Tres muertos y 98 capturados dejó ola de violencia en el país

254

El gobierno dijo que fueron 253 mil los ciudadanos que participaron en las marchas de manera pacífica en más de 600 actividades, salvo algunos brotes de violencia , que no estuvieron relacionadas con las protestas, sino con actos vandálicos.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, en el balance de la jornada de violencia después de las marchas de este jueves, señaló que tras los hechos violentos, tres personas perdieron la vida en medio de los enfrentamientos con la Fuerza Pública.

“Entre ayer y hoy (viernes) fueron capturadas 98 personas, 207 más fueron conducidas a estaciones de Policía para su protección, 8 menores fueron aprehendidos  y  se llevaron a cabo 53 allanamientos en cumplimiento de las ordenes de la Fiscalía”, señaló el ministro en la mañana del viernes desde la Casa de Nariño.

Según Trujillo,  dos de las tres muertes se produjeron en Buenaventura en medio de disturbios y una más ocurrió en Candelaria, ambos municipios del Valle del Cauca. Las dos primeras se presentaron durante un intento de  saqueo al  Centro Comercios Viva Buenaventura del barrio Puerta del Mar en el marco de enfrentamientos con la Fuerza Pública.

Según el comandante de la Policía Nacional, general Óscar Atehortua, se efectuaron 98 capturas, pero aún no se puede afirmar que hubo infiltración de extranjeros aunque se están investigando los hechos. Agregó que de las personas conducidas a estaciones de Policías, la mayoría violaron el código de esta institución o no respetaron el toque de queda

En total, las autoridades reportaron 151 miembros de la Fuerza Pública heridos,  de los cuales 148 son militares y 3 policías. También resultaron heridos 122 civiles, con lesiones leves o son consecuencia de inhalación de gas.

La Policía realizó la apertura de 11 indagaciones preliminares en los comandos de Bogotá, Manizales, Valle, Cali y Cartagena, ante denuncias de posibles irregularidades en el proceder de miembros de la Policía Nacional frente a la ciudadanía.

Así mismo, el ministro señaló que se ha determinado un plan que incluye la adopción de medidas y priorización de 58 zonas donde se puedan presentar problemas de orden público este viernes. Para estos sitios, ubicadas en 35 municipios hay definidos esquemas de trabajo articulados entre la Policía Nacional y las Fuerzas Militares. También hay prevista  atención inmediata de control de disturbios y desbloqueo de vías.

 “Nuestra fuerza pública seguirá actuando para garantizar el ejercicio pacífico y democrático de  los colombianos a manifestarse libremente como corresponde  la naturaleza del régimen de libertades, con el liderazgo del presidente de la República. Vamos a perseguir a los violentos con la Fuerza Legítima del Estado para que no tengan espacio en Colombia”, agregó Trujillo.

Las autoridades abrieron 11 indagaciones preliminares por  denuncias de irregularidades del  proceder de la Policía frente a los ciudadanos.

El ministro aseguró fueron 253 mil los ciudadanos que participaron en las marchas de manera pacífica en más de 600 actividades, salvo algunos brotes de violencia , que no estuvieron relacionadas con las protestas, sino con actos vandálicos.

LOS DESTROZOS EN LA PLAZA DE BOLÍVAR

La marcha, inicialmente pacífica que se realizó este jueves en varias ciudades, llevó a cientos de personas a marchar hasta la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, donde pasadas las 5:00 de la tarde se acabó la calma que hubo durante todo el día, y el sector se vio afectado por cuenta de un grupo de vándalos que quitaron la polisombra con la que cubrían el Palacio de Liévano.

Grupos de encapuchados, que fueron los que desataron una ola de actos vandálicos sobre la ciudad horas más tarde, arrancaron la polisombra de la Alcaldía y la quemaron. Además de eso, la capa de tela verde que cubría el monumento de Simón Bolívar también fue arrancada hasta dejar la estatua al descubierto de todos los asistentes a la marcha.

La espada del libertador, que hace parte del monumento, fue dañada, y las autoridades estiman que el arreglo puede oscilar entre 200 y 400 millones de pesos.

ABUSO DE AUTORIDAD

En el marco de las movilizaciones del Paro Nacional convocado el pasado 21 de noviembre, varios usuarios en redes sociales pusieron en evidencia actos violentos por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional hacia algunos manifestantes.

Uno de los casos fue el de la joven golpeada en la cara por un uniformado, cerca de la Universidad Nacional. El fotógrafo Héctor Zamora, de El Tiempo, capturó el momento exacto en el que el integrante del Esmad se acerca a la mujer, que tiene una bicicleta en las manos y le propina una patada.

Uno de los videos realizados por uno de los presentes en la marcha evidenció que dos uniformados estaban golpeando a un hombre. La joven, al tratar de evitar que continuaran haciéndolo, fue atacada y cayó al suelo, mientras que estalla un artefacto aturdidor a su alrededor.

TOQUE DE QUEDA

Las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar tendrán toque de queda este viernes a partir de las 8:00 p.m. por los hechos de violencia y pillaje que se están presentando en algunos puntos de la ciudad.

El anuncio lo hizo el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien dio una rueda de prensa en compañía de autoridades militares y de Policía.

De acuerdo con el mandatario distrital, hasta el momento se han vandalizado 76 estaciones de Transmilenio y 79 buses, de los cuales 40 son los vehículos rojos que usan las troncales para movilizarse y el resto son buses del Sitp.

Peñalosa aseguró que hay 230 personas capturadas por desmanes y que cerca de 4.000 uniformados están encargados de custodiar la ciudad.

“Esto no es debilidad, es autocontrol. Que quede claro, nuestra ciudad tiene cómo defenderse”, sentenció Peñalosa desde el Puesto de Mando Unificado (PMU) de la Policía Nacional.

Estas medidas tomadas por las autoridades locales se suman a las ya anunciadas en la mañana de este viernes, que incluye la implementación de la ley seca desde el mediodía de hoy y hasta el mediodía del sábado 23 de noviembre, es decir, por 24 horas.

Los problemas de violencia y desmanes en la capital del país se iniciaron desde la mañana en Soacha con bloqueos en el Transmilenio y esos problemas se trasladaron a Meissen y Portal de las Américas. En Ciudad Bolívar, un grupo de vándalos abordó a la fuerza un bus del Sitp y luego embistieron las puertas de un supermercado, al que luego entraron a saquearlo.

Allí fue necesaria la presencia del Escuadrón Móviles Antidisturbios para disipar los actos de la población civil que prometía acabar con los establecimientos comerciales de la zona.

Por otro lado, en Kennedy, en barrio Patio Bonito la situación de orden público también se complicó, pues algunos encapuchados dañaron la estación de Transmilenio hurtando los taquilleros ubicados al interior del lugar.

En este punto, el ESMAD también hizo presencia y pese a que disipó a la multitud, los encapuchados se mantienen en la zona.

El otro contraste de la segunda jornada del Paro Nacional en Bogotá se suma el cacerolazo convocado en la Plaza de Bolívar, donde el ESMAD recibió la orden de desalojar a las personas de la zona que estaban protestando de manera pacífica.

También podría gustarte