Renunció

389

El jefe de Estado señaló que una vez aceptada la renuncia de Guillermo Botero, las riendas del Ministerio de Defensa quedarán en manos del general Luis Fernando Navarro, actual Comandante de las Fuerzas Militares, en calidad de encargado.

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, aceptó la renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien dimitió de su cargo este miércoles, luego de una ola de críticas por los acontecimientos que conoció la opinión pública en los últimos días.

 “Me permito informar que he aceptado la renuncia del ministro Guillermo Botero. En nombre de los colombianos y equipo de gobierno quiero agradecerle por su compromiso, sacrificio y liderazgo en el sector. Gracias a su gestión logramos excelentes resultados en estos 15 meses”, señaló Duque.

El mandatario colombiano destacó que durante la gestión de Botero “logramos frenar tendencia de crecimiento de cultivos de coca, redujimos el homicidio un 2 %, lesiones personales en 18 %, el secuestro en cerca de un 50 %, así como grandes golpes a cabecillas de ELN, disidentes Farc y GAO”.

El jefe de Estado señaló que una vez aceptada la renuncia de Guillermo Botero, las riendas del Ministerio de Defensa quedarán en manos del general Luis Fernando Navarro, actual Comandante de las Fuerzas Militares, en calidad de encargado.

 “Nuestro compromiso es continuar velando por la seguridad de los colombianos y combatir cualquier actividad criminal”, finalizó el mandatario colombiano.

Botero, señaló que poco después de la reunión con el presidente, procedió a presentar la carta de renuncia, en la que manifestó que había actuado y realizado “una gestión en beneficio de todos los colombianos”.

Destacó la lucha contra la coca y precisó que “la mejor decisión que pudimos adoptar fue la de atacar el crecimiento de los cultivos ilícitos. Más de 100 mil hectáreas de coca erradicadas por este Ministerio”.

Pese a que el hecho que lo puso en el ojo del huracán fue la muerte de los menores de edad que estaban en el campamento de los disidentes, Botero no se refirió a la situación.

En la noche del martes, durante el debate de moción de censura, dijo que el bombardeo de había realizado con toda la “rigurosidad” y que se había realizado amparado en el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

REACCIÓN DEL SENADOR CITANTE

Roy Barreras, senador citante del debate de moción de censura contra Botero, señaló que era apenas de esperarse la renuncia de Botero “tras las denuncias que hicimos”.

De igual manera, manifestó que “el ministro le ocultó información a los colombianos y al propio presidente y lo hizo cometer errores”.

Por otra parte, Barreras destacó que esta es una oportunidad para que, con humildad, el presidente lidere una agenda de país “hacia el futuro”, que busque resolver los problemas del país “en por lo menos tres temas: respeto a la paz firmada, la recuperación de la confianza de la sociedad en las Fuerzas Militares y la agenda económica”.

Sobre el papel que desempeñó el Congreso, manifestó que es la primera vez que “se empodera” y “hace un fuerte llamado de atención al gobierno diciéndole que hay que reconducir la agenda nacional, porque los colombianos no sienten que hay agenda ni gobierno, pero no puede quedar allí”.

Finalmente, destacó que es necesario que el presidente convoque sobre esos temas “para prevenir un estallido social”, pero que debe ser una convocatoria sobre temas y no sobre la participación en el gobierno.

 “Se necesita es una agenda de país que resuelva los problemas de los colombianos. Al presidente le quedan dos años y medio de gobierno y si le va bien, le va bien a Colombia, hay que ayudarle”.

SU DEFENSA

Botero convocó a una rueda de prensa en la mañana de este miércoles para referirse con más detalles a lo ocurrido en agosto pasado. En ella, el Ministro calificó los datos entregados por el senador del partido de La U como impreciso “este debate debe darse con toda la rigurosidad y responsabilidad. No puede un debate político lleno de imprecisiones y partes a medias ser la última palabra en este asunto”, afirmó.

Entre las afirmaciones del Ministro que se quedaron sin ampliar, está por ejemplo a quién le correspondía informar al país que en el bombardeo murieron menores de edad. Según Botero y los miembros de la cúpula militar, “la competencia del manejo de la información corresponde exclusivamente a las autoridades judiciales y todas las diligencias están amparadas por la reserva sumarial”.

