‘Cosas Prohibidas’, un diálogo entre lo cotidiano

355

El Colombiano Óscar Leone y la brasilera Dália Rosenthal, presentan la exhibición de temporada del Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo-Quinta de San Pedro Alejandrino. / MONTINER ALVIS

 

‘Cosas Prohibidas’ es la expresión artística de lo cotidiano entre dos mundos. El mundo del colombiano Óscar Leone y la brasilera, Dália Rosenthal, quienes presentaron este proyecto guiado por una  puesta en escena de acciones donde las pulsiones de vida y de muerte gobiernan la vida cotidiana de ambos mundos.

La exhibición que integra la programación del Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo-Quinta de San Pedro Alejandrino es el resultado de videos y fotografías que crean un diálogo dentro del espacio expositivo, fruto de la colaboración y la creación compartida entre los dos artistas.

 Sobre la exhibición, la curadora Stefannia Doria explica que como respuesta, se plantea lo prohibido como escenario de encuentro, en donde la historia se convierte en un entre geografías distantes en este caso lo son el Recóncavo Bahiano en Brasil, pasando por la amazonia hasta llegar al Caribe colombiano.

Las obras integran la perspectiva de escenarios diversos que tienen algo en común.

 

“Al mismo tiempo se hace una revisión visual de las pulsiones en las que la ancestralidad se manifiesta en el hombre como parte de su ADN, pasando de la muerte a la vida entre generaciones que sienten la necesidad de indagar ciertos comportamientos, adquiridos silenciosamente a modo información vetada para ellas”, explicó Doria.

 

LAS CONVERSACIONES ENTRE ÓSCAR Y DÁLIA

Por una parte, haciendo uso del recorrido y el reconocimiento, Óscar Leone cuestiona la relación naturaleza-hombre, asumiendo lo natural no a modo de una “cosa” inanimada, sino como un ente vivo con quien que debemos convivir de forma respetuosa. Así, la acción del artista y el cuerpo hacen contraste con el medio natural, procurando acentuar las diferencias, tomando como lenguaje el movimiento que lleva un rumbo cargado de signos que alimentan la imagen.

Entonces, dentro de la separación de madre naturaleza, hijo humano, la figura femenina pasa de sabia a “bruja” y sus conocimientos son desajustados por el ímpetu masculino y su afán por estandarizar los procesos. Con la idea de abrir el dialogo ante esta sabiduría, Dália Rosenthal establece un punto de conexión con ésta a partir de la paradoja de la desaparición. Más que un dialogo es una experiencia sensorial entre formulas y brebajes místicos de la botánica que por siglos curaron el cuerpo y el alma de la humanidad.

 Igualmente, la artista remueve entre el objeto y la interacción, las conexiones y nexos espirituales que trascienden en medio del afán por la uniformidad religiosa y el irrespeto por la diferencia; este acercamiento solo se logra por medio de las voces de comunidades que resistieron a episodios como la Inquisición, demostrando que la memoria de la identidad persiste ante los intentos de borrar su existencia.

La exposición Cosas Prohibidas integra la programación del Museo que es un evento apoyado por el Ministerio de Cultura – Programa Nacional de Concertación Cultural y la Alcaldía Distrital de Santa Marta.

 

También podría gustarte