‘El Mello’ Cotes renunció a su curul en la Asamblea para dedicarse a su familia

491

Luis Miguel ‘El Mello’ Cotes excandidato a la Gobernación decidió no aceptar la curul en la Asamblea del Magdalena que le correspondía como segundo en votaciones a la Gobernación del Departamento, por lo tanto, dijo que no es una despedida sino un recomienzo de muchas cosas buenas.

Por medio de una carta dirigida a los magdalenenses, Luis Miguel ‘El Mello’ Cotes decidió no aceptar la curul a la Asamblea del Magdalena que por derecho le tocaba, debido a que quedó segundo en las pasadas elecciones a Gobernador.

En su escrito comenzó diciendo: “Me dirijo a ustedes para hacer pública mi decisión de no aceptar la curul en la Asamblea del Magdalena para el período 2020-2023 como me lo concede el estatuto de la oposición. Las urnas han hablado y han trazado los próximos cuatro años del ejecutivo departamental, desde esa perspectiva y desde una reflexión profunda y familiar, he llegado esta decisión”.

Siguió expresando que: “Desde muy joven cuando tenía apenas 18 años, inicie mi vida como servidor público expresando con actuaciones toda mi vocación de trabajo por los ciudadanos, la cual materialicé a través de la participación democrática en los procesos electorales y el de los cargos desempeñados. Fui el diputado más joven de Colombia el gobernador más joven del país y completo 13 años ininterrumpidos de desempeño en el servicio público y en la participación electoral democrática haciéndolo sin descanso constante las 24 horas del y ahí los siete días de la semana”.

Agregó que: “Le debo un tiempo mi familia, mi esposa y a los hijos que Dios mediante, pronto vendrán a bendecir nuestro hogar. Ellos y yo merecemos una vida en la que abramos un paréntesis para las incidencias políticas y electorales en las cuales seguiré pero desde la civilidad. Creo en la libertad de empresa, en la democracia apoyada en el desarrollo, en la industria, en la generación de progreso mediante una distribución equitativa que llegue a toda la comunidad, es el modelo de gobierno el cual no triunfo en las urnas y respeto a todos los ciudadanos que así lo decidieron”.

LA VISIÓN DE

DESARROLLO

También sostuvo: “La profunda certeza de hacerle frente al populismo radical, a la política del odio, sigue intacta en mí y soy consciente de que miles de magdalenenses también comparten está visión. Estoy convencido de que este es el camino que debemos seguir recorriendo para lograr el desarrollo con equidad que todos anhelamos. Considero que mi servicio más útil a toda la ciudadanía que comparte nuestra visión de desarrollo del Magdalena está fundado en la prosperidad colectiva y la democracia participativa muy lejos de la división y la exclusión. Voy a hacer un ciudadano que le haré que le hará seguimiento y veeduría lo que se viene, estaré en el debate con altura, contribuiré con la vigilancia de la gestión pública con argumentos, despojado de cualquier propósito”.

Además añadió que: “No estoy interesado en una credencial o representación burocrática, creo profundamente que con la gente podemos seguir legitimando las convicciones en los que coincidimos y el amor que sentimos por nuestra tierra. Quiero al Magdalena y a sus ciudadanos de manera sincera y desinteresada. Todos mis actos pasados y futuros lo han revalidado y lo seguirán haciendo desde la tribuna que las personas como ciudadanos de a pie, ejercemos el poder de disentir, buscar coincidencias y hacer la política del lado de la gente, en la calle, municipios, corregimientos y dónde me lo permitan”.

Para finalizar dijo: “A mis amigos y a los 200.000 magdalenenses que votaron por mí,  a quienes no lo hicieron, a las instituciones y a los mismos gobernantes de turno les garantizo que seguiré sirviendo, ese es un compromiso al que no renunciaré nunca, lo vamos a hacer de forma coherente, respetando nuestro estado social de derecho y bajo el principio de unidad. El gran Sueño Caribe sigue vivo en mí y en todos aquellos que creen en él. A través suyo continuará la construcción de desarrollo y bienestar, con amor y no con odio, gallardía y con la claridad que el futuro edifica desde el lugar que ocupamos en el presente”.

También podría gustarte