Federer derrotó a Nadal y se coronó campeón

252

En una pista muy rápida, Federer se deshizo de mallorquín de 31 años en 1 hora y 12 minutos.

 

El número 2 del mundo, el suizo Roger Federer, puso fin este domingo a la racha victoriosa de su gran rival, el número 1 español Rafa Nadal, al derrotarle (6-4, 6-3) en la final del Masters 1000 de Shanghai.

El suizo ganó así su sexto trofeo del año, rompiendo además una racha de 16 victorias consecutivas de Nadal, incluyendo las logradas para llevarse el Abierto de Estados Unidos y el Torneo de Pekín recientemente.

El suizo se mostró netamente superior en este duelo número 38 entre los dos gigantes del tenis, y el balance entre ambos refleja ahora un 23-15 favorable aún al español.
En una pista muy rápida, Federer se deshizo de mallorquín de 31 años en 1 hora y 12 minutos.

Para el tenista helvético fue el título 94 de su carrera. Este año llevó a sus vitrinas el Abierto de Australia y Wimbledon, más los Masters 1000 de Indian Wells y Miami, además del de Shanghai, y el Torneo de Halle.

Federer empató con Ivan Lendl como tenista más laureado desde 1968, sólo por detrás de Jimmy Connors (109 títulos).

Esta victoria le permite además albergar esperanzas de cerrar el año como número 1 del mundo, aunque Nadal cuenta aún con 1960 puntos de ventaja.

Restarán 3.000 en juego en los tres últimos torneos: Basilea (500), París (1000) y el Masters (1500). Pero si Federer mantiene su nivel y su espalda no le ocasiona más problemas puede aspirar a todo.

Tres años después del título de 2014, el suizo volvió a ganar en Shanghai. Este es su título 27º en un Masters 1000, una categoría de torneos cuyo récord ganador sigue en manos de Nadal y de Novak Djokovic, ambos con 30 trofeos.

El Torneo de Shanghai se disputó sobre superficie dura y reparte cerca de seis millones de dólares en premios (5.100.000 euros).

“Tengo menos temor de afrontar a Rafa de lo que pude tener en el pasado. Esto no quiere decir que tuviese un miedo atroz, pero perdí varias veces contra él, la mayor parte en tierra batida”, explicó el número 2 mundial, que firmó su quinta victoria consecutiva sobre Nadal, la cuarta este año.

“Continúo creyendo que si perdí la final de Wimbledon en 2008 (9-7 en el 5º set contra Nadal), fue como consecuencia de la paliza que me había dado antes en Roland Garros (6-1, 6-3, 6-0 en la final). Esto influyó en la pérdida de los dos primeros sets (en Wimbledon)”, añadió.

 

También podría gustarte