Militar samario murió por presuntas negligencias del Ejército

1.595

La familia del suboficial samario que fue sepultado en esta capital el 22 de noviembre del año en curso, consideran que una rápida atención médica por parte del Ejército y el respectivo permiso para desplazarse a Bogotá, pudo haber salvado la vida del joven.

Ante la Fiscalía General de la Nación con sede Santa Marta, Leoncio Luis Fuenmayor Ariza interpuso una denuncia por presuntas negligencias en la muerte de su hijo, un suboficial orgánico del Batallón de Infantería N°41 ‘Rafael Reyes Restrepo’ con sede en Cimitarra, Norte de Santander, quien falleció el pasado 19 de noviembre en el Hospital Militar de Bogotá, tras permanecer más de 39 días con fiebre alta, al parecer provocadas por una batería, según el reporte médico.

El joven fue identificado como Hussepe Kalil Fuenmayor Atencio de 26 años de edad, samario de nacimiento y padre de 2 menores de edad.

De acuerdo a lo manifestado por su progenitor, la denuncia fue instaurada debido a una serie de aspectos e inconformidades de la familia por la muerte del suboficial que se encontraba en Cimitarra, Norte de Santander. En el documento legal, los allegados solicitaron enlazar en la investigación al comandante del Batallón, teniente coronel Duvalier González Marulanda; el mayor Alberto López Chaparro, de Sanidad del Ejército y al Hospital Militar donde estuvo recluido las últimas semanas.

Se conoció que, en conversaciones con sus familiares Fuenmayor Atencio explicó que había venido presentando cuadros de fiebre alta, y que estaba a la espera de atención médica. Pasados los días, el militar continuaba complicado de salud, permaneció internado en el dispensario, sin embargo en el Batallón no le aprobaron el permiso para dirigirse hacia la capital del país al Hospital Militar.

Por otro lado, pese a su estado de salud, lo hacían cumplir con turnos patrullando, “Él mismo se trasladó en bus con su compañera sentimental y sus dos niños, se presentó en urgencias donde quedó hospitalizado. Los médicos le decían que supuestamente tenía una bacteria pero los urinocultivos no arrojaron nada,  pese a que se había repuesto seguía con la fiebre por 17 días”, manifestó Fuenmayor Ariza.

“Hubo negligencia porque ellos no lo remitieron de una vez. Si ellos se dieron cuenta que no se iban por la bacteria pero que tenía el problema del corazón, lo más lógica era enviarlo a una clínica especializada de corazón que Ejército la tiene, no hacerlo cuando faltaba una hora para que mi hijo muriera”, explicó.Acompañado de su pareja sentimental, quien se trasladó hasta el lugar, logró salir de donde se encontraba y llegar hasta Bogotá, luego de 26 días de fiebre, fuerte dolores de cabeza y permanentes síntomas. El personal médico primeramente determinó una posible leucemia, luego fue diagnosticado con una posible Hepatitis B, que también fue descartada.

Según el padre de Hussepe, este permaneció internado varios días en grave estado de estado, donde según el reporte médico se trata de miocarditis, la cual era provocada al parecer por una bacteria. Este no decayó físicamente, sino que además sufrió psicológicamente sin saber exactamente la enfermedad que padecía.

Tras sufrir dos preinfartos, este fue internado de urgencias a la Unidad de Cuidados Intensivos, donde permaneció hasta el 17 de noviembre, luego de que un infarto fulminante acabara con la vida del joven samario, por el que sus familiares y allegados piden justicia a las autoridades competentes para que esclarezcan lo ocurrido.

“Lo que le pido a las autoridades es que se investigue la culpabilidad que tuvieron estos dos oficiales, hasta el hospital militar donde él llegó, porque incluso si ellos le hicieron una necropsia no tenían porqué hacerla. A mi no me entregaron papeles de nada, siempre era con la compañera sentimental; algo están escondiendo”, precisó el progenitor de Fuenmayor Atencio.

También podría gustarte