Fiscalía identificó a ´cerebro´ que robó el PAE en el Atlántico

403

El ente acusador afirma que Alejandro Hernández Vidal, prófugo de la justicia, habría recibido más de 500 contratos de alimentación escolar desde 2012.

Planillas con firmas falsificadas o manipuladas de los rectores, lo mismo que con niños repetidos o que no están registrados en el sistema de matrículas estudiantiles (Simat), eran una de las estrategias para defraudar el Plan de Alimentación Escolar (PAE) en el Atlántico.

Según la Fiscalía, lo anterior habría sido orquestado por Alejandro Hernández Vidal, un prófugo de la justicia que sería el “cerebro” de un desfalco que alcanzaría los 7.200 millones de pesos.

Hernández Vidal habría logrado, por intermedio de uniones temporales, fundaciones y empresas, la adjudicación de por lo menos 520 contratos del PAE en toda la costa por unos 726.000 millones de pesos desde 2012.

El nombre fue dado a conocer por la Fiscalía durante las audiencias contra el secretario de Educación del Atlántico, Dagoberto Barraza, dos contratistas y un funcionario público adscrito a esa secretaría, quienes fueron capturados por el millonario desfalco al Estado, que en el caso del Atlántico habría sido cometido entre los años 2016 y 2018 en veinte colegios.

De acuerdo con las pruebas del ente acusador, Alejandro Hernández Vidal “controla distintas entidades sin ánimo de lucro y sociedades comerciales valiéndose de familiares y amigos, realizando constantes cambios de las empresas y razones sociales, y orientando este esquema a la consecución de contratos estatales de alimentación escolar desde el año 2012”.

Según la Fiscalía, “ejerció control sobre una empresa sin ánimo de lucro que se desprestigió por la prestación de un mal servicio, y debido a esto cambió el nombre a Fundación Colombia Digna. Luego tomó el control de la Fundación Rey de Reyes, inicialmente representada por el señor Uriel Reyes, que luego se denominó Fundación Alcanzando Nuestros Sueños”.

Para el fraude en el Atlántico también se habrían falsificado facturas de compra de alimentos, las cuales aparecen firmadas por empresas que en realidad venden materiales para construcción.

Uriel Eduardo Reyes y Félix Enrique Barrios son los dos contratistas de alimentos capturados en la operación, lo mismo que el funcionario público Emil Armando Pacheco, coordinador de cobertura de la Secretaría de Educación, y el secretario Barraza.

CON NIÑOS FANTASMAS

La audiencia de imputación de cargos a Dagoberto Barraza, secretario de Educación del Atlántico y tres personas más, por presunta corrupción en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en el departamento, se llevó a cabo en medio de delicadas revelaciones por parte del ente investigador.

Los señalados enfrentan una investigación por la supuesta responsabilidad en la adjudicación de un contrato por $7.500 millones para el suministro de alimentos a alumnos de colegios públicos de 20 municipios del Atlántico, en las vigencias 2016 y 2017.

En la diligencia la Fiscalía reveló la presunta falsificación de las planillas que eran presentadas durante las interventorías para sustentar pagos millonarios. Asimismo, se habría manipulado firmas de los rectores.

De igual manera, el ente anunció que se hallaron niños repetidos o que no figuraban en planillas del Simat (Sistema de Matrícula Estudiantil de Educación Básica y Media).

 “Se encontraron matrículas de estudiantes de 2015 y otros que no figuraban en el Simat. Las planillas para ese pago se rechazaron por la interventoría en primer momento, pero se valieron de las firmas falsificadas para cobrar la prestación del servicio”, explicó la Fiscalía.

Debido a esto, tanto el secretario como las otras tres personas deberán responder por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, abuso de función pública, peculado por apropiación y falsedad en documento público y privado.

En otro sentido, el ente anunció que compulsó copias a la Contraloría por la presunta omisión de denuncias frente a la supuesta corrupción en el PAE.

Hasta altas horas de la noche se desarrolló la imputación que fue aplazada y continuará este jueves a las ocho de la mañana.

También podría gustarte