Cambian rejilla que se había convertido en ‘trampa humana’

498

El robo y deterioro de parte del mobiliario del Centro Histórico, principalmente las rejillas y tapas de los registros ubicados tanto en zona peatonal como en las vías, para muchos se ha convertido en una queja constante que no ha tenido replica por parte de las autoridades distritales, hasta ahora.

Lo que se había convertido en una trampa en la intersección entre Calle 16 y Carrera Quinta, no solo para las miles de personas que a diario circulan por el sector, sino también para los vehículos que transitan por la zona de todo tipo, incluso pesados a los cuales atribuyen muchos la causa del deterioro, fue cambiada en las últimas horas por parte de personal de la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta, Essmar.

Precisamente, esta ha sido una de las quejas constantes por parte de los comerciantes del Centro Histórico, quienes a través de la mesa de trabajo articulado con las diferentes dependencias del distrito han logrado como en este caso que se restaure parte del mobiliario, de si no, la zona de mayor atractivo y visita por parte de los turistas y visitantes que acuden a la ciudad.

Según señaló la empresa de servicios públicos, a pesar de haber realizado esta intervención de mejoramiento en pro de optimizar la prestación de los servicios públicos y mejorar las condiciones e imagen de la ciudad, el mejoramiento y mantenimiento de esta no hace parte de las obligaciones de esta, sin embargo se realizó para atender el llamado de la ciudadanía y evitar así que se registraran accidentes ante la inmensidad del daño sobre la rejilla.

 “Estos trabajos no hacen parte de las obligaciones de la Essmar, sin embargo, la empresa le está prestando este servicio a la ciudadanía para prevenir accidentes; por lo cual le hacemos un llamado a los samarios para que promuevan el sentido de pertenencia hacia los bienes públicos, ya que constantemente las rejillas están siendo hurtadas y dañadas” indicó la empresa pública a través de un comunicado.

ROBO CONSTANTE:

Y es que precisamente, se ha convertido en un dolor de cabeza para los comerciantes, transeúntes y las autoridades la problemática de robo de tapas de registro y alcantarillas en el sector del Centro Histórico y del Mercado de la ciudad, donde en una cuadra fácilmente pueden encontrarse entre dos y tres alcantarillas sin sus respectivas tapas, lo que se convierte en un peligro para la ciudadanía.

Según la empresa pública los recursos que se deben invertir para la reposición de estos elementos hurtados llega son cercanos a los 100 millones de pesos.

 Por su parte, el comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, coronel Gustavo Berdugo señaló que, “estamos adelantado unos trabajos de investigación en conjunto con la Fiscalía y la empresa de servicios públicos para determinar si son carteles o personas de calle la que están en esta práctica y poder judicializar a estas personas” indicó el alto uniformado.

Aunque la Essmar señala que en lo que va del 2019 se han cambiado o repuesto más de 90 tapas y registros de alcantarillas, lo cierto es que el panorama actual en varios puntos de la ciudad sigue siendo de trampas humanas “a la orden del día”.

 

También podría gustarte