El próximo martes se discutirá anormalidad académica de la UIS

223
En la asamblea general que se llevará a cabo el próximo martes se definirá si los estudiantes de pregrado de la Universidad Industrial de Santander, UIS, retornan a clase o siguen en cese de actividades. El representante estudiantil ante el Consejo Académico, José Hilario Arguello Lamus, señaló que en ese espacio se estudiará la forma en la que continuarán las discusiones. También las propuestas que existen para tratar los temas que les preocupan.

El pasado 5 de noviembre, el Consejo Académico hizo un llamado a restablecer el desarrollo de las actividades académicas. Sin embargo, esta decisión no fue acogida por los estudiantes. “En la asamblea que tuvimos se consideró que el tiempo no había sido suficiente para tratar todas las problemáticas que nos convocan y que continuaríamos en cese de actividades”, afirmó Arguello Lamus.

Los estudiantes están en asamblea permanente desde el pasado 18 de octubre. Los motivos son variados. En el ámbito local rechazan el nombramiento de Alberto Carrasquilla como Ministro Ad-Hoc para la estudiar la posible explotación minera en Soto Norte. Asimismo, se oponen a las acciones del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, en las protestas.

En el ámbito nacional solicitan derogar el artículo 44 del Presupuesto General de la Nación, mediante el cual las universidades estatales pagarán las sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación.

Para tratar estos temas se han realizado en las últimas semanas múltiples reuniones entre facultades. Arguello Lamus destacó que entre las soluciones que se plantearon están “participar en un encuentro dinamizador de estudiantes en el país y crear una mesa técnica para la construcción de políticas que se enfoquen en la educación superior”.

Modificaciones

El calendario académico del segundo semestre de 2019 de la UIS fue ajustado a petición de estudiantes y profesores. Esta acción según mencionó Orlando Pardo Martínez, vicerrector Académico de la institución, hace parte de las garantías que se plantearon en las sesiones anteriores. “Las clases se movieron hasta febrero de 2020. También se anunció que no se tomarán represalias por las acciones que se adelantaron en las últimas semanas”.

Desde la Vicerrectoría, aunque se ratificó el apoyo a las actividades llevadas a cabo por los estudiantes para exigir soluciones a las diferentes problemáticas, se solicitó que no se afecte el calendario académico.

“La universidad respeta las deliberaciones de los estudiantes siempre y cuando no afecten las actividades misionales”, destacó Pardo Martínez.

De igual forma señaló que si después del martes de la próxima semana no se llega a ningún acuerdo para armonizar las agendas y normalizar las clases, se tomarán otro tipo de acciones desde las directivas del plantel educativo.

Bucaramanga (Vanguardia).

También podría gustarte