Con firmas, Frank Pearl quiere suceder a Santos en la presidencia

294

Otro integrante de la mesa entre el Gobierno colombiano y las Farc se sumó al tren electoral. Frank Pearl, quien fue negociador plenipotenciario en los diálogos de paz y líder negociador con el Eln, hasta que lo reemplazó a Mauricio Rodríguez, decidió lanzar su candidatura por firmas.

‘Creemos’ es el nombre del movimiento con el que Pearl buscará recolectar 385.000 firmas de aquí a diciembre para aspirar a la Presidencia de la República.

El objetivo, dice el también exministro de Medio Ambiente (2011-2012), Alto Consejero Presidencial para la Reintegración Social y Económica (2006) y Alto Comisionado para la Paz (2009), es representar a una mayoría que no se siente representada por los partidos políticos tradicionales.

Frente al hecho de que ya casi una treintena de personajes nacionales estén aspirando al mismo cargo con la estrategia de las firmas, Pearl manifiesta que “hasta ahora ha habido muchos candidatos, pero pocas opciones”, ya que la mayoría están ligados a estructuras tradicionales de poder.

“La cosa se va a ir decantando. Hay políticos que están abusando del sistema de firmas, y Colombia está cansada de lo que hay”, expresó, y agregó que el país, en la discusión entre derecha e izquierda, debe tener como prioridad ir hacia adelante.

Su posición sobre la paz, ahora política, es que “el acuerdo firmado le sirva a la mayoría de los colombianos”, mientras su principal eje de campaña se acerca bastante al sector privado con el que trabajó por años antes de asumir cargos públicos.

“Queremos eliminar requisitos y que sea fácil hacer buenas empresas en Colombia: empresa unipersonal, familiar, mediana, grande. Queremos facilitar para que haya mucho más trabajo y empleo mejor pagado. Queremos formalizar la economía, y eso implica modernizar”, promete.

Pearl descarta que los colombianos piensen que su aspiración presidencial viene desde su trabajo en pro de la paz en el sector público, y confiesa que ese objetivo solo se lo trazó hace un par de meses, cuando intentaba poner en funcionamiento una fundación que permitiera montar una nueva forma de hacer política. El objetivo no siguió al ver el difícil panorama electoral por el que atravesaba el país. Colprensa.

También podría gustarte