proceso del cual no tenía información. No me dieron la oportunidad de versión libre”.

Este caso está relacionado con una investigación por supuestos falsos testigos, en la que el expresidente deberá responder por los presuntos delitos de sobornos y fraude procesal.

En el segundo punto del mensaje, Uribe señala que ha buscado, “por dignidad y de acuerdo con la ley”, desmontar atentados contra su reputación y desmontar testimonios “manipulados y sobornados”.

Sobre este caso, hay que mencionar que el exparamilitar Juan Carlos Sierra Ramírez, conocido con el alias de “El Tuso” Sierra, dijo que tres congresistas lo habían buscado para que declarara contra el expresidente Uribe. Esos congresistas, según Sierra, eran Iván Cepeda, Piedad Córdoba y Rodrigo Lara.

Además, en el tercer punto, el senador señala que hace un año, durante la campaña presidencia, su línea telefónica fue “interceptada ilegalmente”. Esa interceptación, según los tiempos, se dio durante la Fiscalía General de Néstor Humberto Martínez. Lo planteado por Uribe tiene que ver con una orden de interceptación contra Nilton Córdoba, alrededor del Cartel de la Toga.

Asimismo, Uribe destaca que mientras transcurría la campaña “el magistrado dijo a varios periodistas que me iba a capturar”. Específicamente, Uribe se refiere al magistrado y entonces presidente de la Corte Suprema, José Luis Barceló.

Frente a lo planteado por Uribe, en torno a su posible captura, el magistrado, en declaraciones a La Fm, manifestó el 30 de septiembre del año pasado que “antes de tomar la determinación personas cercanas al expresidente Álvaro Uribe que son del Centro Democrático se contactaron conmigo para preguntar si era cierto que iban a capturar al senador y respondí que eso no era cierto y que no estaba sucediendo”.

De igual manera, Uribe indicó que el magistrado que lo investigaba filtró el expediente, “lo que aprovecharon para hacer publicaciones incompletas, editadas y difamantes de mi honra”. En este punto, hay que recordar que la interceptación había sido contra Nilton Córdoba, aunque con el número telefónico del senador Uribe.

En ese momento, la Corte indicó que “en efecto, tal y como se consignó en el auto del 1 de agosto del 2018, proferido en este radicado (52240), la línea 31750……. fue sometida a labores de control y monitoreo en la única instancia identificada en el sistema interno de registro con el número 51699, adelantada respecto del representante a la Cámara Nilton Córdoba y no del peticionario y aquí investigado”. Sobre este asunto, Córdoba en su momento negó que hubiera dado el número de Uribe, en vez de el suyo.

De igual manera, de acuerdo con un artículo de El Heraldo, el alto tribunal indicó que esa interceptación fue interpuesta por el magistrado Barceló, quien argumentó que ese número aparecía a nombre de Córdoba, pero que cuando se percató del error, ordenaron cancelar el monitoreo.

Además, el expresidente indicó que hace nueve meses denunció ante la Fiscalía al investigador que “me interceptó ilegalmente” quien, según Uribe, “ha declarado que informó oportunamente al magistrado auxiliar, que era su jefe, que la voz interceptada era la mía y no la del congresista Nilton Córdoba, bajo cuyo nombre ordenaron interceptar mi número”.

Por estas razones, el expresidente le pidió a la Corte practicar “las pruebas solicitadas, muchas de las cuales las pedí de tiempo atrás, cuando particulares me informaban sobre manipulaciones de testigos en mi contra”.

De igual manera, manifestó que en otro proceso de presuntos falsos testigos pidió infructuosamente “ser escuchado en versión libre”. El expresidente también le pidió a la Corte que publique 21.000 interceptaciones de sus llamadas y mensajes, que fueron “filtradas a malquerientes, es de mínima justicia con la opinión pública”.

En los últimos tres puntos, el expresidente aseguró que la “ilegalidad de las interceptaciones” es un tema importante, pero “mucho más importante es que no hay una sola palabra mía que viole la ley”. Aquí hay que recordar que hay unas grabaciones que presuntamente se desaparecieron y por las que el entonces director del CTI, Julián Quintana, deberá rendir indagatoria.

Sobre este caso, Quintana ha dicho que el software con el que se hacían las interceptaciones presentaba daños, lo que para él pudo generar que se borraran. En un indorme de Cable Noticias en el que citan a Quintana señala que “nunca, jamás favorecí al expresidente Álvaro Uribe Vélez ni a ninguna otra persona”, destacando que no recibió órdenes ni por voluntad propia cambió el contenido de las grabaciones o extravió algunas de ellas.

También cuestionó que dos magistrados auxiliares, que a su juicio han actuado en su contra, “con parcialidad, son hoy miembros de la JEP”. Se refiera el senador a Sandra Lucía Yepes e Iván Andrés Cortés, quienes se desempeñaron como exmagistrados auxiliares de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema, y que estuvieron adscritos al despacho del entonces magistrado Barceló.

Finaliza el comunicado destacando que “siempre dispuesto a dar la cara, a enfrentarlo todo”.

El Colombiano

También podría gustarte