Política tributaria y tres coletillas

509

Dentro de la avalancha de explicaciones que se han dado por estos días sobre el estallido de malestar que ha explotado en Chile, hay una que sobresale con mucha fuerza: el sistema tributario chileno favorece a los más pudientes, pero ha fracasado rotundamente en su misión de distribuir de mejor manera la riqueza y el ingreso nacional.

El crecimiento económico de Chile ha sido ejemplar dentro de la región, y los indicadores sociales (educación, pobreza, seguridad social) han mejorado: pero la estructura de distribución del ingreso y de la riqueza en el país austral es cada vez más insatisfactoria: los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres- aunque su nivel de ingreso haya mejorado- cada vez están más lejos del de los más privilegiados. Ha faltado, pues, una política fiscal más distributiva. Esta es la razón de fondo del malestar.

Como bien lo dijo Mauricio Cabrera en un artículo reciente: “en Chile, la pobreza ha disminuido pero la riqueza se ha concentrado aún más y la desigualdad ha aumentado. Por eso, las políticas para la equidad no pueden limitarse a mejorar los ingresos y el acceso a los servicios de los pobres, sino que deben disminuir la concentración de los ingresos y la riqueza” (Portafolio, octubre 28).

 Algo parecido sucede en Colombia. Estamos haciendo reformas tributarias, como la última que está nuevamente a consideración del Congreso, con la cual lo que se busca prioritariamente es bajar más y más los impuestos a quienes tienen más capacidad de pago, llenándolos de gabelas y privilegios. Pero prestándole poca atención a las medidas redistributivas que debe entrañar toda política tributaria moderna. Y dejando así desfinanciado el gasto social que es el que verdaderamente tiene capacidad redistributiva.

Por eso el recaudo tributario como proporción del PIB está a la baja en Colombia. Tenemos uno de los más insatisfactorios índices de recaudación de la región. Cada vez los tributos resultan más y más insuficientes para financiar el gasto social que es el que verdaderamente tiene capacidad redistributiva. Y documentos recientes como dl Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP) proyectan un ingreso tributario declinante para los próximos años.

La recomendación que trajo recientemente la OECD a Colombia, por boca de su director Ángel Gurría, no contribuye ciertamente a hacer más progresiva nuestra estructura tributaria: sugirió nada menos que volver intentar la extensión masiva del IVA a toda la canasta familiar.

Coletilla (1) Sobre las elecciones en Bogotá: quiero plantear una hipótesis de porqué les fue tan mal a Petro y a Hollman Morris en las últimas elecciones a la alcaldía de la capital: la razón fue su fastidiosa cantaleta sobre el metro subterráneo. Les hubiera bastado darse una pasadita por Medellín para constatar que los metros de superficie y elevados funcionan estupendamente.

Coletilla (2) Sobre la extraña y no bien explicada consulta del gobierno colombiano a la corte interamericana de derechos humanos, preguntándole si la reelección repetida quebranta un derecho humano. ¿Por qué no formularon esa pregunta cuando Álvaro Uribe intentó reelegirse por tercera vez en Colombia?

Coletilla (3) ¿De dónde acá un embajador (como es el caso del embajador ante la OEA) se cree facultado para darle instrucciones a un ministro? Se impone una pronta reconvención de la Cancillería (que no se ha visto hasta ahora por ninguna parte) ante esta impertinente intervención de un embajador que parece no haberse dado cuenta que ya no es Procurador.

*ExMinistro de Estado

También podría gustarte