Hordas de vándalos y criminales desdibujaron la jornada de paro

292

Ante la situación de orden público, el procurador Fernando Carrillo escribió en su cuenta de Twitter “lo que pudo haber ganado hoy la democracia en las calles de manera pacífica, se está perdiendo por la acción de unos violentos. #21N”.

En materia de orden público, la situación más crítica se presentó en Bogotá, donde después de la pacífica marcha que llegó a la Plaza de Bolívar, el emblemático lugar se convirtió en el escenario de una batalla campal protagonizada por hombres del Esmad y algunos encapuchados.

En este lugar se conocieron abusos a la prensa por parte de los uniformados. Andrés Bayona, reportero gráfico para medios internacionales, denunció a través de un vídeo que divulgó la periodista española Salud Hernández que “fue golpeado varias veces por la Policía en el pasillo de la Alcaldía”.

Del Esmad también se conoció la brutal agresión que le propinó un integrante de este cuerpo antidisturbios a una ciclista. Según se aprecia en imágenes divulgadas por el diario El Tiempo, un patrullero de apellido Cardozo lanza una patada a la cara de la mujer tumbándola al piso.

Suba, en el noroccidente de la ciudad, fue el otro punto en el que las refriegas se extendieron desde las primeras horas de la mañana, con bloqueos al Portal de TransMilenio que fueron dispersados con gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento. Sin embargo, a lo largo del día fueron constantes las confrontaciones entre fuerza pública y personas que, según señalaron las autoridades, eran habitantes de los barrios más occidentales de la localidad como Bilbao y Lisboa.

Al cierre de esta nota (7:30 p.m.) la situación en este punto de la ciudad continuaba criticaba, ya que los enfrentamientos continuaban y la Policía no pudo frenar el avance de la horda que logró ingresar al Portal y se llevó varias bicicletas que permanecían en el parqueadero del lugar y que pertenecían a usuarios de los articulados.

Ante la situación de orden público, el procurador Fernando Carrillo escribió en su cuenta de Twitter “lo que pudo haber ganado hoy la democracia en las calles de manera pacífica, se está perdiendo por la acción de unos violentos. #21N”.

Por cuenta de los disturbios en Cali el alcalde Mauricio Armitage decretó el toque de queda desde las 7:00 de la noche. En el anuncio, el mandatario enfatizó que “después de ver la manifestación de unas 20.000 personas que concurrieron en paz hasta el CAM, no tengo otra opción que decretar el toque de queda. Una serie de vándalos, desadaptados y delincuentes están atracando y saqueando negocios. Esto no lo vamos a admitir. Les caerá todo el peso de la ley”.

Popayán también reportó desórdenes en el parque Caldas, cerca del centro histórico de la capital caucana.

También podría gustarte