Grammy Latino: fiesta entre música y protestas

225

Uno de los momentos memorables del show central en la vigésima entrega de los Premios, fue el homenaje a Juanes como Personaje del Año, de parte de Lars Ulrich, líder de la banda Metallica.

En una gala en la que, entre pop y reggaetón, retumbaron mensajes de protesta por la situación de varios países latinoamericanos, especialmente el que proclamó que “en Chile torturan, violan y matan” desde el pecho desnudo de la cantante Mon Laferte, Rosalía y su disco ‘El mal querer’ arrasaron este jueves con los Grammy Latinos.

La española se llevó los gramófonos latinos a Mejor Álbum, Mejor Álbum Pop Contemporáneo y Mejor Canción Urbana por ‘Con Altura’ –junto a J Balvin-; además, de los galardones a Mejor Diseño de Empaque y Mejor Ingeniería de Grabación.

La velada en Las Vegas homenajeó a leyendas de la música latina como Celia Cruz, Juan Gabriel, Joan Sebastian y Soda Stereo; también incluyó presentaciones sorprendentes como la de Vicente Fernández con su hijo Alejandro y su nieto Alex.

Pero quizá uno de los momentos simbólicos y memorables de la noche, fue la entrega del premio de Persona del Año que tenía sabor colombiano: Juanes recibió de manos de su ídolo de adolescencia, Lars Ulrich, de la banda Metallica, ese galardón en el que la dedicatoria se quedó corta en agradecimientos.

Ulrich se declaró fan de Juanes, “su amigo, su parcero” y agradeció su estela positiva en este mundo.

Antes de ese show central, se entregaron una buena cantidad de galardones de varias de las categorías donde los compatriotas del paisa, también fueron protagonistas.

En la categoría Mejor Álbum Cumbia/Vallenato el premio fue para Puerto Candelaria, con su álbum ‘Yo me llamo cumbia’; mientras que, Andrés Cepeda se llevó el gramófono por su trabajo discográfico con ‘Big Band en vivo’, en Mejor Álbum Tropical Tradicional.

Otro de los ganadores por Colombia fue Fonseca por ‘Agustín’, en la categoría Mejor Álbum Vocal Pop Tradicional y el Mejor Álbum de Música Clásica fue para ‘Regreso’, de Samuel Torres & La Nueva Filarmonía.

Por otro lado, Alejandro Sanz, quien era el más nominado con 8, se fue también con tres estatuillas, incluidas la de Mejor Grabación y Mejor Canción Pop por ‘Mi persona favorita’, que hizo con Camila Cabello.

Juan Luis Guerra terminó con dos galardones, al igual que los puertorriqueños Pedro Capó y Kany García: el primero, con ‘Calma’ ganó Canción del Año y Mejor Fusión/Interpretación Urbana; ella, Mejor Álbum Cantautor por ‘Contra el viento’.

El argentino Andrés Calamaro se alzó con Mejor álbum pop/rock titulado ‘Cargar la suerte’ y Mejor Canción Rock, por ‘Verdades Afiladas’.

Fonseca le cantó a Camilo Sesto y Pepe Aguilar, al recientemente fallecido José José; también estuvo la mexicana Thalía, quien recibió un reconocimiento a su carrera y la venezolana Nella se impuso, por su parte, como Artista Revelación.

‘PROTESTAS URBANAS’

Bad Bunny se llevó el premio a Mejor Álbum del Género Urbano, en medio de los gritos de protesta de algunos de sus colegas reggaetoneros que se consideraron discriminados en las nominaciones.

Y para sorpresa de algunos, en la gala abundó el reggaetón: actuaron Sech con Darrel y Ozuna; mientras que Farruko con Alicia Keys, Miguel y Pedro Capó hicieron un medley de ‘Show Me Love’ y ‘Calma’; Bad Bunny cerró la velada acompañado de una orquesta sinfónica.

Por su parte, la cantante chilena Mon Laferte con los pechos desnudos en la alfombra roja del Grammy Latino con el mensaje “En Chile torturan, violan y matan” escrito en letras negras y mayúsculas. Un pañuelo verde, símbolo de la lucha por la legalización del aborto, rodeaba su cuello.

La intérprete, que había ganado un gramófono en la ceremonia como Mejor álbum de Música Alternativa por ‘Norma’, dedicó el premio a Chile: “Esto es para Chile y quiero leer una décima que me pidió una compañera cantora chilena (…) a raíz de lo que está pasando en mi país”, dijo sobre el escenario en Las Vegas.

El puertorriqueño Residente, que se impuso con ‘Banana Papaya’ en la categoría Video Versión Corta, dedicó también su Grammy a “toda la gente que se está manifestando en Latinoamérica”.

¡DE COLOMBIA PARA EL MUNDO, PAPÁ!

Del ‘Es por ti’ hecho flamenco en la voz de Rosalía a ‘La paga’ convertido en un atrevido tango interpretado por Mon Laferte: diversas voces hicieron suyos los temas del artista colombiano Juanes, en un homenaje que le rindió el Grammy Latino como Personaje del Año y a propósito de los 20 años de la Academia.

Ozuna cantó ‘La camisa negra’, con arreglos electrónicos; Juan Luis Guerra versionó en cumbia, ‘A Dios le pido’ y Alejandro Sanz interpretó ‘Mala gente’, con su voz rasgada característica, mientras que Fito Páez le inyectó lo mejor de su rock a ‘Fíjate bien’.

“Mi corazón está inmenso”, dijo, tras ver el desfile de grandes artistas, todos amigos, que le cantaron. “En mi sueño más ambicioso nunca pensé que esto iba a pasar”.

En la fiesta que lo celebró, Pablo López, junto a Cami y Morat interpretaron ‘Fotografía’;  Jesse y Joy, ‘Me enamora’ y Sebastián Yatra entonó ‘Volverte a ver’, con mucha emoción; juntos, después cantaron, ‘Bonita’

“Tú música ha sido gran inspiración, ha sido una guía, un camino”, expresó Fonseca, que cantó ‘Nada valgo sin tu amor’ acompañado por la guitarra de la australiana Orianthi Panagaris.

La brasileña Paula Fernandes interpretó ‘Para tu amor’, pero solo se arriesgó a meterle portugués al final con un “eu te quero”; Draco Rosa cantó ‘La vida es un ratico’ y la canadiense Alessia Cara, ‘Querer mejor’.

En su discurso, Juanes recordó siempre su pasión por el rock, y el metal, que marcaron sus primeros pasos en la música. Seguidor de Metallica, dedicó una de sus canciones de la noche a esta banda, con ‘Seek & Destroy’.

Estos géneros le sirvieron para expresarse en tiempos de muchísima violencia en Colombia, donde perdió a un amigo de infancia y un primo hermano, y que marcó su activismo por la paz. /AFP

También podría gustarte