Construcción de pozo es un atentado contra la comunidad de Santa Ana

551

Con pancartas, ollas y al son de arengas, los feligreses exigieron que la construcción del pozo de agua se detuviera pues serían ellos los que tendrán que asumir la devaluación de sus bienes, al entorno ambiental y paisajístico de una ciudad turística.

Continúa el rechazo por parte de la comunidad del barrio Jardín para la construcción de un pozo de agua en el sector, en esta oportunidad los habitantes llegaron hasta las puertas de la Parroquia Santa Ana y se hicieron sentir con pancartas, tapas de ollas y entonando arengas que mostraban su negativa ante lo ocurrido.

De acuerdo con la comunidad, entre los motivos para el rechazo de la construcción de esta infraestructura se encuentra la afectación a la propiedad privada de la parroquia, sustentada en su Escritura Pública; a los vecinos que tendrán que asumir la devaluación de sus bienes, al entorno ambiental y paisajístico de una ciudad turística.

Así lo confirmó Eduardo Jaramillo Noguera, representante de la comunidad y Edil localidad 2 de Santa Marta, “hay que aclarar, no nos estamos oponiendo a que se busquen soluciones a corto plazo para mitigar el problema del agua en Santa Marta, pero no es posible que esas soluciones que se están buscando estén atentando hoy contra derechos tan fundamentales como es la propiedad privada, es claro que la construcción del pozo no se está haciendo en vía pública ni en zona peatonal como lo expresa el contratista, sino que se está haciendo dentro de los linderos que hacen parte de la curia”.

De acuerdo con Jaramillo Noguera, en ningún momento la comunidad fue convocada para que existiera una fase de socialización frente a las obras que se comenzó a realizar en terrenos de la Parroquia, por tal motivo, los habitantes se encuentra llenos de dudas frente a la construcción del Pozo.

“(…) Estamos llenos de dudas, de inquietudes frente a lo que realmente va a significar la construcción de este pozo, no conocimos en su momento, ni cronogramas de trabajo, ni impacto social o ambiental que va a tener este pozo, esto no es un capricho de la comunidad, es una obligación legal que él tiene como contratista de acreditar que se realizó una socialización”, aseguró el Edil de la localidad 2 de Santa Marta.

Frente a esto Harold García, contratista de la obra, aseguró que las acusaciones son totalmente falsas, “Antes de comenzar el proyecto la ESSMAR hizo un acercamiento, posterior a eso nos acercamos nosotros a hacer la socialización, pero hubo unos altercados  y no quisieron firmar actas, pero tenemos fotos. En otra oportunidad el Alcalde se acercó y en una reunión de una hora se les explico lo que iba a suceder, ellos delegaron  a una persona que fue a la Alcaldía y se le explico todo, se le hizo entrega de CDs y planos de la obra”.

A su turno, Jaramillo expuso: “Invitó al contratista a que si tiene esas fotos de socialización las muestre, porque si se le pregunta a los vecinos del barrio, ninguno tiene conocimiento de la obra ni nos dan informe de la socialización que se debe tener, puedo dar fe que nunca llegó a la localidad una socialización de esta obra”.

FELIGRESES DICEN NO

De acuerdo los feligreses de la Parroquia Santa Ana, la construcción de este pozo acuífero dentro de su territorio es una acción que atenta contra toda la ciudad y, de manera especial, va en contra de la comunidad católica, por sus antecedentes, lo que para ellos significa de una ofensiva para perseguir y destruir a su comunidad.

“Conocemos lo que significa la falta de agua potable para satisfacer las necesidades básicas de nuestra ciudad, porque lo vivimos; pero también sabemos que ese no es el lugar para construir una estructura de esta naturaleza y que, con toda seguridad, existen espacios adecuados para hacerlo. Por respeto a la ciudad, por respeto al turismo, por la pena que causa mostrar la falta de compromiso de una clase política a través de los años con una ciudad ancestral como Santa Marta, esas estructuras deben camuflarse y no exhibirse a manera de insignia, casi en la puerta de una Iglesia con 50 años de tradición”, manifestaron los feligreses a través de un comunicado de prensa.

