La piedra en el zapato

289

Roque Filomena

Muchos valores positivos como la Honestidad, la Ética, la Transparencia, la Rectitud, la Lealtad y el Buen Juicio, que en pasadas épocas eran bien considerados y requisitos fundamentales en la escogencia de personal para cargos de responsabilidad y compromiso ciudadano, hoy son sinónimos de piedra en el zapato para los mezquinos intereses de los llamados amos del poder, porque prefieren a las personas abundantes en ambiciones, pero con escasos principios y de dúctil manipulación, con las cuales se puedan acomodar en el ancho camino de la codicia personal.

Ser una piedra en el zapato, significa ser consciente de la misión a cumplir  en custodia y defensa de saludables posiciones que benefician el interés general, pero que a la vez entorpece la acción de unos pocos, cuyo objetivo no es otro que el de sacar el mayor provecho posible de ese cuarto de hora de oportunidades que el presente les ha dado, sin importarles comprometer negativamente el futuro.  

Los perseguidos o amenazados son los honestos y por esa misma honestidad  se ven  obligados a refugiarse en sí mismo, a no ser nadie frente a un poder distorsionado que todo lo abarca y que no tolera diferencias. En ciertos países, cuando un funcionario corrupto es descubierto, ese funcionario tiene un problema; pero en otros, el problema lo tiene quien  lo descubrió.

La persecución no siempre es física y evidente; muchas veces es sutil pero cruel, cerrarle el paso a como dé lugar a sus democráticas aspiraciones; pero si con todo y eso, ha logrado llegar a una posición de prestigio, se le aplican todos los formalismos de la ley interpretadas a su antojo, para no permitirle demostrar las bondades de una  directriz de cambio y no se convierta, por ende, en una piedra en el zapato que llegue a desbaratar el andamiaje que por años ha sostenido el acomodado lucro de  una rampante corrupción.

Para el que tiene bien ganada la fama de honesto, es una piedra en el zapato al que se le margina del reconocimiento y el estímulo, al que se le desmotiva y se le aplica  el maltrato psicológico, al que se le aísla y se le desconoce su talento, al que le escudriñan las fallas y lo hacen tropezar, al que no tienen en cuenta ni nombran para los cargos de confianza y manejo, al que se ve obligado definitivamente a refugiarse en lo suyo con la capacidad que le ha dado la vida para solventar su existencia y mantenerse mentalmente equilibrado en su recto proceder.

La fortaleza de la honestidad está en una moral trascendente, en una disciplina de austeridad y en el espíritu de sacrificio, de tal modo que no sea fácil sucumbir ante los embates de una sociedad  que se pavonea oronda entre el fraude y el engaño.

También podría gustarte