Actual modelo de turismo del Tayrona no es ambiental y económicamente sostenible

357

El Senador Honorio Henríquez cuestionó ayer en el Congreso el manejo que Parques Nacionales le ha dado a los Parques Tayrona y Sierra Nevada, debido a que considera que hay irregularidades y un manejo inadecuado del área protegida.

En la Comisión Quinta del Senado, se realizó el debate de control político sobre el Informe de actividades de administración, desarrollo, gestión territorial y plan de manejo ambiental de los parques nacionales naturales Tayrona y Sierra Nevada.

El senador Honorio Henríquez, principal promotor del debate fue contundente al resaltar que el actual modelo de turismo del Parque no es ambiental y económicamente sostenible.

Para el Senador, existe una oferta irregular de servicios como alojamiento y alimentación. Además de un manejo inadecuado de residuos y la falta de adecuaciones apropiadas como baterías sanitarias.

Sobre la nueva concesión para la administración del Parque Tayrona, el Senador Henríquez, manifestó la importancia de realizar un plan de manejo ambiental concertado, que involucre a todos los actores y que los lineamientos sean incorporados a la nueva licitación.

El senador Alejandro Corrales, del Centro Democrático, cuestionó la vigencia del plan de manejo del parque. “Si algo me preocupa como colombiano es que los planes de manejo de los parques nacionales naturales tenían vigencia hasta 2009, llevan 10 sin actualización, lo cual no ha permitido el uso adecuado de los mismos”, afirmó el parlamentario que subrayó que “la visión de corto y mediano plazo que hubo en 2009 probablemente fuera la indicada para ese momento y estuviera enmarcada dentro de la flexibilidad que se necesitaba, pero es posible que ya hoy no sea la indicada, la correcta y la necesaria”.

En respuesta, Miranda afirmó que “no estamos con un plan desactualizado. El trabajo con los cuatro pueblos indígenas nos permite tener un plan de manejo tiene una visión ancestral del territorio que incluye no solo el parque Tayrona sino el parque sierra nevada de Santa Marta”.

Por su parte, el senador Honorio Henríquez, también del Centro Democrático, señaló que “el modelo actual del parque Tayrona en mi opinión no es uno ambientalmente sostenible y que compagine con el entorno y las comunidades. En términos ambientales, la carga de turistas en 2018 fue de 450.000 visitantes por año. La carga proyectada según la nueva concesión se estima que será de 967.000 visitantes por año. Hay quienes incluso hablan de un millón de visitantes. Además del cierre habitual que se presenta en febrero también se cerrará en junio y en la última semana de octubre. Tendremos tres cierres en el parque, si usted aumenta la capacidad de ingreso va a aumentar la capacidad de carga en esos meses. Para mí el parque va a recibir una presión que no es habitual y si yo aumento la capacidad de carga con la infraestructura que tengo no estoy conservando ni preservando ambientalmente el parque”.

Henríquez afirmó además que, de acuerdo con un estudio de consultoría turística desarrollado para Fontur y el Ministerio de Industria y Turismo, “hoy en el parque Tayrona más que ecoturismo se fomenta un turismo de sol y playa que se caracteriza por la baja calidad de los servicios que genera presión y conflicto respecto a los objetivos de conservación ambiental”.

LO QUE DIJO PARQUES

Durante un debate de control político desarrollado en la Comisión Quinta del Senado sobre la gestión de Parques Nacionales en el parque Tayrona, la directora de la entidad Julia Miranda señaló que el estado de conservación actual del parque es “excelente”.

 “El estado de conservación en su cobertura vegetal es absolutamente excelente. Tiene un pequeño porcentaje de afectación, en la parte alta, sin embargo, estamos señalando aquí las zonas de afectación por ecoturismo. No desconocemos que el ecoturismo causa un impacto en el parque, pero el estado de conservación del ecosistema bosque seco tropical, de los pastos marinos, de los arrecifes está en excelente estado de conservación”, sostuvo la funcionaria, que señaló que “el área transformada ha disminuido a 1% en el periodo de 10 años. Hemos logrado entrar a manejar esas presiones que hemos identificado en cada uno de los sectores”.

Miranda explicó que el área total del parque es de 19.000 hectáreas y el porcentaje que está en la concesión es del 1% y el número de visitantes del año pasado fue de 450.000 personas. Destacó el “gran desarrollo que ha generado la operación del parque nacional en las zonas aledañas. Han surgido 159 establecimientos, 1.189 habitaciones y casi 3.000 camas que están fuera del parque nacional y que prestan servicios con empleos para 453 personas. En las encuestas que ha hecho Fontur encontramos que para los operadores turísticos el parque Tayrona es una de las principales fuentes de ingresos”.

La funcionaria, no obstante, reconoció impactos negativos del ecoturismo, los cuales dijo “forman parte del diagnóstico del plan de manejo y de las estrategias para enfrentar esas presiones”. En ese sentido señaló “la presencia de residuos sólidos y vertimientos que afectan el ambiente natural, la escasez del recurso hídrico, estamos en un lugar seco y eso implica unas limitaciones en cuanto al número de personas que puedan estar dentro del área protegida”.

Afirmó que entre las acciones implementadas frente a esta problemática, se encuentra “la recolección de residuos que hemos implementado cada vez mejor con la comunidad. Hemos hecho planes de choque en temporada alta, en donde la capacidad de carga se llena”. Así mismo que se han “esforzado mucho con la concesión en abordar la presencia de los caballos en el parque que prestan un servicio, pero estamos en diálogo con los arrieros para ver cómo minimizamos el impacto”.

También podría gustarte