Manuel Felipe Gutiérrez asumió como presidente de la ANI

432

Manuel Felipe Gutiérrez Torres, quien se venía desempeñando como viceministro de Infraestructura del Ministerio de Transporte, asumió como nuevo presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Entre sus principales retos está continuar trabajando en la reactivación y desarrollo de las Autopistas de Cuarta Generación (4G) y avanzar en la estructuración de nuevos proyectos de Alianza Público Privada (APP) para el país.

“Asumo este reto con gran responsabilidad y sentido de país. Seguiremos trabajando por conectar cada vez más y mejor a los colombianos, con equidad y legalidad”, manifestó Gutiérrez, quien enfatizó en fortalecer y continuar con la tarea de sacar adelante los proyectos que aún tienen dificultades.

El nuevo directivo es egresado de la Universidad de los Andes, donde también cursó su maestría en derecho; tiene amplia experiencia en el sector público y privado, y es experto en temas de infraestructura, en especial concesiones.

Ha sido profesor de derecho público en las universidades de los Andes, Javeriana y Sabana, y director del semillero de investigación en Contratación Estatal en la Universidad de los Andes. Además, fue miembro de la Secretaría Jurídica de la Comisión Presidencial de Infraestructura, asesor de la presidencia de la Agencia Nacional de Infraestructura, director del área de infraestructura en la firma Esguerra Barrera Arriaga, abogado asociado en Arrieta Mantilla y socio de Vali Consultores. }
}
Fue Director jurídico de Aleatica S.A.S. -brazo de inversión en Latam de IFM Investors-, antes de ingresar al Gobierno del presidente Iván Duque, donde ha trabajado bajo el liderazgo de la Vicepresidente de la República y la Ministra de Transporte en la reactivación de los proyectos 4G.

Entre sus principales logros profesionales se destacan el liderazgo del Cuarto de Reactivación Económica, espacio creado por el Gobierno Nacional para atender y solucionar de forma prioritaria los proyectos de infraestructura del país que tenían dificultades, así como la Gerencia de la Vía al Llano, luego de que un derrumbe de enormes proporciones en el kilómetro 58 obligó su cierre por cerca de 3 meses, trayendo consigo enormes complicaciones y desafíos para la región y el país.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte