300 docentes se encuentran amenazados en el Magdalena

407

Según estadísticas de los movimientos sindicales en la actualidad a la semana se están conociendo de dos casos de educadores que son increpados por su labor en las escuelas o trabajo social.

A las demoras en el pago de los salarios; la mala prestación de los servicios de salud, la falta de infraestructura optima en la que puedan impartir clases a los estudiantes, además de la falta de una mayor población de educadores, directivos administrativos y personal de apoyo como aseadores y vigilancia en la mayoría de las instituciones educativas, son algunos de los problemas que “cargan” a diario los más de 12 mil maestros del departamento, y a los que en los últimos meses se le ha sumado uno nuevo; las amenazas por su trabajo.

Solo en la actualidad según las cifras entregadas por el Sindicato de Trabajadores por la Educación, Edumag existen identificados más de 300 casos de maestros que se encuentran amenazados ya sea por su labor como educadores o su labor social con las comunidades, así lo manifestó la vicepresidenta de Edumag, Georgina Arroyo.

Según la miembro de la Mesa Directiva del Magisterio, las amenazas van desde exigencias de salir de sus lugares donde trabajan ellos o que lo hagan con el núcleo completo familiar, para así evitar que se vean convertidos en blancos de los hechos contra sectores sociales.

“Lastimosamente el departamento del Magdalena ha sido considerado por nuestra confederación como uno de los más victimizados en el país, en le magdalena en los últimos 10 años han sido asesinados más de 49 docentes y en la actualidad tenemos una cifra alta de 300 compañeros que temen por su integridad y la de sus familias” precisó Georgina Arroyo.

Precisamente, según señaló la Vicepresidenta de Edumag, se han conocido en las últimas dos semanas cuatro nuevos casos de docentes amenazados, dos en Guamal y dos en Santa Marta, a los cuales se les pide que salgan de sus lugares de residencia.

 “Hoy es en el municipio de Guamal, pero tenemos casos identificados en otros municipios del departamento (…) según la información que tenemos le dieron un plazo perentorio para salir de sus territorios, el cual les han denominado un plan pistola, que es terrible para sus familias y que merecen medidas inmediatas para evitar que se vean envueltos en hechos lamentables estos compañeros” sostuvo Georgina Arroyo.

El llamado enérgico es para que se le garantice al Magisterio y sus familias el derecho a la vida, y no tengamos que regresar a ese oscuro panorama que se vivía hace unos años en el departamento, ese ayer de zozobra, de miedo y donde nadie se atrevía a denunciar los hechos de los que venían siendo víctimas.

Según señalan desde el sindicato, el traslado a otras regiones resulta ser la única salida, mientras que para otros, irse y huir ante las intimidaciones de estos vándalos, solo significa doblegarse ante ellos, por lo que el otro camino que aseguran debe ser es contar con la protección de las autoridades como la Unidad Nacional de Protección, y así desarrollar su labor diaria.

Los casos de amenazas según la líder sindical se han venido aumentando en las últimas semanas desde que los maestros han mostrado su apoyo al paro del próximo 21 de noviembre, por lo que esperan que esto no tenga relación alguna, y tanto los educadores como sus familias, y los colombianos puedan salir a las calles a manifestarse en contra de algunas de las normas y proyectos que pretende promulgar el Gobierno Nacional, y que según amplios sectores van en contra del progreso de la clase media, de los empleado, universitarios y docentes.

También podría gustarte