El senador Roy Barreras respondió diciendo que era responsabilidad del titular de la Defensa del país reportar la situación y rechazó que haya responsabilizado a la Fiscalía de eso, mientras que el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo afirmó que es “muy grave y preocupante que se ocultara el bombardeo a niños por más de dos meses. ¿Quiénes sabían de este hecho?, ¿qué más se nos ha ocultado en estos 15 meses? Ya el problema no es solo la salida de Mindefensa”.

Otro de los cuestionamientos que surgió este miércoles es qué pasó con las denuncias hechas por el personero de Puerto Rico, Caquetá, Herner Carreño, quien había advertido a las autoridades del reclutamiento de los menores de edad que fallecieron tras el bombardeo.

Antonio Sanguino, del Partido Verde, se preguntó por estas denuncias en su cuenta de Twitter. “Las denuncias del Personero de Pto Rico, Caquetá son muy graves. ¿Cómo es posible que el Estado y el Gobierno ignore las alertas de las personas en el territorio y luego bombardee zonas en donde sabe que hay menores de edad? (sic)”

En el aire quedaron dudas acerca del papel que jugaron los miembros de inteligencia del Ejército. Algunos líderes de opinión han llamado la atención sobre si el Ejército tenía conocimiento acerca de la presencia de menores de edad en el campamento bombardeado.

Sobre el tema, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez dijo este miércoles que “si hay responsabilidad por omisión o por lo que sea, obviamente, hay que exigir responsabilidad, pero tampoco me parece que el país pueda llegar en este momento a pretender hacer tierra rasada con los militares cuando al final del día si están haciendo una operación es prácticamente imposible saber si abajo hay niños”.

Al respecto, el docente de la Universidad Javeriana, Jorge Restrepro, dijo que “un bombardeo debe lanzarse con certeza de que se cumple el principio de distinción y proporcionalidad. Un menor de edad debe ser recuperado, no abatido; ese es el objetivo, pues la Fuerza Pública tiene un deber de protección del menor de edad”.

Hasta el momento no hay pronunciamiento por parte del presidente Iván Duque acerca de si tenía conocimiento previo de estos hechos, aunque horas después de haberse realizado el bombardeo él mismo salió a medios de comunicación a asegurar que “autoricé una operación ofensiva…labor estratégica, meticulosa e impecable, con todo el rigor”.

SIN APOYO POLÍTICO

Aunque Botero volvió a insistir en la mañana del miércoles que no supo en su momento que había menores de edad en el bombardeo contra un campamento en donde murieron al menos 7, entre ellos una niña de 12 años, no le ha sido suficiente para que salga bien librado de la máxima sanción que políticamente se le puede aplicar, que sería la destitución de su cargo y que podría darse en próximo miércoles 13 de noviembre.

Su destino incierto se fue ratificando en la tarde de este miércoles cuando el Partido de la U, una de las colectividades que hacen parte de la coalición de gobierno, determinó que votará en su contra. Así lo ratificaron 11 de los 14 senadores de esa bancada tras una reunión de partido.

Aurelio Iragorri, el presidente de la U, manifestó que “la decisión de los miembros de la bancada del partido es continuar con el respaldo a la moción de censura para votar afirmativamente en bancada para que sea removido el ministro de Defensa. Tomamos la decisión exponiendo que este partido respalda el monopolio de las armas en manos de las Fuerzas Militares, no es una decisión para afectar las fuerzas militares ni sus acciones en contra de aquellos que afectan la seguridad nacional”.

Según Iragorri, “no se puede aceptar los embustes, las mentiras y la falta de coherencia expresada en el debate por el ministro en donde se dan a conocer unos hechos muy graves en acciones que se dieron de baja a niños que no pueden ser calificados de guerrilleros y que ocultan esa información no solo a la opinión pública sino al presidente a quien expresamos nuestro respaldo”.

Y frente a las cuestionamientos sobre si de esa forma la U se saldría de la alianza de gobierno, Irragori precisó que “la colectividad mantiene su independencia crítica y cuando se da cuenta de situaciones tan graves como las expresadas por el senador Barreras, con respecto a la violación de los Derechos Humanos y los derechos de los niños, no puede guardar silencio en torno a una declaración política que violaría con el propio silencio los derechos humanos del pueblo colombiano que están por encima de los intereses partidistas”.

También podría gustarte