Por su parte, el Obispo de Santa Marta, Monseñor, Luis Adriano Piedrahíta, pidió al gobierno local tener un poco de respeto con la propiedad privada, asegura que la comunidad entiende que prima el bien común por sobre el particular, no obstante, solo lo hace en la medida en que no se atropellen los derechos de los demás.

“El Distrito a comenzado una obra que se puede pensar que es para el bien de la comunidad con respecto a la situación del agua en Santa Marta,  la situación es que este pozo se abre en una propiedad privada, no ha habido ninguna socialización o concertación de la socialización, yo estoy  aquí en el propósito de acompañar al párroco y los feligreses para defender sus derechos”, puntualizó Monseñor Luis Adriano Piedrahíta.

MITIGAR LA ESCASEZ

Han sido varias oportunidades en que el contratista encargado de la obra y  su equipo han intentado acercarse al sector para iniciar las labores de construcción de uno de los nueve pozos que se tienen planeados realizar con el objetivo de mitigar la problemática del agua en Santa Marta, no obstante, aseguran que lo único que en cada oportunidad han sido recibidos con insultos, agresiones y groserías por parte de los habitantes del sector.

Harold García, contratista de la obra, quien aseguró que esta ha sido una pelea que se viene llevando a cabo desde hace más de tres meses, “(…) la verdad no entiendo como la ciudadanía va a estar en desacuerdo de la construcción de un pozo, teniendo en cuenta todas las dificultades que tiene Santa Marta en el tema del agua, manifiestan que no están de acuerdo porque visualmente va a afectar la imagen de sus casas, de la iglesia, pero es falso porque el pozo va a quedar bajo unas placas subterráneas y no va a ver ninguna forma de que se vean”.

Asimismo, aclaró que existe una desinformación alrededor del tema, el cual ha sido la principal causa para que el trabajo no haya podido llevarse a término de manera pacífica.

 “Es falso lo que dicen no estarán llegando carrotanques, porque el pozo no va a quedar con ningún conexión para captar el agua de otra forma que no sea directamente a la impulsión, así que no va a ver conexión para que ni carretillero, carrotanques, ni nadie vayan a poder sacar el agua de él”, aseguró García.

Asimismo, García añadió, “el tema con ellos es que han sido agresivos, groseros e insultan, hemos intentado llegar en muchas ocasiones, hoy nos toco llegar con la fuerza pública, seguimos alegando lo mismo, si ellos están en contra deben irse para la vía legal para que se suspenda la obra, lo que pasa es que también están un poco mal informados”.

CUMPLIMIENTO DE LOS PARÁMETROS

Como mensaje puntual para la Alcaldía de Santa Marta, los ciudadanos exigieron qué: “Queremos sentarnos en una mesa de socialización y que todas estas dudas que tenemos y que esos argumentos que ellos tienen en donde el pozo no va a afectar el transito normal de los ciudadanos y el parqueo  de todos los que asisten a la misa, se nos sean resueltas eso se nos debe”, aseguró Eduardo Jaramillo Noguera.

 En este sentido, Jaramillo enfatizó: “Nosotros como comunidad tenemos la plena seguridad y tranquilidad que esto es propiedad privada y ante esto ellos tienen que demostrarnos que existe un documento que les permita a ellos hacer un pozo en el parqueadero de la Parroquia Santa Ana”.

Cabe resaltar, que este pozo hace parte de los nueves que se tiene planeado construir, y de las cuales hasta el mes de septiembre cinco se habían desarrollado sin problemas y avanzaron según voceros de la Gerencia de Infraestructura, en un 70 por ciento, en los cuatro restantes el panorama es “preocupante” como lo catalogan.

Estas infraestructuras tienen un valor de $2 mil 634 millones de pesos y son construidos por la firma contratista Consorcio Indumax, los pozos se encuentran ubicados en los sectores del Pantano, Piscina Olímpica, Los Almendros, Villa del Carmen, la Concepción, Gaira, San José, el Libertador y El Retiro siendo estos cuatro últimos donde se presentan los inconvenientes.

También podría gustarte