En Bogotá inauguraron el primer punto de Desarrollo Naranja

565

El Distrito de Arte de San Felipe, ubicado en la localidad de Barrios Unidos de Bogotá, fue designado por el Distrito Capital como Área de Desarrollo Naranja (ADN), y reconocido por el Gobierno Nacional como primer Proyecto de Interés Nacional y Estratégico (PINE) de infraestructura naranja del país.

Tres escenarios del barrio San Felipe se convierten en íconos de este proyecto: el edificio de 11 pisos ‘Plura’, que unirá espacios residenciales y de trabajo para el sector creativo bajo la figura de ‘co-living’; una edificación que se convertirá en el primer Centro Cultural y Museo de Coleccionismo del país; y el parque La Araña.

El ADN San Felipe contará con 50 manzanas, distribuidas en 37 hectáreas destinadas al desarrollo de infraestructura y escenarios propicios para la creación, producción y comercialización de bienes y servicios culturales y creativos, y para la vivienda relacionada con nuevos estilos de vida que se enmarcan en el concepto: vida, trabajo y entretenimiento.

“Gracias a la articulación del Distrito y el sector privado, y a los incentivos y mecanismos creados por el Gobierno Nacional a través de la política de Economía Naranja y el Plan Nacional de Desarrollo, se pueden consolidar estos proyectos que benefician al sector creativo y promueven el desarrollo social y económico de los territorios. Con San Felipe avanzamos en nuestra meta de promover y consolidar Áreas de Desarrollo Naranja (ADN) en el país”, afirmó Carmen Inés Vásquez Camacho, ministra de Cultura.

Este proyecto es liderado por Coolture Investments y la Asociación San Felipe (ASANFE), una organización sin ánimo de lucro, constituida por empresas afines a la Economía Naranja que buscan crear un tejido empresarial idóneo y un modelo de gobernanza ejemplar que promueva la competitividad y el desarrollo local, a través del fortalecimiento de las industrias culturales y creativas.

Además de impulsar procesos de renovación urbana, las ADN permiten en ciertos casos transformar espacios no aprovechados o áreas deprimidas en nuevos motores de desarrollo económico, social y cultural para las ciudades.

De igual manera, incentivan la articulación con sectores como el hotelero, gastronómico, logístico, y de transporte, etc., que dinamizan la economía y la atracción de capital hacia esos territorios, y promueven mecanismos de articulación público- privada.

Según Juan Diego Ortiz, CEO de Coolture Investments y promotor del ADN San Felipe desde el sector privado, “las ADN se constituyen en una oportunidad para el sector cultural y creativo, y al mismo tiempo para el desarrollo de las ciudades”.

Los miembros de ASANFE esperan que el ADN San Felipe se convierta en un referente internacional como destino creativo, de esparcimiento y turismo. Su meta es alcanzar los 10.000 visitantes anuales en el 2022.

María Claudia López, secretaria de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá, afirma que “hoy existen 11 ADN identificadas en la capital y una guía orientadora que permitirá la réplica del modelo en otros territorios de la ciudad y en otras ciudades del país”.

La intención de las ADN es atraer a los turistas a través de una oferta cultural permanente. Existen ejemplos de este tipo de desarrollos en el mundo como Barracas (Buenos Aires), Wynwood (Miami), King´s Cross (London), Maboneng (Johannesburgo), Fo tan (Hong Kong), Surry Hills (Sydney), entre otros.

“Las ADN cuentan con incentivos económicos y normativos para su desarrollo. Tendrán acceso al incentivo tributario por inversiones en proyectos culturales creado en el Plan Nacional de Desarrollo, consistente en una deducción tributaria del 165 % sobre el valor de las inversiones”, afirmó Felipe Buitrago, viceministro de la Creatividad y la Economía Naranja.

Bogotá (Colprensa). 

También podría gustarte