Choques en La Paz en primer día del gobierno provisional de Bolivia

309

Los choques se registraban a tres cuadras de la plaza Murillo donde en ese mismo momento la presidente interina, Jeanine Áñez, posesionaba a su nuevo mando militar, constataron periodistas de la AFP.                           

Violentos choques se registraban en el centro de La Paz entre manifestantes leales al expresidente Evo Morales y efectivos policiales y militares, que sacaron a las calles al menos una tanqueta, en el primer día del gobierno provisional de Bolivia.

Los choques se registraban a tres cuadras de la plaza Murillo donde en ese mismo momento la presidente interina, Jeanine Áñez, posesionaba a su nuevo mando militar, constataron periodistas de la AFP.

Los manifestantes, muchos llegados de El Alto, ciudad vecina habitada mayormente por migrantes, exigen la restitución de Morales al poder y el respeto a sus símbolos como la ‘whipala’, que representa a las nacionalidades indígenas y que fue irrespetada por policías en los días previos.

Los policías lanzaron bombardas de gas lacrimógeno a los manifestantes, que se parapetaron en la plaza de San Francisco, escenario de históricos eventos políticos, mientras una tanqueta blindada recorría el perímetro, aunque no efectuó ningún disparo, aparentemente con fines disuasivos.

Los disturbios se desarrollaban en momentos en que la presidenta provisonal posesionaba al nuevo mando de las Fuerzas Armadas y le pedía pacificar el país.

El “Estado nos necesita más que nunca para mantener la paz”, reafirmó el general Carlos Orellana, nuevo comandante de las tres ramas de las fuerzas armadas (ejército, aviación y armada).

Las manifestaciones se han concentrado en La Paz, Cochabamba, Sucre y Santa Cruz, donde los indígenas han desplegado cortes de ruta en apoyo  de Morales, asilado en México, quien se dijo este miércoles dispuesto a retornar para apaciguar el país.

LOS RETOS

La nueva presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, comenzó ayer a estructurar su gabinete, que deberá enfrentar como reto inmediato la pacificación del país y la convocatoria de elecciones, mientras las protestas contra su designación continúan.

Los seguidores de Evo Morales realizan protestas en algunos de sus bastiones como El Alto, ciudad vecina a La Paz, y el Chapare, cuna política en el centro del país del exmandatario boliviano, quien se asiló en México tras renunciar el domingo tras tres semanas de protestas por su cuestionada reelección y perder el apoyo de las Fuerzas Armadas.

Tropas militares intentaban este miércoles evitar el cierre de la ruta entre Santa Cruz (este) y Cochabamba (centro), en un puente de Yapacaní, cabecera de entrada al Chapare.

Unos 3.000 partidarios de Morales marchaban a La Paz, centro político del país, desde El Alto, para manifestarse en contra de Añez, denunciando un golpe de Estado contra el exmandatario y en defensa de la ‘whipala’, la bandera símbolo de los pueblos indígenas bolivianos, afrentada en días anteriores por policías.

Los seis sindicatos cocaleros del Chapare llamaron a partir de este miércoles “a nivel nacional, a una contundente movilización” para que Morales pueda retornar al país “porque está en el tiempo de su mandato constitucional hasta el 22 de enero de 2020”, según Andrónico Rodríguez, líder de los cocaleros.

Desde México, Morales dijo el miércoles que estaba dispuesto a regresar a “pacificar” su país si los bolivianos se lo piden.

LA PAZ AFP       

También podría gustarte