Guaidó se toma las calles de Caracas

625

Con un megáfono, Guaidó, reconocido como mandatario encargado por medio centenar de países, pidió seguir el ejemplo de Bolivia, donde la presión popular y la intervención de los militares precipitó la caída del presidente Evo Morales.

Frente a la embajada de Bolivia y ante una multitud de seguidores, el opositor Juan Guaidó llamó a protestar hasta que caiga el presidente Nicolás Maduro, quien movilizó a miles de partidarios y aseguró haber derrotado una nueva intentona golpista.

Con un megáfono, Guaidó, reconocido como mandatario encargado por medio centenar de países, pidió seguir el ejemplo de Bolivia, donde la presión popular y la intervención de los militares precipitó la caída del presidente Evo Morales.

Bolivia “logró la libertad con la unión de todos los factores (…), es momento de continuar hasta que se vaya el dictador y tener elecciones libres”, dijo el jefe parlamentario.

Guaidó marchó hasta la embajada tras dialogar por teléfono con la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y liderar una concentración de unas 5.000 personas en la plaza José Martí de Caracas.

“Necesitamos a la Fuerza Armada”, clamó una vez más Guaidó, quien diez meses después de haberse proclamado mandatario no ha logrado quebrar el apoyo de los militares a Maduro.

El dirigente pidió apoyar su “agenda de conflicto”, como se refiere a los reclamos de múltiples sectores golpeados por la peor crisis económica en la historia reciente del país petrolero.

“No hay fórmula mágica, y miren que lo hemos intentado todo”, reconoció desde la plataforma de un camión.

La participación este sábado estuvo lejos de las decenas de miles de personas que acompañaron a Guaidó inicios de año, aunque fue la más multitudinaria desde el 1 de mayo, un día después de un fallido levantamiento militar liderado por el opositor, que acusa a Maduro de haberse reelegido fraudulentamente en 2018.

“¡Evo ya se fue, Maduro se va, Venezuela grita queremos libertad!”, cantaba el albañil Rafael Castillo, de 65 años, agitando un hueso de res. Las manifestaciones, que se extendieron a otras ciudades y países como España y Estados Unidos, transcurrieron sin incidentes.

Miles de chavistas vestidos de rojo también se movilizaron en el centro de Caracas en respaldo a Maduro, quien se declaró victorioso frente a supuestos planes de la oposición y Estados Unidos para derrocarlo, impulsados por la caída de su aliado Morales.

“Ayer se volvieron locos (…), voceros enloquecidos desde Estados Unidos [diciendo] que había llegado la hora, que ellos hoy 16 iban a dar un golpe de Estado”, expresó Maduro, que le habló a multitud vía telefónica por altoparlantes.

La jornada era clave para el liderazgo de Guaidó, quien en los últimos meses no ha logrado organizar manifestaciones masivas como las que acompañaron su autoproclamación en enero. También enfrenta críticas de un sector opositor que lo acusa de falta de firmeza.

Para el politólogo Jesús Castillo-Molleda, si este sábado no ocurría “nada extraordinario”, el liderazgo de Guaidó corría el riesgo de ir al “congelador”.

La base opositora muestra cansancio. “Si no es hoy, podemos decir que nos jodimos. Necesitamos que vengan de afuera fuerzas militares”, declaró a AFP José Goyo, de 64 años, quien sobrevive con remesas de familiares que emigraron al igual que unos cuatro millones de venezolanos desde 2016.

Carlos Caballero, manifestante de 32 años, fue sacado a empellones tras exhibir un cartel que decía “Guaidó estafador”, convirtiéndose en la primera tendencia de Venezuela en Twitter.

Una encuesta de la firma Delphos señala que 38% de los opositores desea que surja otro líder.

La economía venezolana se contrajo 50% desde 2013, mientras la inflación, según el FMI, trepará a 200.000% este año, una situación que se agrava con sanciones de Washington que incluyen un embargo petrolero.

EN DEFENSA DE EVO  

El viernes, hombres armados irrumpieron en la sede del partido de Guaidó en Caracas y se llevaron computadoras, denunció el opositor, quien no estaba en el lugar.

“Estoy aquí en defensa de Evo y del pueblo boliviano”, indicó a AFP David Pérez, de 41 años, con pancartas alusivas al exmandatario boliviano, quien renunció acosado por denuncias de fraude en los comicios que le dieron un cuarto mandato.

Provocando la ira de Maduro, Trump advirtió que el estallido en Bolivia enviaba una fuerte señal a los “regímenes” de Venezuela y Nicaragua, mientras el Comando Sur estadounidense señaló que monitoreaba “atentamente la situación” en Venezuela, a cuyos militares pidió proteger el derecho de protesta de los ciudadanos.

LO MANTIENE CUBA

Para Estados Unidos, la razón por la cual en Bolivia las fuerzas de seguridad dejaron de apoyar al presidente Evo Morales, mientras que en Venezuela siguen respaldando al asediado mandatario Nicolás Maduro, es muy evidente: Cuba.

Funcionarios del Departamento de Estado afirmaron esta semana que la intervención del gobierno comunista cubano en los asuntos internos bolivianos existía bajo el mandato de Morales, pero en mucho menor medida que lo que ocurre en Venezuela desde la llegada al poder del fallecido expresidente Hugo Chávez, mentor de Maduro.

“Creo genuinamente que el régimen de Maduro ya se habría ido si no fuera por los miles de cubanos que operan como una especie de sistema nervioso central de ese régimen”, dijo el representante especial de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, Elliott Abrams.

“¿Cuántos agentes de inteligencia cubanos había en Bolivia? Estoy seguro de que había algunos, pero muy poquitos. Pero no en Venezuela. Miles de agentes de inteligencia cubanos permean el gobierno”, apuntó durante un evento por la democracia venezolana en Washington.

Abrams dijo que su papel es “espiar al Ejército” y “alejar” a cualquiera que no sea leal al “madurismo”, y destacó “el hecho sorprendente” de que los guardias de seguridad de Maduro “son cubanos, no venezolanos”.

“No creo que haya una razón más grande que explique esta diferencia”, afirmó.

Morales, aliado de La Habana al igual que Chávez y Maduro, dimitió el domingo 10 luego de que, tras cuestionadas elecciones en las que buscaba perpetuarse en el poder, las fuerzas de seguridad se sumaron a los manifestantes que exigían su salida. El exmandatario, que estaba en el cargo desde 2006, se refugió en México y denuncia un golpe de Estado.

Maduro, sucesor de Chávez en 2013, sigue en el poder con apoyo de los militares tras su cuestionada reelección de mayo de 2018, a pesar del abierto desafío del líder opositor y jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por Estados Unidos y otros 57 países.

El viernes, Maduro advirtió a la oposición que no tolerará que intente emular el “golpe de Estado” que sufrió Morales, según él con complicidad de Washington.

¿QUIÉN ESTÁ AL MANDO?

Estados Unidos advirtió sobre el rol de Cuba en Venezuela ante las movilizaciones de este fin de semana convocadas por Guaidó, quien dijo sentir “un fresquito de libertad” tras la renuncia de Morales.

“Hay lecciones que se pueden tomar de Bolivia, pero hay que recordar siempre que el impacto de los cubanos (…) tiene otro nivel en Venezuela que en Bolivia”, dijo James Story, encargado de negocios para la Oficina Externa de Estados Unidos para Venezuela, instalada en Bogotá./AFP

CARACAS AFP

También podría gustarte