Marchas les dejaron un claro mensaje al Gobierno de Duque

684

Aunque la Policía Nacional asegura que el número total de manifestantes es del 130.000, lo cierto es que las imágenes que se conocen a través de redes pareciera superar ese número.

Una asistencia masiva tuvieron las marchas que se desarrollaron este jueves 21 de noviembre en todo el país. Aunque las autoridades calculan unos 207 mil participantes, las imágenes, que muestran cómo se llenaron la Plaza de Bolívar, en Bogotá; el Parque de los Deseos, en Medellín, y el Centro Administrativo Municipal, en Cali, entre otros puntos de las principales ciudades del país, indicarían que fueron muchas más.

Estudiantes, pensionados, artistas, indígenas, campesinos, profesores y miembros de los sindicatos se congregaron desde muy tempranas horas (en los casos de Bogotá y Cali desde las 6:30 a.m.) y marcharon en medio de cantos, bailes y manifestaciones artísticas por las principales calles de cada una de las ciudades.

Las manifestaciones provocaron bloqueos y enormes congestiones en todas las ciudades, pero en los casos de Cali y Bogotá, se tradujeron en actos de vandalismo y enfrentamientos con el ESMAD. La movilización de Medellín se caracterizó, por el contrario, por desarrollarse en completa normalidad.

Las mayores afectaciones se registraron en Cali, en donde el alcalde, Maurice Armitage, decretó el toque de queda a partir de las siete de la noche, luego de que se presentaron saqueos a locales comerciales en el oriente de la ciudad.

Horas antes, se habían presentado disturbios por bloqueos viales cerca de la Universidad del Valle. 11 buses del sistema de transporte integrado MÍO fueron vandalizados y un semaforo que tenía una cámara de fotomulta, fue destruido.

En Bogotá, los enfrentamientos comenzaron desde la madrugada, en inmediaciones del Portal Suba de Transmilenio, donde manifestantes intentaron el bloquear el servicio y fueron dispersados por miembros del Esmad.

Hacía el mediodia, manifestantes que se desplazaban de la Universidad Nacional con rumbo al aeropuerto fueron detenidos por la fuerza pública que les impidió el paso a la altura de la carrera 68, lo que provocó nuevos enfrentamientos.

También se presentaron disturbios en la avenida Ciudad de Cali y en la Plaza de Bolívar, en donde había los manifestantes cantaban consignas en un ambiente de relativa tranquilidad, los disturbios estallaron hacia las tres de la tarde.

El alcalde Enrique Peñalosa informó que 14 estaciones de TransMilenio y 19 estaciones fueron vandalizadas.

Pese a los actos de violencia, las organizaciones sindicales calificaron el paro como un éxito. “Estamos haciendo historia”, manifestó la Central Unitaria de Trabajadores.

El presidente Duque, aunque no se refirió directamente a la marcha, aseguró que no se puede invocar un derecho para violar los de los demás, argumentando que esto significa atentar contra la democracia.

 “Debemos reconocer que al igual que los derechos, es importante que en la sociedad colombiana tengamos un gran debate sobre los deberes porque no se puede invocar derechos para pasar por encima de los derechos de los demás, no se puede invocar un derecho para restringirles los derechos a otros porque eso atenta contra la democracia y contra el orden”, señaló.

TRANSPORTE INTERMUNICIPAL

Los empresarios del transporte intermunicipal de pasajeros reportaron una reducción del 45 % en la prestación del servicio, debido a la baja afluencia de usuarios en los terminales de transporte por las marchas realizadas este jueves 21 de noviembre.

El presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal (ADITT), José Yesid Rodríguez, aseguró que las empresas tienen toda la flota de vehículos disponibles para realizar los despachos.

 “Los empresarios respetamos el derecho a la protesta social y estamos listos a prestar el servicio de manera regular y normal, siempre y cuando se garantice la seguridad en las vías y no se ponga en riesgo ni a los conductores, ni a los pasajeros y no se presenten daños a los vehículos”, señaló

De acuerdo con el reporte de los empresarios, debido a los hechos vandálicos y bloqueos presentados en Cali, Popayán y Neiva, los transportadores debieron suspender los despachos de vehículos, registrando dificultad en el ingreso y salida de estas ciudades.

En el caso de Bogotá y el resto del país, se reportó total normalidad en la prestación del servicio, con una gran disminución en el número de despachos por la falta de usuarios.

Los empresarios insistieron en el llamado a los ciudadanos a realizar las manifestaciones de manera pacífica, garantizando los derechos de quienes protestan, como de quienes se abstienen de protestar; e invitaron a los usuarios que deben movilizarse por carretera a otras ciudades, a acercarse a las terminales desde donde toda la flota de buses está disponible.

DUQUE RESPALDÓ TOQUE DE QUEDA

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, respaldó el toque de queda decretado por el alcalde de Cali, Maurice Armitage, luego de que en la jornada de protestas de este jueves se presentaran alteraciones del orden público.

El mandatario de los colombianos tuvo un diálogo telefónico con el alcalde local y con las autoridades de la ciudad, luego de que se diera a conocer a la medida ante la opinión pública. El toque de queda empezará a regir a partir de las 7:00 de la noche de este jueves.

A través de videoconferencias, Duque ha estado haciendo seguimiento a la jornada de protestas en compañía del comisionado de Paz, Miguel Ceballos; el consejero de seguridad, Rafael Guarín; y la jefe de Gabinete, María Paula Correa.

Así mismo, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo; la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez; y la Cúpula Militar, le han estado brindando informes periódicos sobre la situación en los 32 departamentos.

El presidente habría tomado la decisión de suspender la agenda que tenía programada en la noche de este jueves para continuar monitoreando la situación, que en las últimas horas se ha tornado violenta en algunas ciudades como Bogotá, donde la marcha transcurrió sin mayores imprevistos hasta las primeras horas de la tarde.

En Cali, algunos vándalos saquearon negocios y se atentó contra la integridad de los espacios públicos, así mismo, 11 buses del sistema de transporte integrado MÍO fueron vandalizados y un semáforo que tenía una cámara de fotomulta fue destruido.

También podría gustarte