Ejército Nacional 200 años de Honor y Gloria

1.163

Dos cientos años de historia, dos siglos de honor y gloria. Un Ejército avanzando por Colombia en una lucha legendaria por el pueblo.

Ha sido un Ejército que lo ha entregado todo por la libertad de Colombia.

El Ejército Nacional ha desarrollado una estrategia dinámica con el fin de adaptarse a los nuevos desafíos que se vienen presentando en la Institución, en el país y en el hemisferio. Estos exigen a los integrantes de la Fuerza superarse humana y profesionalmente, para lograr el crecimiento íntegro de la Institución. Por esta razón, se han preparado primero desde sus actuaciones naturales, guiadas por principios, valores y virtudes que caracterizan al soldado colombiano, y, a través de los años, por la formación brindada por la Institución, todo con el propósito de cumplir con la misión institucional, la cual se revela en la implementación de diferentes campañas que calan en el imaginario de todos los colombianos.

«Los héroes en Colombia sí existen» surgió en el año 2005, y ha sido una campaña fundamental de la Institución para dar a conocer el diario vivir de un soldado. Un héroe de carne y hueso, cuyo rostro podía repre­sentar a un hijo, esposo, padre, hermano o amigo, y, especialmente, un ser humano superior, que es capaz de dar su propia vida por la de cualquier colombiano. «Los héroes en Colombia sí existen» es nuestra marca, es la base de nuestro actuar. A partir del concepto de «héroes» surgen nuevas fases alineadas a la campaña. Una de ellas fue la estrategia de comunicación basada en el eslogan «Aunque no lo conoz­co, estoy dispuesto a dar la vida por usted», con este lema se generó mayor empatía con la población civil, porque se mostró que el Ejército está al servicio de los colombianos. Otra de las fases fue «Bicentenario», implementada durante la conmemoración de los del Grito de Independencia de 1810. Con ella se mostró la historia del Ejército desde la Campaña Libertadora hasta ese momento.

Paralelamente nació «Fe en la causa», que se dio a conocer en el año 2010, y se con­virtió en filosofía de vida dentro del Ejército. Su significado iba hacia la fuerza interior del soldado, aguerrido y enfocado en el cumplimiento de la misión asignada. Enfatizaba, además, en el fortalecimiento del liderazgo, la dimensión humana y espiritual, la vocación militar y la cultura institucional, teniendo en cuenta el comportamiento ético reflejado en el clima organizacional del Ejército. Con el fin de darle continuidad al concepto de héroes, surgió «Los héroes en Colombia están vestidos de honor», fase en la que se resaltó la actuación recta, honorable, ho­nesta e irreprochable del militar, hombres y mujeres de la Institución que forjan desde sus principios y valores los pilares de un héroe de la patria.

Seguido de esto y enmarcado en el proceso de transformación del Ejército Nacional, construido sobre la historia de cada uno de los integrantes de esta victoriosa Institución, nace una nueva fase: «Héroes Multimisión», con la que se dieron a conocer las múltiples capacidades que po­seen los soldados de la patria para cumplir su misión con Colombia. Hoy, luego de una gran trayectoria nace la Campaña Héroes Bicentenarios EJC avanzando por Colombia, que pretende resaltar y destacar la labor desarrollada a lo largo de la historia por hombres y mujeres que han entregado todo de sí en pro del pueblo colombiano. Son 200 años de existencia, de evolución y de victoria. Son 200 años que hoy nos dicen: Ejército de Colombia. 200 años avanzando por los colombianos.

“Son 200 años en los que Colombia ha necesitado de todo nuestro apoyo, compromiso, fuerza, honor y disciplina. Son 200 años en los que cada colombiano ha confiado en la valentía de nuestros soldados de tropa terrestre y aérea. 200 años que continúan marcando el sendero por la paz, la honestidad, la gloria yla fe contundente por un mejor país. Es momento de decirle a Colombia, aquí estamos y continuaremos avanzando por nuestras tierras, nuestros océanos, nuestros ríos y cielos. Siempre protegiendo los sueños de cada uno de los colombianos.

PRINCIPIOS

Los principios generales y normativos le im­ponen al Ejército el respeto y aplicación de la Constitución y la ley y, por lo tanto, de los DD. HH. y el DIH, y son consistentes con el significado atribuido a la Constitución, a lo que en ella se protege y a su poder vinculante sobre el Ejército. Así, se encuentran como principios:

Respeto por los DD. HH. y acatamiento del DIH: es una obligación el respeto y acatamiento de las normas y preceptos que rigen los DD.HH. y el DIH.

Respeto por la Constitución y la ley: acatar y aplicar la Constitución. Nuestra misión es defenderla y respetarla.

Honor militar: obligación que tiene el militar de obrar siempre en forma recta e irreprochable. Asumir con orgullo y respeto la investidura militar.

Disciplina: condición esencial para la existencia de la fuerza militar. Mandar y obedecer dentro de las atribuciones del superior y las obligaciones del subalterno.

Ética en todas las actuaciones: el com­portamiento militar se caracteriza por el ejercicio de la moral acompañada de los valores y virtudes militares.

Compromiso: decisión, motivación, deseo y responsabilidad de actuar conforme al juramento patrio.

Fe en la causa: fuerza interior que inspira a los integrantes del Ejército Nacional para lograr la victoria de manera irreprochable.

Persistencia en el empeño: fortaleza espiritual que nos conduce a perseverar para el logro de objetivos con grandeza y determinación.

VALORES

Son las convicciones profundas y superiores en las que se sustenta el actuar del sol­dado y de todos los miembros que conforman la Institución. Se reconocen por tales:

Respeto: profunda consideración por todas las personas y su dignidad, los compañeros superiores, por sí mismo y su familia.

Honestidad: actuar con decencia, decoro, compostura, honradez e integridad de acuerdo con su conciencia.

Lealtad: es hacia las personas, los supe­riores, compañeros y subalternos.

Valor: coraje y osadía para enfrentar los desafíos y retos que la misión impone, para reconocer los errores y decidirse a rectificar.

Prudencia: sabiduría práctica para ejecutar y tomar decisiones acertadas en diferentes situaciones.

 

Constancia: actitud y hábito permanente, sin interrupción, persistencia, tenacidad y perseverancia para obtener los objetivos.

Solidaridad: responder con acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida, la paz, el orden y la seguridad de la población.

Fidelidad: es hacia las instituciones, la patria, la familia, la Constitución y la ley.

Transparencia: honor y rectitud en las acciones que se emprenden por la patria, siendo impenetrables ante la corrupción y actuando según la ConstituciónNacional y la ley, bajo el lema: “La ética y la integridad me hacen transparente”.

Fe en la causa, como cultura institucional, es la fuerza interior para transformar las adversidades en triunfo, es creer en lo que se hace con plena convicción para lograr la victoria (entendida como el cumplimiento de la misión constitucional) de manera transparente y soportada en los principios, valores y la vocación de servicio, que se traduce en la esencia del militar. Es entregarse a la patria, al pueblo y al Ejército, bajo el entendimiento que el servicio es una de las formas más elevadas de compromiso que pueda tenerse, siempre en procura del bien común.

También podría gustarte