¿Es posible tener una ganadería sostenible en Colombia?

416

La ganadería es uno de los sectores más importantes de la economía colombiana: contribuye con el 6,1% del producto interno bruto y genera unos 810 mil empleos directos, que equivalen al 6% del empleo nacional y al 19% del empleo agropecuario.

Sin embargo, la preocupación que existe en el mundo por el cambio climático está llevando a este sector a adaptarse para ser sostenible: estudios de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), han demostrado que esta actividad genera más gases de efecto invernadero que el sector del transporte, que se caracteriza por el uso de combustible fósil.

El concepto de ganadería sostenible empieza a tomar cada vez más fuerza en el país y, en este caso, son los mismos ganaderos los que lo están promoviendo, conscientes de que su actividad puede replantearse para producir menos efectos nocivos para el planeta.

¿Qué caracteriza a una ganadería sostenible?

“Estamos hablando de una ganadería que trabaja muy de la mano del medio ambiente, que es menos emisora, que captura carbono, que conserva bosques, que conserva las fuentes de agua. De la misma manera es una ganadería que convive con la avifauna presente y, de la misma manera, podemos decir que es una ganadería que en aspectos productivos y económicos es viable y rentable”, explica Manuel Gómez Vivas, coordinador del Proyecto Ganadería Colombiana Sostenible de Fedegan.

Ese gremio firmó recientemente con el Ministerio de Ambiente un acuerdo en el que se comprometieron a promover la “Cero Deforestación” en las cadenas de producción de la carne y la leche. El pacto lo firmaron también empresas como La Alquería, el Grupo Takami, Asobrangus-Angus Azul, entre otras.

El acuerdo no solo es importante porque busca reducir la deforestación en el país, que en 2018 aumentó en cerca de 200 mil hectáreas, sino porque hay estudios que demuestran que criar ganado en tierra deforestada produce 12 veces más emisiones de gases de efecto invernadero que si se hace en pastos naturales.

¿Y cómo es posible alcanzar una ganadería sostenible en Colombia?

“Con el desarrollo de nuevas tecnologías es posible producir más con menor impacto al ambiente”, afirma Carlos Madrid, gerente de Gobierno y Asuntos Industriales de Corteva Agriscience, una empresa especializada en herramientas de innovación y tecnología para la producción agrícola.

Según Madrid, la ganadería sostenible no es lo opuesto a una ganadería productiva, al contrario, van de la mano.

“Para que la ganadería sea sostenible el ganadero debe ser productivo y rentable. Para ello debe producir buenos pastos, adaptados, con programas de fertilización y control de malezas técnicamente definidos. Así mismo, requiere tener un ganado genéticamente adaptado, productivo y con un programa estructurado de salud y bienestar animal”, dice.

Empresas como Corteva ofrecen a los ganaderos soluciones para administrar y manejar sus proyectos de manera eficiente, competitiva y productiva y respetuosa por los recursos naturales. En Colombia, ya existen herramientas para tener potreros mejor cuidados, libres de maleza y que ayudan a reducir la huella de carbono.

Mantener un ganado saludable y aplicar buenas prácticas agrícolas y ambientales, para lo cual es importante contar con una buena asesoría, también contribuye a este propósito.

“Con una aplicación importante de conocimiento y de asistencia técnica, podemos ver que nuestros productores mejoran indicadores como la natalidad, ganancias diarias de peso, reducción de mortalidad, disminución de costos de producción en medicamentos. Mediante la prevención se tiene una mejor salud del hato”, agrega Gómez, de Fedegán.

Si estas estrategias tienen éxito y el país cuenta con una ganadería sostenible, este puede ser un muy buen ejemplo para otras industrias de que es posible tener actividades productivas rentables y eficientes que produzcan los menores daños posibles al ambiente.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte